Family Blessings Journal: Domingo, 6 de Junio de 2021

La primera lectura de hoy nos habla de hacer lo que manda el Señor, de dejarnos convertir en altar doméstico vivo en el cual ofrendarle la ofrenda viva y agradable que pide, el culto vivo y nuevo de comunión que pide, el culto sacramental que pide: “En aquellos días, Moisés bajó del monte Sinaí y refirió al pueblo todo lo que el Señor le había dicho y los mandamientos que le había dado. Y el pueblo contestó a una voz: “Haremos todo lo que dice el Señor”.

Tengo claro lo que me manda Jesús Caridad a hacer mientras estoy aquí, una y otra vez: elegir irradiar luz en medio de la oscuridad de la desfamiliarización, de la desfraternización y de la deshumanización. Las tres van muy de la mano: donde no se contemplan como seres humanos tampoco se contemplarán como hermanos, y no hay familia unida posible.

Es una gran bendición y una gran gracia ser capaz de irradiar luz en circunstancias horrendamente oscuras. Contaré dos de las circunstancias en las que me ha tocado irradiar luz en las últimas 24 horas. No son todas las veces que lo he hecho, pero son las más ilustrativas.

La primera que contaré sucedió ayer. De hecho, mientras completaba el blog post de ayer. Los hermanos vecinos de al lado hicieron una fiesta con niños jugando. Parecería algo totalmente normal… sino fuera porque ese herano vecino explota a los niños con propósitos de explotación psicológica a esta servidora. Quiero decir: sencillamente hace que los niños hagan ruido para explotarme psicológicamente a mí, que estoy en el cuarto escuchando todo el alboroto. De hecho, en medio de la fiesta uno de los invitados grito “mira Mi Amor” a toda boca. “Amor” es una de las palabras que se ha usado constantemente a mi alrededor para explotarme psicológicamente a lo largo de los años, sencillamente porque llamo a Jesús “Jesús Amor” (en jerga de abuso psicológico, esto se llama “mimicking”, imitar a la víctima como método de control emocional). Este hermano vecino tiene la costumbre de toser exageradamente poco despuésde la hora que me despierte para explotarme psicológicamente con los ruidos de tos (una de las cosas que me han provocado los hermanos progenitores a lo largo de los años con el aire intoxicado es tos con estertor, una vez más está imitando con paralelismos). No solo tose exageradamente para que yo lo escuche: tose a la misma vez que otros hermanos vecinos más distantes hacen ruidos de falsos gallos de alto volumen, que se escuchan perfectamente donde está. Quiero decir: tose ostentando que está escuchando los gallos falsos, y para él no pasa nada. Eso es lo que yo llamo “social gaslighting”: crear performances sociales que hagan dudar la realidad de la víctima de abuso psicológico. De hecho, toda la fiesta que hicieron ayer mientras escribía el blog post, repleta de gritos de niños jugando como si no se estuviera abusando de ellos, fue social gaslighting. Fue una fiesta muy ruidosa, con gritos sin parar.

Irradiar luz a lo largo de los años, incluyendo ayer, ante el abuso infantil y la explotación infantil que ha sucedido a mi alrededor ha sido sin lugar a dudas lo más difícil que he tenido que hacer. No, no es fácil. Soy perfectamente consciente de que ese hermano vecino está abusando psicológicamente de sus hijas explotándolas para explotarme a mí. Lo he dicho con toda claridad en las redes sociales, lo he denunciado como corresponde. De la misma forma, he denunciado en las redes sociales como se abusó de niños discapacitados en el lugar donde trabajaba en circunstancias tremendamente abusivas e ilegales. Sencillamente elegí permanecer en aquel trabajo para recopilar toda la evidencia posible del abuso al que se sometía a aquellos niños, cosa que hice hasta el último día que estuve allí.

