Family Blessings Journal: Jueves, 10 de Junio de 2021

En la primera lectura de hoy San Pablo nos dice:

“Hermanos: Hasta el día de hoy, siempre que se leen los libros de Moisés, un velo está puesto sobre el corazón de los israelitas. Pero cuando se conviertan al Señor, se les quitará el velo. Porque el Señor es Espíritu y donde está el Espíritu del Señor, ahí hay libertad. En cambio, nosotros, que con el rostro descubierto reflejamos la gloria del Señor como un espejo, nos vamos transformando en su imagen, cada vez más gloriosa, conforme a la acción del Espíritu del Señor. 

Por esto, encargados, por misericordia de Dios, del ministerio de la predicación, no desfallecemos. Y si nuestro Evangelio permanece velado, eso es solamente para los que se pierden, pues por su incredulidad, el dios de este mundo les ha cegado el entendimiento, para que no vean el resplandor glorioso del Evangelio de Cristo, que es imagen de Dios. 

Porque no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo, el Señor, y nos presentamos como servidores de ustedes, por Jesús. Pues el mismo Dios que dijo: Brille la luz en medio de las tinieblas, es el que ha hecho brillar su luz en nuestros corazones, para dar a conocer el resplandor de la gloria de Dios, que se manifiesta en el rostro de Cristo.”

Doy profundas gracias a Dios Amor vivo y encarnado que me ha concedido el Espíritu Santo para hacer brillar Su luz al plasmar toda la formación personal más y más progresivamente según Su imagen y semejanza, haciendo resplandecer más y más el resplandor de Su rostro… Con estas palabras me estoy refiriendo a la integracción como modelo de formación personal integractivo, que al abarcar a toda la formación personal según Tu imagen y semejanza hace más y más vida la Palabra que se proclama hoy en esta lectura: “reflejamos la gloria del Señor como un espejo, nos vamos transformando en su imagen, cada vez más gloriosa, conforme a la acción del Espíritu del Señor”

Nótese ––y esto es razón de dar gracias por la profunda bendición que implica–– como surge la integracción, el contexto en que surge. Yo estaba contemplando una teología de la luz y en orden a proceder escribiendo la teología de la luz necesitaba un modelo de formación personal que abarcara toda la formación personal humana y eclesial según la voluntad de nuestro Creador. Yo no tenía ni idea ––al menos no explícitamente, aunque sí tenía cierta conciencia a lo largo de mi vida de cosas que no estaban bien a mi alrededor, sin imaginarme la gigantesca estructura de dehumanización y desfamiliarización que había armada–– de lo que estaba ocurriendo a mi alrededor al comenzar a contemplar el modelo de formación personal integractivo. Es inverosímil, humanamente hablando, que una persona tan terriblemente abusada, torturada y explotada fuera capaz de contemplar la formación personal a imagen y semejanza de Dios si no fuera por ayuda divina para hacerlo, pues no podía conocerla de la forma ordinaria que todos la conocen, a través de quienes están a su alrededor. Es absolutamente imposible, humanamente hablando, que alguien que ha vivido rodeada de dehumanización, de desfamiliarización y de desfraternización pudiera contemplar la formación personal según la mirada de Dios si no fuera por ayuda de Dios mismo.

Que quede claro: en estos momentos el modelo de formación personal integractivo está en estadios muy, muy, muy iniciales. Hace falta más estudio y más diálogo contemplativo para que sea un modelo completo, pero definitivamente ha sido Dios Amor quien lo ha comenzado, y corresponderá al instituto de ciencias integractivas ––sea donde sea que se construya–– completarlo como corresponde. Más allá de que en estos momentos no esté completado aún, sigue siendo una inmensa bendición haber recibido la gracia de irradiar más y más luz al comenzar a plasmar toda la formación personal a imagen y semejanza del Creador… encontrando así un fundamento sólido parad definir la formación humana no de acuerdo a ideologías sino de acuerdo a principios comunes ––common ground–– que identifican toda formación personal humana. Por ejemplo, la naturaleza de toda formación humana tiene una triple dimensión: las propiedades orgánicas ––las 7 propiedades de todo ser vivo––, las propiedades ontológicas ––las 7 propiedades de todo ser que existe–– y los principios filiales –– los 7 principios de ética social que aplican a todo ser humano––… esto fue contemplado de este modo y puede contemplarse también literalmente en la formación personal de absolutamente toda persona. Así sucesivamente, la formación personal propone elementos que pueden encontrarse en toda la formación personal de todo ser humano, creando así una estructura similar al ADN, pero en términos de formación personal, que sea un common ground a la hora de definir qué es persona y cómo se desarrolla el ser humano personalmente, como nos desarrollamos como la persona que somos llamados a ser, como la mejor persona que somos llamados a ser.

