Family Blessings Journal: Sábado, 5 de Junio de 2021

En la primera lectura de hoy el arcángel San Rafael pide a Tobías, a Tobit y a sus familiares alabar la obra de Dios y glorificarle. Así pues, hoy doy gracias a Dios Amor por la bendición de vivir para glorificarle, literalmente: todo cuanto hago es para Su entera gloria, haciendo completamente evidente como por mí misma nada de lo que estoy plasmando podría ser plasmado. Doy gracias por la bendición de hacer más y más visible como esta entrega es absolutamente gracia Suya, como todo lo que me ha traído a plasmar esta obra viva de Amor es absolutamente gracia Suya. Parafraseando un poco a San Pablo, a lo largo de los años. en mi debilidad se ha mostrado la gracia y la fuerza de Dios Amor. Literalmente todo cuanto he hecho es para Su entera gloria, y no puede ser de otro modo. Esta obra viva de Amor, este proyecto, este plan, esta revolución, esta alianza, esta consagración, este envío, esta misión, este ministerio de crecimiento en comunión, este ministerio de luz… todo, absolutamente todo, es para Su entera gloria, para confesar con más y más humildad y sencillez de corazón que Dios es Amor que hace nuevas todas las cosas, todos los corazones, toda la historia… De la misma forma que el arcángel San Rafael hizo posible con intervención divina que Tobit recobrara la vista y que Sara encontrara a su esposo, el hecho de que yo pueda seguir adelante tras lo que he sobrevivido es solo por intervención divina; el hecho de que yo pueda encontrar en su momento a la persona con quien cumplir la voluntad de Dios en mi vida y hacer vida Su visión en todos los aspectos de mi vida una vez deje de soñar los sueños con Jesús Caridad también será por intervención divina. Créanme, por mí misma no podría hacerlo. Es Su visión la que me guía y me enseña a plasmar más y más Su obra viva de Amor en el lienzo vivo del corazón. Es la irradiación del nuevo albor sacramental de Su mirada y Su danza ascendente de luz la que hace posible que acoja más y más al Espíritu Santo que me mueve a hacer resplandecer más y más Su nuevo horizonte de esperanza y de prosperidad, de paz y de bendición, dejándome convertir en el pueblo-familia del nuevo albor que Él me llama a ser, dejándome convertir en pueblo alegría, en pueblo regocijo, en pueblo esperanza, en pueblo paz, en pueblo gloria, en pueblo bendición, en pueblo gracia, en pueblo prosperidad, en pueblo paz, en pueblo plenitud, en pueblo nueva vida…

Creo que es un buen momento para dar gracias también por la bendición cotidiana que supone mi guerrrero y combativo ángel de la guarda, Mikhael, sin cuya mirada de fuego y espada encendida no podría haber enfrentado el mal que he enfrentado como lo he enfrentado. De la misma forma que el arcángel San Rafael hizo posible la restauración de la vida de Sara y de Tobit, Mikhael ha hecho posible la restauración de mi vida tal cual Dios Amor la planeó, como el templo doméstico del Espíritu Santo que soy llamada a ser, como Iglesia viva sobre la cual no prevalece el mal. Gracias a Mikhael soy profundamente consciente de que soy Iglesia viva Suya y que el mal no prevalecerá jamás sobre Su Iglesia. Eso también es una gran bendición por la cual dar gracias. Mi querido ángel de la guarda también me ayuda a ser más y más consciente de mi deber de custodiar a lo largo del día la comunión que recibo en sueños ––de momento, no tengo otra forma de recibir la comunión, y Dios Amor lo sabe muy bien: en las parroquias a las que he acudido también se me ha explotado socialmente, sin que las autoridades eclesiales hicieran nada para impedirlo, incluyendo explotación psicológica por parte de ministros de la eucaristía, diáconos y ministros ordenados… literalmente no tengo a ninguna parroquia a donde acudir sin ser abusada psicológicamente, también por laicos que acuden a la misa y que sirven en la parroquia––, convirtiendo el devenir de las horas en adoración eucarística doméstica, contemplándome como morada de la Trinidad-con-nosotros, custodiando una y otra vez la gracia que se me concede con actos de adoración y de humildad: Jesús Caridad, te adoramos con todo el crecimiento sacramental (esta es mi comunión espiritual más habitual, y mi forma de ofrendar lo que estoy haciendo). Eso es otra bendición para dar gracias.