Las autoridades nunca actuaron. Nunca. Ya no recuerdo las veces que he denunciado abuso infantil y explotación infantil. Sencillamente han permitido que se abuse de niños a diestra y siniestra, incluso de niños que son incapacaces de defenderse a sí mismos y de ser conscientes de estar siendo explotados. En el caso de ayer, hicieron la fiesta para poner a hacer ruidos a los niños mientras yo tenía que escucharlo todo irremediablemente: no tengo audífonos para aislarme de los ruidos. No es la primera vez que el hermano vecino hace eso, lo hace constantemente con sus hijas, al igual que su esposa, gritándoles si es necesario para que se escuche el alboroto.

A pesar de todo el alboroto, llegué a concluir el blog post de ayer y compartirlo en cuanto tuve internet para hacerlo. Elegí irradiar luz.

No es fácil elegir irradiar luz en esas circunstancias. Son niños. Son totalmente inocentes de lo que hacen los adultos que les rodean y sobre todo de lo que les manden a hacer y lo que les griten los adultos que les rodean. No es justo para ellos. No lo es en lo absoluto. Los están tratando como objetos de explotación social: en lugar de ayudarles a crecer incondicionalmente, los usan como peones de terrorismo domestico, nunca mejor dicho (no me refiero a terrorismo doméstico en el sentido de “terrorismo nacional”, que también lo es: me refiero a “terrorismo doméstico” como el uso de la vida doméstica con propósitos de aterrorizar y de cometer actos de terrorismo ideológico).

Todos saben muy bien que lo que más me afecta psicológicamente es que se abuse de niños a mi alrededor. Me molesta. Me indigna. Nunca lo dejo pasar por alto, siempre interrumpo lo que esté haciendo para apuntar todo lo que pueda respecto a lo que sucede a mi alrededor cuando eso pasa.

Por eso lo hacen: por darme por donde más me duele psicológicamente, por interrumpir a la fuerza lo que esté haciendo de tal forma que si no impiden que acabe lo que esté haciendo al menos lo retrasan o lo hacen mucho más difícil. La integridad de los niños les da soberanamente igual: son peones de terrorismo doméstico, son niños soldado, sin ellos mismos saberlo.

Lo diré alto y claro: nadie que se prestea usar sus niños para explotar psicológicamente debe permanecer con la custodia de sus hijos. Punto. Lo he dicho muchas veces en Twitter y lo vuelvo a decir aquí ahora: esas niñas que están bajo la custodia del hermano vecino abusador psicológico no deben estar en esa casa.

Nunca se me ha hecho caso en todas las veces que he dicho esto “públicamente” ––lo escribo entre comillas porque en mis circunstancias no hay distinción alguna entre público y privado: todo es de facto necesariamente público––. Supongo que están esperando que pase una desgracia irremediable para hacerlo… pero el mero hecho de que se permita adrede el abuso y la explotción de niñosya es una desgracia irremediable. Ningún niño ha de ser tratado como objeto. A ningún niño se le ha de negar la dignidad. A ningún niño se le ha de negar sus derechos como ciudadano igual que eso…

Eso es precisamente lo que se ha hecho a lo largo de los años a mi alrededor una y otra vez, y lo que se hizo ayer mientras escribía el blog post. Hace falta mucha gracia de Dios y una gran bendición para irradiar luz en una circunstancia como esta. Espero que cuando las autoridades actúen al venir a esta casa de torturas también hagan lo propio en las casas de los hermanos vecinos que han colaborado con la tortura y el abuso narcisista que sucede en esta casa, incluyendo la remoción de patria potestad de aquellos niños que hayan sido explotados psicológicamente por hermanos vecinos (los que acabo de contar no son han sido los únicos a lo largo de los años). Además, espero que se aprenda de esta lección para crear un protocolo Artemis contra todo abuso psicológico, también en menores de edad (pienso que el protocolo Artemis debe tener varias secciones aplicables a abuso psicológico en diversas circunstancias, como lo es el abuso psicológico de menores, el abuso psicológico de ancianos, el abuso psicológico de personas vulnerables, el uso de la ley 408 para abuso psicologógico, el abuso psicológico en el hogar, etc). El abuso psicológico es tan grave y devastador como el abuso sexual y el abuso físico, y tiene que tener consecuencias claras para los abusadores.