No hay aspecto en el que la humanidad necesite desarrollarse más que en este aspecto que Jesús Caridad mismo ha propuesto: el desarrollo de un modelo que abarque toda la formación personal conforme a la voluntad del Creador, no conforme a la ideología de turno. Si queremos evitar que desastres como Auschwitz, si queremos evitar que la dehumanización, la desfraternización, la desfamiliarización y la desocialización hagan estragos en la humanidad, este es el camino que nos corresponde recorrer: afirmar un modelo de formación personal que haga posible que honremos la dignidad humana de todos de forma incondicional, desde la concepción hasta la muerte natural. El reconocimiento de la humanidad de la persona no puede depender de ideologías, reconociendo como seres humanos solamente a aquellos que convengan a la ideología de turno, tal cual pasaba en el nazismo y sigue pasando hoy en innumerables ocasiones, incluyendo en el aborto. El reconocimiento de la humanidad de la persona no puede depender de la utilidad, de cuan útil sea la persona en relación a determinados propósitos externos. El reconocimiento de la humanidad de la persona no puede depender de su independencia, de cuan capaz es de cuidarse de sí mismo y de cuan capaz es de sobrevivir por sí mismo. El reconocimiento del ser humano como persona ha de ser absolutamente incondicional: todos somos personas, todos somos seres humanos, todos somos hermanos, todos somos familia humana, todos somos llamados a ayudarnos a crecer incondicionalmente en comunión según las capacidades de cada cual.

La humanidad ha avanzado mucho en conocimiento médico, en conocimiento tecnológico, en conocimiento de ciencias naturales, incluso en conocimiento de técnicas de superación personal… hablemos ahora de avanzar como humanidad plasmando una estructura que sea el ADN de la formación personal humana: el modelo de formación personal integractivo. Hablemos ahora de avanzar como humanidad haciendo posible una estructura de formación personal que reconozca la dignidad humana de absolutamente todos, en cuando imagen y semejanza del Creador. Si hay personas que no quieren admitir que hemos de seguir el modelo que nos inspira un Creador y que aplica a absolutamente todos, incluyendo a ateos, al menos que se dé la libertad a los cristianos y a la Iglesia Católica de afirmar un modelo de formación personal que sea compatible con dar a luz a la Palabra como somos llamados a serlo: irradiando más y más la luz del Amor de Dios encarnada en toda la formación personal, encarnada en todo cuanto somos, hacemos, crecemos e irradiarmos.

La realidad está clara delante de nuestros ojos: o aprendemos a contemplarnos con dignidad incondicional o sencillamente seguiremos la espiral de dehumanización, desfraternización, desfamiliarización y desocialización propio de las ideologías de turno que deforman la formación personal al antojo de la conveniencia ideológica, desvalorando al ser humano y destruyendo a la humanidad con violencia deshumanizante que tarde o temprano desencadena violencia civil. Esto que acabo de decir aplica a todos por igual, no lo digo solo porque haya sucedido conmigo.

Esta ––plasmar el modelo de formación personal integractivo–– ha sido forma en la cual me ha correspondido irradiar luz en medio de la oscuridad que me ha rodeado, una de las formas más sorprendentes por cómo ha sido Dios Amor mismo quien ha intervenido intelectualmente y contemplativamente para hacerlo posible. Jamás dejaré de dar gracias por la bendición de haber acogido esa idea contemplativa que en cierto modo se convirtió en proyecto contemplativo e intelectual para ayudar a la humanidad a resplandecer como la humanidad luz que es llamada a ser, como la humanidad familia que es llamada a ser, como la humanidad plena, santa y feliz que es llamada a ser, como la humanidad salvada que es llamada a ser.

