Sigamos eligiendo irradiar luz

Escribo este blog post para explicar porqué no he hecho más publicaciones desde el día del Sagrado Corazón: me quede sin internet (hackearon el router de la misma forma que en su momento se hackeó el iPad y el iPhone) y además mi computadora se rompió accidentalmente, de tal forma que no tengo forma alguna de escribir absolutamente nada con tecnología (ni siquiera “offline”) ni de comunicarme con el mundo.

Esto es lo que tengo en la pared para llevar tracking del tiempo: un papel con la fecha del día, además de hacer una marca con un palito por cada día que estoy absolutamente incomunicada.

Ya van cuatro.

Ayer, 15 de junio, se me volvió a inyectar a la fuerza con haldol (al escribir la palabra “haldol” el auto corrector ortográfico del iPhone que estoy usando escribe “half life”; desactivo el autocorrector y prosigo escribiendo) a sabiendas de que me produce problemas hormonales, a sabiendas —como lo dije en la hospitalización forzada fatula— de que el haldol se ha usado a lo largo de los años para disfrazar la intoxicación con monóxido de carbono, adjudicando los efectos secundarios de la tortura al haldol, cuando realmente todo fue provocado por tortura, ya fuera por intoxicación de aire o por hormonización encubierta.

Por supuesto, estas cosas no les interesan a los doctores, a ninguno. Sencillamente les interesa cubrirse las espaldas y encubrir la tortura con más y más gaslighting médico narcisista. Toda ña hospitalización forzada fue provocada adrede para medicarme a la fuerza y provocar así gaslighting médico. Cuando dije la verdad —se está abusando psicológicamente de mí y se está usando el haldol y el diagnóstico psiquiátrico para encubrirlo— no solo no se me escuchó: se me volvió a medicar a la fuerza. Lo que se está haciendo con todas estas movidas es temerariamente ilegal.

Hoy es otra de las citas de seguimiento con el psiquiatra de APS Bayamón que ha estado medicándome a la fuerza por años haciendo caso omiso cuando hablo de abusos. Veamos qué se inventa hoy.

Los doctores seguirán medicándome a la fuerza, prosiguiendo con el gaslighting de los hermanos progenitores, sin que yo pueda hacer nada para defenderme, porque ningún médico ha querido escuchar los reclamos de abuso.

Mientras tanto —esto ya lo compartí en Twitter cuando pasó, pero lo vuelvo a compartir ahora— esto fue lo que apareció en mi medidor de monóxido de carbono cuando finalmente pude probar que se extaba intoxicando el aire: un sticker de “You Did It!” con un emoji sonriente.

Así funciona el abuso psicológico que se ha ejercido en esta casa de torturas por años. No importa cuanta evidencia comparta del mal que hacen, siguen ostentando que eligen torturar de todas las formas posibles, con toda la colaboración necesaria de familiares de sangre —incluyendo las dos hermanas biológicas—, vecinos, personas de la parroquia y también profesionales de la cultura de muerte (o sea: los profesionales de la “salud” que han hecho posible que por años el abuso y los crímenes de odio que suceden a mi alrededor se mantuvieran encubiertos).

Me encantaría que ya que van ante un juez a hospitalizarme a la fuerza, le explicaran ala jueza la movida que hicieron con el sticker en el medidor de monóxido de carbono… entre otras torturas.

Como dije, en estos momentos estoy sin forma de conectarme a internet y de escribir con tecnología. Si en estos momentos estoy escribiendo esto es porque se me dió un iPhone —el del hermano progenitor— para atender la teleconsulta del psiquiatra de APS que le cubre las espaldas una vez más, tal cual lo ha hecho por años, mintiendo fragantemente una y otra vez, sin desparpajo.