Sé que de la misma forma que Jesús Caridad me a salvaguardado a mí salvaguardará a todo niña y niño abusado y explotado psicológicamente, haciendo más y más visible como es Dios Amor capaz de hacer nuevas todas las cosas, todos los corazones, toda la historia, concediéndonos la gracia para irradiar luz en absolutamente toda oscuridad, en absolutamente todo aborto social, en absolutamente toda deshumanización, toda desfraternización y toda desfamiliarización, hasta encender al mundo entero en el fuego de Su comunión, en el haz de Su Eucaristía viva, que es para absolutamente todos.

Ya hablé de una circunstancia en la que me ha correspondido irradiar luz en las últimas 24 horas, tal cual Jesús Caridad lo manda. Ahora hablemos de la segunda circunstancia, que también comenzó ayer, mientras concluía el blog post de ayer, y prosiguió hasta esta misma mañana, antes de comenzar a escribir el blog post de hoy.

Mientras acababa de escribir el blog post de ayer comencé a tener un tipo de dolor de cabeza que he tenido a lo largo de los años, pero hace muchísimo tiempo que no tenía. También es causado por intoxicación de aire ––el dolor desaparece totalmente en cuestión de minutos al salir del cuarto–– pero esta vez el medidor de monóxido de carbono no dio alarma, así que supongo que están intoxicando el aire con otra cosa que también cause efectos anóxicos (se me cayó la sonrisa del lado que nunca se me cae, y se me durmieron las manos, esos son síntomas anóxicos). Desconozco lo que pueda ser esta vez, sencillamente sé que causa síntomas anóxicos como los causa el monóxido de carbono. En fin, lo que comenzó siendo una ligera presión dolorosa en la parte frontal de la cabeza terminó siendo al pasar de las horas un potente dolor que me impidió hasta rezar como suelo hacerlo al despertar. No le deseo ese dolor a nadie. Como no podía salir del cuarto porque no tengo a donde ir para poder rezar, sencillamente hice lo que pude: me tomé dos Advil a ver si el dolor cesaba… y de hecho, cesó, y en principio parecía que era por el Advil que me tomé… pero al pasar de las horas descubrí un detalle importante: el color de mis encías cambió dramáticamente entre ayer en la noche ––cuando ya tenía el dolor de cabeza–– y hoy en la mañana ––cuando ya no tenía el dolor de cabeza––: mis encías cambiaron de color rosado intenso (así estaban ayer) a color blanco (así están ahora que no tengo dolor de cabeza ni síntoma anóxico alguno). Cuando vi las encías ayer tan pinky pensé que había sido efecto de la pasta de dientes Sensodyne gums que había utilizado (la compré porque las encías me están molestando desde hace algún tiempo)… pero esta mañana, tras finalizar el dolor de cabeza, las encías estaban tan blancas como lo habían estado antes de que comenzaran los síntomas anóxicos. Evidentemente lo mismo que causó la intoxicación de aire causó que las encías cambiaran dramáticamente de color en cuestión de horas, menos de 24 horas para ser exactos. Todas estas señales son las que pudiron preguntar los médicos al yo alegar que el aire estaba siendo intoxicado, pero no se molestaron en preguntar.

Es una gran bendición irradiar luz en una circunstancia como esta al hacer visible como Dios Amor da la gracia para perdonar y no odiar en cada circunstancia de abuso posible, incluso cuando se llega al extremo de estar en una casa que de la única forma que puedes estar en ella es medicada con medicinas forzadas… y ahora también medicinas para el dolor. Es muy, muy, muy raro que tome medicinas para el dolor, pero hoy no me quedó más remedio. No fue la medicina lo que erradicó el dolor (el Advil no cambia el color de las encías), pero si quiero que cesen la intoxicación que provoca el dolor de cabeza tan intenso tengo que tomar medicación para el dolor, para que puedan dar la impresión que es por la medicina. Así funciona el gaslighting médico que ejecutan en esta casa, que han aplicado sin piedad por años. Exavtamente de esa misma forma han querido disfrazar con haldol y problemas de tiroides todos los efectos secundarios causados por el monóxido de carbono. Son medicinas que si estuvieras viviendo en un ambiente libre de toxinas y de gaslighting y abuso narcisista no necesitarías en lo absoluto. Es en este punto que el abuso psicológico se vuelve abuso físico: cuando el gaslighting médico literalmente atenta contra la integridad física.