En el sueño de anoche Jesús Caridad me encomió con entrañable ternura a proseguir con ese proyecto contemplativo e intelectual, llamándolo “apostolado humanista”: emprender un humanismo integractivo que haga posible el reconocimiento incondicional de la dignidad humana de todo ser humano en cuanto persona plasmada a imagen y semejanza del Creador, con la misma dignidad incondicional en toda etapa de crecimiento, desde la concepción hasta la muerte natural. Del humanismo integractivo y de las ciencias integractivas derivan muchísimas disciplinas integractivas, porque el proponer un modelo de formación personal integractivo literalmente revoluciona muchísimas materias y disciplinas. Lo que parecía un balbuceo contemplativo e intelectual se ha convertido en toda una misión de luz: hacer posible que todos resplandezcan conforme a la dignidad que Dios Amor da incondicionalmente a todos, a absolutamente todos.

El nuevo horizonte sacramental e intelectual que abre este modelo de formación personal integractivo para la Iglesia y para la humanidad es absolutamente infinito… cambia la forma en que hemos de ayudar a crecer a la humanidad: haciendo posible que todos crezcan como la persona más plena posible, conforme a su dignidad incondicional. Este modelo de formación personal integractivo hace posible un nuevo albor sacramental al afirmar con fundamento científico ––entendiendo “científico” al seguir el modelo científico integractivo, no el modelo científico de las ciencias naturales–– la dignidad humana de toda persona, conforme a la voluntad del Creador.

Para Jesús Caridad este es el camino de la plenitud para la humanidad: no se trata meramente de prosperidad económica, no se trata meramente de filantropía, no se trata meramente de tratados políticos o comerciales, no se trata meramente de cambiar leyes y de generar cambios sociales… se trata de hacer posible afirmar incondicionalmente la dignidad humana de absolutamente todos en todas las dimensiones de nuestra vida, desde la concepción hasta la muerte natural, hasta que todos nos convirtamos en la luz que somos llamados a ser, en los hermanos que somos llamados a ser, en la familia del Amor que somos llamados a ser, resplandeciendo juntos en más y más comunión, a imagen y semejanza de la Trinidad…

Sobre todo, para un cristiano, este es el camino de adorar a Dios Amor con todo el crecimiento: haciendo posible no solo el propio crecimiento más pleno posible, sino haciendo posible el crecimiento más pleno posible de absolutamente todos, haciendo más y más vida Su alianza de la caridad, haciendo más y más vida Su consagración, viviendo más y más la caridad al hacer posible que en todos brille más y más intensamente la luz que Dios Amor irradia incondicionalmente para toda la humanidad viva, para toda la Iglesia viva.

Por supuesto, esto también tiene repercusiones en como adoramos a Jesús Caridad con todo el crecimiento a nivel doméstico: hemos de adorarle haciendo más y más vida Su eucaristía doméstica al hacer posible que todos resplandezcamos como la mejor persona que podamos ser, como la luz que somos llamados a ser, como la familia sacramental que somos llamados a ser… a eso ha venido Jesús Caridad: a hacer posible que todos resplandezcan como la familia sacramental que somos llamados a ser, haciendo más y más vida Su sacramento al hacer más y más familia humana, eclesial y civil según Su plan, haciendo posible que todos resplandezcan como hermanos felices, plenos, amados, santos, iguales, dignos, libres, llamados, elegidos, consagrados… salvándonos como la familia del Amor que somos llamados a ser, familia que irradia más y más el Amor de Dios vivo y encarnado absolutamente en toda la formación personal…

Hemos de hacer posible la afirmación incondicional de la dignidad humana como consenso social incondicional como common ground incondicional, sin importar cuán distintas sean nuestras respectivas visiones: todos somos llamados a afirmar una sociedad donde se reconozca incondicionalmente la dignidad humana de absolutamente toda persona, desde la concepción hasta la muerte natural. Todos somos persona. Todos somos seres humanos. Todos somos hermanos. Todos somos familia humana.