Esto que está pasando, insisto, es porque las autoridades lo permiten. Yo intenté denunciar esto 5 veces al FBI —autoridad competente ante cualquier crimen de odio— y en las cinco ocasiones o no se actuó ante la denuncia o sencillamente no se me permitió denunciar. Hemos de perdonar siempre como Jesús nos perdona, pero admito que es más difícil perdonar a las autoridades que han permitido esto que a los mismos torturadores y depredadores sociales que me han torturaro y explotado socialmente por años. O como los llamé en el último blosg post que escribí —uno que no llegó a compartirse en WordPress por el hackeo al router, pero esta en el hard drive de la computadora rota—: son “kamikazes sociales”, terroristas que no tienen escrúpulos en destruir la sociedad inmolándose ellos mismos —tal cual lo haría un terrorista con una bomba pegada al cuerpo— y también explorando a sus propios hijos, abuelos y mascotas con tal de destruir a otros con dehumanización, desfraternización, desdocializsción y desfamiliarización.

Insisto: con la gracia de Dios es posible perdonar siempre… y es una gran forma de elegir irradiar luz, no respondiendo odio con odio ni violencia con violencia, sino perdonando siempre. (Los hermanos vecinos comenzaron a hacer ruido con blowers de jardín al escribir esta oración). Hemos de elegir PERDONAR SIEMPRE como Jesús nos perdona. Siempre. (Al escribir esto los hermanos vecinos hacen ruidos de golpes). Ese es el camino de la paz. Ese es el camino de dejarnos convertir en puertorriqueños nuevos: perdonar y abrazar el nuevo horizonte de nueva fraternidad y de nueva adoración, dando más y más testimonio con nuestra ofrenda presentable y agradable de que Jesús Caridad hace nuevas todas las cosas, todos los corazones y toda la historia.

También vuelvo a insistir en un punto muy importante: todos los familiares de sangre —incluyendo las hermanas biológicas— saben li que está pasando aquí y lo han permitido a lo largo de los años. Daré un ejemplo concreto de cómo ambas han colaborado en el gaslighting a lo largo de los años.

De la hermana biológica menor —que ha estado de visita en esta casa en los últimos días sin saludarme— puedo decir en una ocasión, hace años atrás, que me dijo que estaba embarazada de su novio y que lo había dejado porque el novio había dicho que eso era un “clump of cells”. Le creí… pero todo fue mentira. De hecho, se va a casar con ese novio este próximo 3 de julio —esa es, en teoría, la justificación de su visita a esta casa en estos días—… Se va a casar por la iglesia mientras a la misma vez proyecta con gaslighing que los niños no-nacidos son “clump of cells”. Por supuesto, no iré a la boda.

De la hermana biológica mediana, doctora anestesióloga que trabaja en Florida, puedo decir que al ser hospitalizada en la hospitalización en forzara en el Federico Trilla que dio paso a toda la explotación médica que encaré en el departamento de Psiquiatría del RCM ella fue la que dio la información a los doctores para provocar la hospitalización forzada. Además de eso, ofrefe sus ayudas económicas —cuando lo ha hecho— ofreciendo ayuda a la vez para que permanezca en “tratamiento psiquiátrico”, colaborando con el gaslighting médico de los hermanos progenitores. De hecho, en una ocasión le llegué a pedir ayuda para reportar el abuso que sucedía en la casa al FBI y me la negó, negando en lo absoluto que estuviera sucedienfo abuso alguno.

Podría seguir mencionando más movidas psicológicas sucedidas en esta casa, con colaboración directa de familiares de sangre, pero con ese botón basta.

Tengo claro que cuando sea que sea que las autoridades finalmente elijan intervenir, voy literalmente rumbo a una nueva vida: nuevos nombres y apellido, nueva familia, nuevo hogar… perdonando todo y dejando el odio, la violencia, los crímenes y la explotación atrás.

Al quedarme sin internet pensé que ya no podría seguir escribiendo blog post del Family Blessings Journal, pensé que ya no contemplaría más blog post… pero me equivoqué. En estos días sin internet y sin comunicación contemplé gracias a Jesús Caridad un nuevo blog post, pautado para compartirse el 4 de julio: una propuesta de Declaración Universal de Derechos de la Familia Humana, una declaración de derechos universales de la familia que aplique a todas las familias del mundo.