Lo tengo claro: si están haciendo lo que están haciendo es porque las autoridades se lo están permitiendo. Nada de esto estaría pasando si a laspersonas responsables de esta tortura ––progenitores, médicos y enfermeros que los encubren, vecinos que colaboran con ellos–– los hubieran arrestado cuando correspondía, hace años atrás. Tan responsable es de torturar la persona que tortura como las autoridades que permiten la tortura. Tan responsable es de torturas la persona que tortura como las personas que disfrazan la tortura con positivismo tóxico, incluyendo positivismo tóxico religioso.

En medio de todo el dolor de cabeza, en medio de toda la no-acción de las autoridades pertinentes… sigo contemplando que Jesús Caridad me ama con entrañable ternura y queno es voluntad Suya que esto esté pasando. Sigo contemplándome intensamente amada por el Cielo y sigo recibiendo la gracia de hacer más y más vida la entrega de Su cuerpo y de Su sangre. Sigo contemplándome como llamada a convertirme en el ícono vivo del Amor de Dios que Soy llamada a ser. Sigo siendo irradiada por la inmensa alegría de hacer familia ––junto a la Trinidad–– que da más y más a luz a la Palabra, que da más y más a luz a Jesús Caridad, que da más y más a luz a Su pueblo-familia del nuevo albor… y todo esto es una gran bendición por la cual dar gracias en mis circunstancias.

No, no es Dios Amor quien ha querido que se permita toda esta tortura, lo tengo claro. No ha sido Dios Amor quien ha querido toda esta corrupción social a lo largo de los años. No ha sido Dios Amor el que ha consentido que no se actue ante los crímenes de odio, la violencia, el terrorismo doméstico, la deshumanizción, la desfraternización, la desfamiliarización… y es profundamente indignante cada vez que veo un tweet o un post de Facebook que así lo sugiera. Es como si dijeran, ante el Holocausto ––otro ejemplo de deshumanización sistémica–– que Dios así lo ha querido.

Nope. Así no es Dios que es Dios Amor vivo que nos llama a servirle haciéndole más y más visible como Jesús Caridad en toda circunstancia. No sé que sea más horrendo: la tortura en sí misma o el hecho de que se insista en usar positivismo tóxico religioso para disfrazar la tortura. Dios Amor en ningún momento pide que se espera ante la tortura y el abuso psicológico de niños. Dios Amor en ningún momento pide que se permita causar sufrimiento y la tortura adrede. Dios Amor en ningún momento pide que se permita deshumanización, desfraternización y desfamiliarización, mucho menos en Su nombre. Dios Amor en ningún momento pide que no se aplique estado de justicia y de derecho ante crímenes de odio.

Es una gran bendición recibir la gracia para testimoniar el Amor de Dios como se me concede: dejando BIEN CLARO que Dios es Amor que no tolera ningún tipo de abusos, mucho menos en Su nombre. El hecho de que siga en esta casa de torturas siendo torturada delante de todos no es en lo absoluto voluntad de Dios: es incompetencia de las autoridades que en lugar de hacer lo que tienen que hacer ––arrestar y procesar penalmente a las personas responsables de cometer crímenes, tal cual corresponde en un estado de justicia y de derecho––, se ponen a jugar juegos de influencia y de poder.