El origen del término “dignidad” tiene su historia. ¿Cómo surgió? Los filósofos, como siempre, abriendo brecha. Doy copy-paste a la información que encontré en Google al buscar un poco de historia de la dignidad humana:

The German luminaire Immanuel Kant revolutionized the concept of dignity when, in 1785, he argued that his foundational moral principle, the ‘categorical imperative’, could be understood as follows:

“So act that you use humanity, whether in your own person or in the person of any other, always at the same time as an end, never merely as a means.”

Kant’s full argument for why we should never treat another human as a ‘mere means’ is complicated, but in part it turns on the claim that persons do not have a ‘price’. Instead, Kant argues, persons are ‘above all price’. He writes:

“Whatever has a price can be replaced by something else as its equivalent; on the other hand, whatever is above all price, and therefore admits of no equivalent has a Würde.”

And so now, the crucial link: even in the earliest translations of these claims (around the end of the eighteenth century), Kant’s term Würde was translated as ‘dignity’. And so, voila! The origin of our moralized concept of dignity is at hand.”

El resto de la información en relación a la historia de la noción de la dignidad humana puede leerse en el siguiente link: https://blogs.lse.ac.uk/theforum/a-history-of-human-dignity/

Nótese desde sus orígenes el uso del término “dignidad” alude al hecho del valor incondicional del ser humano: el ser humano tiene dignidad porque no puede tener precio, en palabras de Kant. ¡Queda tanto por decir en relación a la noción de dignidad humana! El modelo de formación personal integractivo aspira a profundizar esa noción con todas sus consecuencias, de tal forma que se pueda reconocer incondicionalmente la dignidad humana de toda persona, de absolutamente toda persona. Esta es una misión de luz dada por Jesús Caridad mismo que marcará todo el resto de mi existencia, sea donde sea que trabaje, sea lo que sea que estudie, sea como sea que sirva: el reconocimiento incondicional de la dignidad de todo ser humano, desde la concepción hasta la muerte natural, hasta hacer posible que todos resplandezcamos como la luz que somos llamados a ser, como los hermanos que somos llamados a ser, como la familia humana que somos llamados a ser. De la misma forma que hay un proyecto de evangelización familiar, puede decirse que también hay un “proyecto de dignificación familiar”, dignificando a toda la humanidad como la familia humana que es llamada a ser, dignificando a cada ser humano como la persona que es llamada a ser. No puede haber nueva evangelización si no hay nueva humanización, lo tenemos claro: nueva humanización, nueva eclesialización, nueva fraternización y nueva evangelización van necesariamente de la mano como proyecto de evangelización familiar… y emprender este proyecto es, créanme, una profunda bendición por la cual jamás dejaré de dar gracias.

En el Evangelio de hoy Jesús Amor nos dice:

“En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Les aseguro que si su justicia no es mayor que la de los escribas y fariseos, ciertamente no entrarán ustedes en el Reino de los cielos. 

Han oído ustedes que se dijo a los antiguos: No matarás y el que mate será llevado ante el tribunal. Pero yo les digo: Todo el que se enoje con su hermano, será llevado también ante el tribunal; el que insulte a su hermano, será llevado ante el tribunal supremo, y el que lo desprecie, será llevado al fuego del lugar de castigo. 

Por lo tanto, si cuando vas a poner tu ofrenda sobre el altar, te acuerdas allí mismo de que tu hermano tiene alguna queja contra ti, deja tu ofrenda junto al altar y ve primero a reconciliarte con tu hermano, y vuelve luego a presentar tu ofrenda. 

Arréglate pronto con tu adversario, mientras vas con él por el camino; no sea que te entregue al juez, el juez al policía y te metan a la cárcel. Te aseguro que no saldrás de allí hasta que hayas pagado el último centavo”.”