Pueden ver en estas imágenes (son papeles que tengo pegados en la pared del cuarto) las ideas claves de esta propuesta: misión eclesial, misión de la iglesia doméstica, abarcar toda la formación personal humana, el proyecto de evangelización familiar (nueva humanización, nueva eclesialización, nueva fraternización y nueva evangelización)… para finalmente proponer una Declaración Universal de Derechos de la Familia Humana como parte de vivir como iglesis doméstica mi misión social, haciendo posible que todos puedan resplandecer conforme a la dignidad dada por el Creador a todo ser humano.

¿Por qué una propuesta? Tal cual me lo dió a contemplar Jesús Caridad en sueños, hacer esta propuesta será un esfuerzo colaborativo, no es solamente a mí a la que me corresponde hacerlo, sino invitar también a otros a colaborar con esa declaración. Hay dos requisitos para participar en esta colaboracón: honrar todos los derechos humanos de todos y buscar servir al bien común de todos los pueblos y naciones, de toda la humanidad (se hacen ruidos de muebles en la casa de torturas al escribir esto). No sé, siendo franca, que interés pueda tener la ONU en una Declaración Universal de Derechos de la Familia Humana cuando ellos promueven el aborto, lo que es incompatible con el derecho humano a ña vida, pero se les puede proponer. Tengo la esperanza de que a la Iglesia Católica también le interese promover una declaración así.

Otro detalle importante de esta Declaración de Derechos Universales de la Familia Humana es que subsana una carencia importante de la Declaración Universal de Derechos Humanos: que yo recuerde, en esa declaración no se menciona en ningún momento la palabra “amor”. En la Declaración Universal de Derechos de la Familia Humana la palabra “amor” será una de las palabras protagonistas.

Todo esto ha surgido de la lectura contemplativa de la Familiaris Consortio. Detalle curioso: la Familiaris Consortio habla de una Carta de Derechos de la Familia, pero contemplé la idea de una Declaración Universal de Derechos de la Familia Humana antes de llegar a esa parte, rezando el rosario contemplativamente y tallando la nueva talla de Jesús Caridad que estoy tallando.

Como ya dije, no tengo internet, no tengo computadora, no tengo iPad, no tengo iPhone propio… estoy trabajando todo esto a mano. En algún momento cercano al 4 de julio (Día de la Independencia de mi nación, día de la libertad) espero encontrar algún lugar o biblioteca con computadora e internet para compartir todo esto (un avión sobrevuela la zona mientras escribo esto).

Se podrán preguntar como me las ingenio para trabajar y mantenerme mentalmente sharp cuando no tengo absolutamente ninguna forma de vida social y de comunicación social posible que no sea el gadlighting que sucede alrededor…

En primer lugar: me mantengo todo el día en oración contemplativa, no solo con ayuda de Jesús Caridad, sino también con ayuda de la Palabra y del Magisterio.

Ayer conseguí un calendario católico con las lecturas y santos del día, eso ayuda mucho. También conseguí libros con meditaciones del Evangelio del día.

Comienzo el día y acabo el día leyendo el DoCat y el YouCat. Durante el día también contemplo tallando el Jesús Caridad que estoy tallando, que es para el altar doméstico de la familia que estoy llamara a formar. Además, durante el día hago otras lecturas. He leído Drawing Closer To Christ, de Malham, A Gift of Love, de Martin Luther King, A Theology ot Home II (Diversas autoras, me encantó ese libro, cuando publique la teología de la luz me gustaría hacerlo con ese formato)… y ahora estoy leyendo Familiaris Consortio y Amoris Letitia.

Ayer también conseguí bolígrafos suficienres para poder seguir escribiendo (los bolígrafos que tenía en el cuarto la mayoría se secaron y vaciaron “misteriosamente”)

Ayer al ir a Walmart apenas conseguí lo que quería conseguir (no había salchichas Carmela, no había Lunchables de los que suelo comer, no había libros de Sudoku…) pero milagrosamente conseguí libros viejos de Soduku, que también uso, a la espera de que me lleguen los libros que acabo de comprar en Ebay (no tengo acceso a mi cuenta de Amazon por la falta de teléfono) de Sudoku y de la Declaración Universal de los Derechos Humano (necesito una copia como referencia).