Nada, absolutamente nada, pone precio a la dignidad humana que se ha permitido que me haya sido arrebatada durante toda mi vida. La dignidad humana no tiene precio. Cualquier sugerencia que de a entender un precio a la dignidad humana es sencillamente basura. Eso: basura. Millones, vacaciones, matrimonio… lo que sea: nada de lo que sugieran que venga en el futuro quita el hecho de que en estos momentos, mientras escribo esto, se está permitiendo que viva torturada, tal cual se ha permitido por años, años y años sin tomar acción. Nada, absolutamente nada, puede pagar y subsanar el daño que pueda suponer neurológicamente ––y en cualquier otro aspecto–– toda la tortura a la que he sido sometida a lo largo de los años. Absolutamente nada. Es insultante que así se insista en sugerirlo, en un absurdo afán de “vivir en un futuro” que nunca llegó, tras años y años de negar la realidad con positivismo tóxico. Es absolutamente insultante que ante una víctima de abuso, en lugar de reconocer hechos y detener la tortura, sencillamente se insista en proyectar un futuro que niega la realidad presente y que no detiene la tortura y el abuso psicológico como corresponde hacerlo. Ante el abuso, la tolerancia de Dios ES CERO. ABSOLUTAMENTE CERO. Dios no juega a las influencias para disfrazar la verdad. Dios no juega a mind games para decir lo que tenga que decir y hacer lo que tenga que hacer, tal cual han hecho las autoridades en mi caso, con ayuda de muchos “social exploitation monkeys” ––el equivalente a flying monkeys en el abuso narcisista.

El abuso en mi caso ha sido de ambos lados: tanto de quienes me han torturado como de quienes han permitido la tortura… y en esas horrendas circunstancias no he dejado de contemplarme como incondicionalmente amada por Dios, incluso cuando el abuso ha llegado al extremo de no poder pisar un templo sin ser abusada y explotada socialmente, incluso cuando el abuso ha llegado al extremo de no poder una misa online sin ser explotada socialmente. No tengo la menor idea de qué hace pensar que semejantes movidas hechas en actos litúrgicos eclesiales pueden venir de Dios. Créanme, no tengo la menor idea. No lo digo con odio, ni con rencor. Lo digo con humilde franqueza. Dios nos llama a decir la verdad como corresponde ser dicha, no con inderectismo, mind games y paralelismos. Si nos convertimos en Iglesia que centra la vida litúrgica en juegos de poder en lugar de centrarla en transmitir el Amor de Dios encarnado y vivir el evangelio… tenemos un grave problema. Un gravísimo problema de deformación eclesial. La vida eclesial ha de estar centrada precisamente en lo que se celebra litúrgicamente hoy y de lo que nos habla el evangelio de hoy: en hacer vida Su Eucaristía, en hacer vida la Palabra, en dar testimonio de Su resurrección, en dar testimonio vivo de la nueva vida que da el Amor a todo aquel que le abra el corazón incondicionalmente a su gracia y a Su llamada a la conversión sacramental.

Es una gran bendición afirmar lo que voy a afirmar en las circunstancias en las cuales lo estoy afirmar, sin poder recibir la comunión de ninguna otra forma que no sea a través de la comunión de luz que recibo en sueños… Hermanos: la vida eclesial ha de centrarse en vivir la Eucaristía, en vivir la comunión, en hacer vida la entrega de Su cuerpo y de Su sangre, en hacer vida Su mandatum novum ––en hacer lo que Él manda––, en testimoniar la resurrección y el Amor de Dios encarnado como nos corresponda hacerlo, según nuestra vocación sacramental específica, en servir juntos al Dios Amor vivo como nos corresponda servirlo…