Jesús Caridad nos exhorta a hacer vida la paz que viene de Su Corazón: la paz que hace posible que todos resplandezcan como hermanos, haciendo más y más vida la justicia del Cielo, viviendo más y más la caridad, viviendo más y más la misericordia… acogiendo más y más Su entrañable llamada a la paz y a la fraternidad, pues para eso ha venido también a la humanidad: a hacer posible que todos resplandezcan como hermanos, haciendo brillar la paz de Su Corazón abierto de par en par…

Jesús Caridad nos llama a ser activistas sacramentales ––de esto hablé en el blog post de ayer–– que son activistas fraternos: buscando en toda ocasión la oportunidad de hacer resplandecer la paz, de hacer resplandecer la fraternidad, de hacer resplandecer la justicia del Cielo… haciéndole más y más visible como Dios Amor vivo y encarnado que hace nuevas todas las cosas, todos los corazones, toda la historia… haciéndole visible como Dios Amor-con-nosotros que nos encomia a dejar a un lado todo lo que nos impida crecer juntos en más y más fraternidad, resplandeciendo juntos en más y más comunión, para así hacer posible la paz más verdadera, la que reconoce a todos como una luz fraterna única e incondicional que nadie más podrá irradiar.

¡Cuánta luz fraterna la humanidad! ¡Cuántos activistas fraternos necesita la humanidad!

A lo largo de la historia de la humanidad ha habido muchos activistas fraternos, incluso no cristianos, que con la luz que han irradiado han hecho posible un mundo más colmado de fraternidad y de paz para todos, haciendo posible una humanidad que resplandece en más y más igualdad, justicia y hermandad.

Leamos algunas citas inspiradoras de activistas fraternos que han iluminado la historia de la humanidad con su luz fraterna de tal forma que crezcamos juntos como la familia del Amor que somos llamados a ser:

Martin Luther King, Jr.

Martin Luther King, Jr.

Max Lerner

Martin Luther King, Jr.

Dwight D. Eisenhower

John Donne

Martin Luther King, Jr.

Martin Luther King, Jr.

Martin Luther King, Jr.

Martin Luther King, Jr.

Pervez Musharraf

Mahatma Gandhi

John Donne

Martin Luther King, Jr.

Martin Luther King, Jr.

Nelson Mandela

Abigail Van Buren

Chico Xavier

Abigail Van Buren

  • Peace is a daily, a weekly, a monthly process, gradually changing opinions, slowly eroding old barriers, quietly building new structures.
    John F. Kennedy
  • Peace cannot be kept by force; it can only be achieved by understanding.
    Albert Einstein
  • Darkness cannot drive out darkness; only light can do that. Hate cannot drive out hate; only love can do that.

Martin Luther King, Jr.

  • It is from numberless diverse acts of courage and belief that human history is shaped. Each time a man stands up for an ideal, or acts to improve the lot of others, or strikes out against injustice, he sends forth a tiny ripple of hope, and crossing each other from a million different centers of energy and daring, those ripples build a current that can sweep down the mightiest walls of oppression and resistance.

Robert F. Kennedy 

  • Peace comes from being able to contribute the best that we have, and all that we are, toward creating a world that supports everyone. But it is also securing the space for others to contribute the best that they have and all that they are.

Hafsat Abiola

  • “If you want to end the war then Instead of sending guns, send books. Instead of sending tanks, send pens. Instead of sending soldiers, send teachers.” ~ Malala Yousafzai (17 year-old Noble Peace Laureate)
  • Violence is impractical because it is a descending spiral ending in destruction for all. It is immoral because it seeks to humiliate the opponent rather than win his understanding: it seeks to annihilate rather than convert. Violence is immoral because it thrives on hatred rather than love. It destroys community and makes brotherhood impossible. It leaves society in monologue rather than dialogue. Violence ends up defeating itself. It creates bitterness in the survivors and brutality in the destroyers.

Martin Luther King

  • To replace the old paradigm of war with a new paradigm of waging peace, we must be pioneers who can push the boundaries of human understanding. We must be doctors who can cure the virus of violence. We must be soldiers of peace who can do more than preach to the choir. And we must be artists who will make the world our masterpiece.