Eso, muchos rosarios y jugar con los perros me mantiene enfocada todo el tiempo, incluso sin poderme comunicar con nadie que no abuse de mí con gaslighting como se hace a mi alrededor (los hermanos vecinos hacen sonar el falso cacareo de gallinas mientras escribo esto).

No puedo escribir más. El hermano progenitor me está ajorando que le dé el celular porque “tiene una llamada que hacer” (al ecribir esto los hermanos vecinos hacen sonar el falso gallo que se escucha por todo el barrio, también por el hermano progenitor que está en el patio).

Contaré un último detalle: ayer, en la salida a Walmart fui a Pandas (el restaurante de comida china). Al espersr mi turno la persona que estaba atrás se puso a hablar en voz alta por el celular de “investigaciones federales” en el ámbito médico. A mi alrededor se ha jugado con las llamadas que se hacen por AÑOS, y esperaba que lo volvieran a hacer porque ya no tengo nada con qué escuchar música. No fue lo único que pasó ayer en Walmart: cualquiera que se fije en las cámaras de seguridad de lo que pasó ayer al ir puede constar que se explotó a niños a mi alrededor.

¿Por qué digo esto? Para hacer constar como son conscientes a mi alrededor de que esto es un caso federal, y sencillamente optan con seguir torturando y con seguir jugando al gaslighting médico y social (mientras escribía esto el hermano progenitor hablaba con la hermana vecina de al lado de abajo, que se reía a carcajadas sonoras).

Yo sigo eligiendo irradiar luz en toda circunstancia, con ayuda de Jesús Caridad.

Sigamos irradiando luz.

¡Hasta el 4 de julio, hermanos, sigamos creciendo en la libertad del Amor, plasmando la familia luz que somos llamados a ser, el Puerto Rico luz que somos llamados a ser, el Estados Unidos luz que somos llamadod a ser, tierra de libertsr, tierra de comunión, tierra de luz, tierra donde todos pueden resplandecer como la familia humana que somos llamados a ser!

PD: Al acabar el blog post los hermanos vecinos hicieron sonar los falsos gallos de alto volumen otra vez. Sigamos eligiendo irradiar luz.

PD 2: En estos momentos estoy a punto de concluir el tiempo que estuve usando el hermano progenitor. Aquí dejo una selfie:

Mientras hacía los últimos tweets, en los que sencillamente daba gracias por la alegría de hacer familia junto a la Trinidad, familia que hace vida la alegría de dar a luz a la Palabra, de dar a luz a Jesús Caridad, de dar a luz a Su pueblo-familia del nuevo albor… los hermanos vecinos hicieron falsos ruidos de cacareo de gallinas. Además, mientras escribo este último pensamiento la hermana vecina de al lado saca a sus hijas a hablar en voz exageradamente alta en el patio. Son muy propensos a hacer eso (explotar a las niñas usándolas para hacer ruido) cuando hablo de “hacer familia”. Son niñas de unos 3 y 10 años, no son conscientes de como son explotadas, haciéndolas gritar y hacer ruidos de juegos a conveniencia (mientras escribo estas palabras están gritando). A la misma vez, los hermanos vecinos de la zona de atrás hacen ruidos de falsos gallos bajos.

3 de la tarde, hora de la Divina Misericordia.

Sigamos eligiendo irradiar luz. 😊

PD 3: Al ir a entregarle el celular al hermano progenitor descubro —por escuchar el alto volumen en que lo tiene— que tiene el televisor en la Coronilla de la Divina Misericordia de Tele Oro. Nunca, absolutamente nunca la ve. Sencillamente lo está haciendo porque yo acabo de mencionar la Divina Misericordia en este blog post. Así lo hacen siempre: imitar una y otra vez mis expresiones y mis escritos… hasta los like que recibo de fan badges en Facebook.

Le dejaré el celular en la escalera.

Sigamos eligiendo irradiar luz.

Jesús Caridad, te adoramos con todo el crecimiento. 😁