Si no nos centramos en lo que nos corresponde centrarnos como cristianos, no es fe lo que estamos viviendo y no es Iglesia lo que estamos contruyendo. De hecho, para quienes, como esta servidora, somos llamados a servir a Dios Amor vivo haciendo vida Su fraternidad sacramental doméstica como la pastora doméstica que somos llamados a ser para encarnar Su eucaristía doméstica, nos corresponde centrarnos en hacer más y más familia que hace más y más vida Su Eucaristía viva, en hacer más y más familia que es templo doméstico del Espíritu Santo, en hacer más y más familia que es sacramento vivo de Su Eucaristía, en hacer más y más familia sacramentalmente, ayudando a ser, a hacer, a crecer y a irradiar resplandeciendo juntos en más y en más comunión, a imagen y semejanza de la Trinidad… y esto es fundamental para plasmar a su vez Iglesia viva centrada en la comunión, centrada en la Eucaristía… no podemos tener Iglesia centrada en la Eucaristía si las familias no se centran en hacer vida la eucaristía doméstica en toda la vida doméstica, adorando a Jesús Caridad más y más con todo el crecimiento sacramental, alabándole más y más con alabanza de nueva vida que resplandece en más y en más comunión… Esto es algo que tengo muy claro y que Jesús Caridad me ha enseñado a lo largo de los años: Él siempre hará posible que podamos hacer familia según Su plan ––iglesia doméstica y patria doméstica que encarna Su eucaristía doméstica–– si confiamos en Él, si acogemos la gracia de Su sacramento, si nos abrimos incondicionalmente a Su gracia y a Su nueva vida que resplandece en comunión. Es así como informamos, conformamos, transformamos y reformamos Su Iglesia viva: haciendo familia que plasma toda la formación personal más y más a Su imagen y semejanza, más y más a imagen y semejanza de la Eucaristía que somos llamados a encarnar como sacramentos vivos de Su Amor. No hay otro camino para hacer familia según Su plan: hay que encarnar Su Eucaristía  como eucaristía doméstica, hay que encarnar Su Caridad como Amor vivo y encarnado en la comunión doméstica, haciendo posible que todos resplandezcan como los hermanos que somos llamados a ser, hasta encender a la humanidad entera en el fuego del Espíritu, en el haz encendido de Su comunión… siendo familia que elige servir al Dios Amor vivo al servir a la familia, a la Iglesia y a la nación haciéndole más y más visible como Jesús Caridad vivo y resucitado, plasmando más y más Su obra viva de Amor, Su plan, Su proyecto, Su revolución.

No sé que tan posible sea concretar esta idea contemplativa ––la contemplé al soñar hoy–– pero para ayudar a las familias a centrarse en la eucaristía Jesús Caridad sugirió tener un caliz doméstico ––el mismo cáliz que se use en la boda–– para hacer vida la eucaristía domésticamente, siendo muy concientes de hacer vida juntos la vocación sacramental a la que somos llamados para encarnar Su comunión, Su pan de ágape fraterno que es Pan de nueva vida… esto ––el cómo crear un cáliz doméstico sacramental–– deben discernirlo las autoridades competentes, no esta servidora… es deseo de Jesús Caridad que se formen familias centradas en hacer vida Su Eucaristía, conscientes de que Él siempre nos concederá la gracia desde el Cielo para hacer vida Su fraternidad sacramental doméstica como los pastores domésticos que somos llamados a ser, creando hogar, Iglesia y humanidad sacramentalmente, que resplandecen en más y más comunión, haciendo más y más vida juntos la entrega de Su cuerpo y de Su sangre… esta es la llamada que he recibido, esto es lo que Él manda… y estoy dispuestas a dar la vida por ello, entregándolo absolutamente todo por hacer familia según Su plan, por ayudar a ser, a hacer, a crecer y a irradiar en más y en más comunión, profundamente agradecida por la bendición de esta vocación sacramental, por este envío sacramental y doméstico, por esta misión sacramental y doméstica, por este ministerio sacramental, por este ministerio de crecimiento en comunión, por este ministerio de luz, por este ministerio de gracia, por este ministerio de misericordia, por este ministerio de buena esperanza, por este ministerio de nueva vida, por este ministerio de eucaristía doméstica… más y más agradecidos por como nos irradia Su ternura entrañablísima que nos enciende más y más en el nuevo albor sacramental de Su mirada, en la alegría inmensa de Su sonrisa…