Paul Chappell

  • Peace does not mean an absence of conflicts; differences will always be there. Peace means solving these differences through peaceful means; through dialogue, education, knowledge; and through humane ways.

Dalai Lama XIV

  • We seek peace, knowing that peace is the climate of freedom.

Dwight D. Eisenhower

  • Nonviolence is the answer to the crucial political and moral questions of our time; the need for mankind to overcome oppression and violence without resorting to oppression and violence. Mankind must evolve for all human conflict a method which rejects revenge, aggression, and retaliation. The foundation of such a method is love.

Martin Luther King

  • Love is the vital essence that pervades and permeates, from the center to the circumference, the graduating circles of all thought and action. Love is the talisman of human weal and woe –the open sesame to every soul.”

      Elizabeth Cady Stanton

  • Life is an opportunity, benefit from it. Life is a beauty, admire it. Life is a dream, realize it. Life is a challenge, meet it. Life is a duty, complete it. Life is a game, play it. Life is a promise, fulfill it. Life is sorrow, overcome it. Life is a song, sing it. Life is a struggle, accept it. Life is a tragedy, confront it. Life is an adventure, dare it. Life is luck, make it. Life is life, fight for it.
    Unkown
  • There is a LIGHT in this world. A healing spirit more powerful than any darkness we may encounter. We sometime lose sight of this force when there is suffering, and too much pain. Then suddenly, the spirit will emerge through the lives of ordinary people who hear a call and answer in extraordinary ways.

Richard Attenborough

  • More than just an end to war, we want an end to the beginnings of all wars.” 

Franklin D. Roosevelt 

  • The future belongs to those who believe in the beauty of their dreams.

Eleanor Roosevelt

  • To forgive is the highest, most beautiful form of love. In return, you will receive untold peace and happiness

 Robert Muller

Es una gran bendición acoger el sueño de fraternidad, de justicia y de paz de Jesús Caridad, aprendiendo a servir como Él nos llama a servir a Dios al servir juntos la familia, a la Iglesia y a la nación al hacerle más y más visible como Dios Amor vivo y encarnado en toda la formación personal, haciendo más y más vida Su comunión, haciendo más y más vida Su fraternidad sacramental al encarnar más y más Su eucaristía doméstica hasta hacer posible que todos resplandezcan como los hermanos que somos llamados a ser…

El llamado a la paz y a la fraternidad que vino de Jesús Caridad para toda la humanidad fue profundamente entrañable: “aprendan a caminar como hermanos, aprendan a caminar en la luz, aprendan a caminar creciendo en comunión, como los hermanos que son llamados a ser, haciendo más y más vida la paz que viene de Mi Corazón… No hay otro camino hacia la paz que no sea el camino de la fraternidad, el camino de reconocerse incondicionalmente como la luz que son llamados a ser, como la familia del Amor que son llamados a ser, como los hermanos que son llamados a ser, reconociendo incondicionalmente la dignidad humana de absolutamente todos, ayudando a ser, a hacer, a crecer y a irradiar más y más irradiados de nueva vida que resplandece en comunión, declarando nueva juntos adoración, declarando juntos nueva fraternidad, adorándome como Yo deseo ser adorado: con todo el crecimiento, haciendo posible que todos crezcan como la persona que son llamados a ser por el Creador… Yo no deseo la destrucción de la humanidad, Yo no deseo la dehumanización, ni la desfraternización, ni la desfamiliarización… Yo deseo que resplandezcan juntos como las estrellas del Cielo que son llamados a ser, Yo deseo que resplandezcan como la familia del Amor-con-nosotros que Yo hago posible que puedan ser, si acogen Mi llamada a la conversión, Si acogen Mi llamada a la nueva vida que da el Amor, Si acogen Mi alianza, Mi consagración del corazón, doméstica, nacional, de toda la humanidad… contemplándome juntos más y más como Dios Amor vivo y encarnado que camina junto a Su humanidad viva, junto a Su Iglesia viva… contemplándome más y más como Jesús Caridad vivo y resucitado que hace nuevas todas las cosas, todos los corazones, toda la historia..”

Hagámoslo posible, con ayuda de la gracia y del Espíritu Santo… Hagamos posible un mundo más fraterno, un mundo más luminoso, un mundo más y más colmado de paz, de justicia y de igualdad… esto es parte de acoger más y más Su misión de luz, Su envío de luz, Su ministerio de luz: “Again Jesus said, “Peace be with you! As the Father has sent me, I am sending you.” (Jn 20:21)” Jesús Caridad no deja de enviarnos a hacer más y más vida Su orden de la caridad como orden del corazón, como orden sacramental, como orden doméstico, como orden social que plasma más y más civilización de Amor que resplandece en más y en más comunión, irradiando juntos más y más Su luz construyendo Su Reino en esta vida al hacer resplandecer más y más Su comunión, Su mandatum novum, Su paz… hacer vida Su mandato es envío de todos los días, hasta que resplandezcamos juntos como el Cielo que somos llamados a ser, como la familia humana que somos llamados a ser, más y más irradiados por Su bendición, más y más iluminados por Su paz… aceptando juntos la voluntad del Creador que desea que caminemos y crezcamos como hermanos que reconocen incondicionalmente la dignidad humana de todos, de tal forma que erradiquemos con más y más comunión viva y con más y más activismo sacramental que también es activismo fraterno todo odio, toda violencia, toda afraternidad, toda acaridad, toda oscuridad… encendiéndolo todo en el fuego de Su Caridad, en el haz de Su Corazón abierto de par en para toda la humanidad de la misma forma que lo ha estado abierto para esta servidora a lo largo de los años, haciendo posible mi conversión y mi felicidad más plena, haciendo posible todo cuanto he hecho para gloria de Dios Amor, incluyendo la integracción y el proyecto de evangelización familiar que he compartido, haciendo posible el obrar juntos en más y más unidad de corazón a Corazón, obrando en unidad de manos y de corazón, de ser y de acto, de palabra y de obrar a Su palpitar…

¡Demos gracias por la bendición de jamás renunciar al sueño de Jesús Caridad de hacer posible un mundo más fraterno, más humano, más justo, más unido, más colmado de luz, más colmado de comunión, más colmado de gracia, por la bendición de acoger Su exhortación a cesar el camino de la destrucción, haciendo posible el reconocimiento de la dignidad humana de todos, haciendo posible que todos crezcamos como la familia humana que somos llamados a ser, como la luz que somos llamados a ser, como los hermanos que somos llamados a ser! ¡Demos gracias por no renunciar al sueño de hacer posible un Puerto Rico y un Estados Unidos donde resplandezca más y más la paz, la fraternidad y la comunión, haciendo posible una Patria y un pueblo donde todos resplandezcan como hermanos, acogiendo más y más Su consagración a vivir la caridad, declarando más y más nueva adoración, nueva fraternidad, dejándonos convertir en el pueblo familia del nuevo albor que somos llamados a ser!