Doy gracias por la bendición de, a pesar de todo lo que he sobrevivido y lo que voy sobreviviendo día a día, poder ver un destello de gracia en todo. La vida no ha dejado de ser para mi una obra viva de Amor en la cual plasmar al Amor de Dios vivo y encarnado, y eso no cambiará jamás. Esta pasión sacramental por plasmar Su ícono vivo del Amor de Dios encarnado lo cambia todo en oportunidad creativa para hacerle más y más visible como Jesús Caridad, tanto compartiendo los sueños como compartiendo la vida entera como Él nos llama a hacerlo día a día, haciendo más y más vida Su alianza, Su consagración, compartiendo Su alianza como nos corresponde compartirla… No somos lo que tenemos, somos lo que damos. Si damos Amor de Dios tal cual nos corresponde darlo, somos Amor de Dios vivo y encarnado, somos ícono vivo de Su Amor. Somos lo que entregamos, otorgamos y concedemos, sin intención ni doblez alguno, sin ningún otro motivo que no sea compartir la felicidad de dar más y más a luz a la Palabra, iluminando más y más con acciones de luz…  

¿Por qué bendiciones domésticas cotidianas doy gracias hoy? La sonrisa se volvió a caer de un lado, pero todo parece indicar que es rehabilitable, y eso es una bendición por la cual dar gracias. También doy gracias por la bendición de jugar un buen rato con los peludos, que se comieron absolutamente TODA su comida hoy, no dejaron ni el pegao en los platos. Doy gracias por la ternura entrañablísima de Jesús Caridad en el sueño de hoy, por la danza de luz con la que ascendemos más y más ultreia y suseia en una unidad inseparable de corazón a Corazón… doy gracias por cada sueño compartido, y por la feliz y entrañable insistencia de Jesús Caridad en que cuando Él se vaya tendré al Espíritu, al ángel de la guarda y a la Sagrada Familia del Nuevo Albor para conducirme más y más al Cielo y hacer posible que cree familia humana, eclesial y civil según Su plan, convirtiéndome más y más en el ícono vivo del Amor de Dios que soy llamada a ser… hoy, día de Corpus Christi, es un buen día para hacer más y más vida Su llamada a hacer familia que encarna más y mas Su eucaristía doméstica con más y más gracia y alegría, contemplándole en los sacramentos, en la oración, en la Palabra y en el hermano que somos llamados a ayudar a crecer en más y en más comunión, haciendo resplandecer más y más la luz de Su rostro, amando como Él nos manda a amarle, en el hermano… Doy gracias por la bendición del sol que asolea el cuarto en estos instantes, recordándome al Sol que resplandece en Su nuevo albor sacramental…

Sigamos, pues, dando gracias por la bendición de elegir irradiar más y más luz tal cual Él nos lo manda a hacerlo, buscando obedecer más y más Su voluntad en todo, buscando servir más y más a Dios Amor vivo dando más y más testimonio de Su Amor encarnado en toda circunstancia, haciendo vida la cita inspiradora de hoy: “Haz lo que puedas con todo lo que tengas, dondequiera que estés”. Esta cita es de Theodore Roosevelt, uno de los presidentes en la historia de Estados Unidos. No importa cuan abusados seamos por elegir hacer familia según Su plan, no importa lo poco que tengamos, no importa que estemos en un lugar donde nos fuerza a vivir torturados… hemos de elegir irradiar más y más luz, hasta encender al mundo entero en el fuego de Su Amor. Parafraseando al Papa Benedicto XVI, hagamos más y más vida nuestra fe en Jesús Amor celebrando más y más la comunión, dejándonos impulsar por la Eucaristía a hacernos pan partido para los demás, trabajando juntos por un mundo más justo y más fraterno, dando más y más gracias por la bendición de la entrega que se nos concede hacer vida: la entrega de Su cuerpo y de Su sangre, siendo altar doméstico vivo, siendo altar de la Patria vivo, plasmando más y más iglesia doméstica y patria doméstica que hace vida Su eucaristía doméstica… dando más y más testimonio encarnado de la verdad: Dios es Amor que hace nuevas todas las cosas, todos los corazones y toda la historia. Sigamos creciendo juntos más y más en el Amor, dando más y más gracias por la bendición de haber elegido dar a luz a Jesús Caridad y de dejarnos transformar por Su Corazón en el sacramento vivo del Amor de Dios que somos llamados a ser…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s