¿Por qué bendiciones domésticas cotidianas doy gracias hoy? Mientras escribo esto los tres peludos están a mi lado en la cama, dormitando los tres. No es usual que estemos los cuatro juntos, me encanta que estemos los cuatro juntos. Usualmente Minnie está en el sillón, pero hoy lloró por venirse conmigo, y en estos momentos está justo a mi lado, apoyando su cola en mi pecho mientras escribo. Doy gracias por la bendición de escribir con lluvia, y doy gracias por la bendición de sencillamente poder agradecer todo cuanto me trae a la entrega que estoy ofrendando, irradiando más y más Su nuevo albor sacramental. Por supuesto, también doy gracias por la ternura entrañablísima de Jesús Caridad en el sueño de hoy, el cómo seguimos esta danza de luz, abrazándonos más y más de corazón a Corazón en unidad inseparable, acogiendo más y más al Espíritu que se me es enviado para seguir más y más el camino al Cielo, conscientes de que siempre estaremos unidos por la misma alianza, de que siempre estaremos unidos por el mismo palpitar, de que esta danza de luz seguirá adelante siempre más y más en el Espíritu, ascendiendo más y más ultreia et suseia, dejándonos convertir más y más en los pastores domésticos que Tú nos llamas a ser para hacer más y más vida Tu fraternidad sacramental doméstica creando más y más hogar, Iglesia y humanidad sacramentalmente, haciendo más y más familia humana, eclesial y civil según Tu plan, dejándonos convertir en ofrenda sacramental familiar viva y agradable, en culto vivo y nuevo de comunión, en culto más y más sacramental… dejándonos convertir progresivamente más y más en los ipse Christus que somos llamados a ser para ayudar a ser, ayudar a hacer, ayudar a crecer y ayudar a irradiar en más y en más comunión, más y más sacramentalmente, a imagen y semejanza de la Trinidad, profetizando más y más Tu llamada a conversión, Tu llamada a la nueva vida que da el Amor… dejándonos convertir más y más en los íconos vivos de Tu Amor encarnado que nos llamas a ser, haciendo más y más vida la alegría de hacer familia que da a luz a la Palabra, que te da a luz como Jesús Caridad, que da a luz a Tu pueblo-familia del nuevo albor… cultivando más y más comunión como Tú nos llamas a hacerlo, familiarmente y sacramentalmente, haciendo más y más vida Tu sacerdocio del corazón y Tu sacerdocio doméstico, acogiendo más y más la paternidad sacramental y la maternidad sacramental del Espíritu, construyendo más y más Tu templo doméstico del Espíritu Santo con más y más avivamiento sacramental, emprendiendo más y más Tu proyecto de evangelización familiar, acogiendo más y más Tu envío sacramental y doméstico, Tu misión sacramental y doméstica, Tu ministerio sacramental, Tu ministerio de crecimiento en comunión, Tu ministerio de buena esperanza, Tu ministerio de luz, Tu ministerio de gracia, Tu ministerio de paz, Tu ministerio de eucaristía doméstica, Tu ministerio de nueva vida que resplandece en más y en más comunión… haciendo resplandecer más y más Tu nuevo albor sacramental, Tu nuevo horizonte sacramental que nos abre todo un nuevo horizonte de esperanza, de prosperidad, de bendición, de paz, que nos convierte en pueblo alegría, en pueblo regocijo, en pueblo gracia, en pueblo paz, en pueblo nueva vida, en pueblo prosperidad, en pueblo bendición, en pueblo vivo, en pueblo justicia, en pueblo luz…

Hágase en nosotros según Tu Palabra, hágase en nosotros según Tu caridad, hágase en nosotros según Tu gracia, hágase en nosotros según Tu alianza, hágase en nosotros según Tu consagración, hágase en nosotros según Tu feliz mirada, hágase en nosotros según Tu sonrisa colmada de comunión de luz, hágase en nosotros según Tu larguísimo y entrañablísimo abrazo de luz, hágase en nosotros según Tu envío de luz, Tu misión de luz, Tu ministerio de luz… hágase en nosotros según Tu haz… hágase en nosotros según Tu bendición, que no dejamos de agradecer con todo el corazón… pues transforma toda nuestra vida en historia de Amor encarnado que hace más y más vida Tu historia de la salvación, Tu tiempo de gracia, Tu tiempo del nuevo albor, Tu tiempo de crecimiento en comunión, Tu tiempo de luz, Tu tiempo de alianza de la caridad consumada…

¡Sigamos creciendo juntos más y más en el Amor, acogiendo más y más Tu vocación sacramental, navegando juntos más y más duc in altum, caminando juntos más y más como Tú caminas, haciendo más y más vida juntos la entrega de Tu cuerpo y de Tu sangre dejándonos convertir en la familia sacramental que somos llamados a ser, en la morada de la Trinidad que somos llamados a ser, evangelizando irradiando más y más la luz del Amor de Dios encarnada en toda nuestra formación personal, viviendo más y más la caridad, dando más y más gracias por como haces posi!