Créanme, luego de todo lo que he vivido, el hecho de seguir adelante es un auténtico milagro de nueva vida, y el conocer a la persona con la cual haga vida lo que he contemplado será otro milagro más. El mero hecho de estar dispuesta a confiar en personas luego de lo que ha sucedido a mi alrededor, el mero hecho de que crea en Dios Amor y no haya perdido la fe, el mero hecho de que crea en la familia como don de Dios Amor, el mero hecho de que crea que la vida continúa como un gran don del Cielo… todo eso son grandes bendiciones y grandes gracias en mi caso. Tengo claro que la normalidad familiar que pensé que era normal a lo largo de toda mi vida, siempre sintiéndome “sin encajar”, “rara”, “diferente” y “no querida” ––recuerdo como en tercer grado llené un examen de la frase “me quiero morir” diciendo que mis progenitores no me querían sin entender yo misma porqué lo decía, eso es una edad muy temprana para ese tipo de emociones, el maltrato emocional fue profundísimo desde muy temprana edad, sencillamente nunca me identificaba con ninguno de mis hermanos progenitores–– no es en lo absoluto la normalidad que Dios Amor quiere para mi vida y que se me ha concedido la gracia de Dios Amor para aprender a hacer familia según Su plan, haciendo familia humana, eclesial y civil más y más sacramentalmente, a imagen y semejanza de la Trinidad. De Jesús Caridad he aprendido que la vida es un hermoso regalo para compartir creciendo juntos en más y en más comunión, como la familia que la Trinidad nos llama a ser. Esa lección también es un hermoso regalo de gracia y una hermosa bendición, sobre todo en mis circunstancias: el abuso que se ha permitido en esta casa por todas las autoridades eclesiásticas y civiles ––incluyendo jueces, doctores, policías, sacerdotes, trabajadores sociales…–– que no actuaron a largo de los años, o que actuaron encubriendo el abuso narcisista de mis hermanos progenitores y demás familiares de sangre, ha sido tremendamente extremo. Tremendamene atroz y extremo, de tal horror y magnitud que solamente es posible aprender a crecer en comunión en mis circunstancias si Dios Amor mismo te lo enseña, literalmente. No hay otra forma de aprenderlo en un ambiente tan tóxico, en todo el sentido de la palabra “tóxico”. En este sentido, puede decirse que el hecho de haber sido tan abusada durante toda mi vida ––incluso cuando yo misma no era consciente de estar siendo abusada y torturada–– ha sido un factor que ha profundizado mi relación con Dios Amor ––me aferraba más y más a Él––, y esa profundidad también es una bendición por la que doy gracias: si he sobrevivido al abuso que he sobrevivido y a los crímenes de odio que he sobrevivido ha sido gracias a Jesús Caridad, literalmente. Si puedo sonreír es gracias a Jesús Caridad, literalmente, y eso también es una bendición por la que doy gracias. Hoy he estado haciendo ejercicios para recuperar el tono muscular en el lado de la sonrisa que se vio afectado por la intoxicación de aire con monóxido de carbono. Poco a poco estoy recuperando la normalidad en ese lado de la sonrisa. Aunque ahora mismo hice tantos ejercicios que me duele la zona y siendo hormigueo y “calentón”, seguiré haciendo ejercicios con ese lado de la cara hasta poder sonreír otra vez con normalidad, y podré decir que literalmente sonrío gracias a Jesús Caridad, porque en todo momento se me ha negado la atención médica necesaria para identificar la intoxicación de monóxido de carbono y tratar las secuelas neurológicias como corresponde. Lo que estoy haciendo lo estoy haciendo literalmente solo con ayuda de Jesús Caridad que lo hace posible. Sí, debería haber recibido ayuda médica como corresponde ––y como la pedí, pero los médicos del Hospital Capestrano eligieron creeerle el cuento a mis hermanos progenitores y no brindarme la ayuda que pedí al decir la verdad del abuso que he estado sufriendo por años y años, negándome toda humanidad posible, tratándome como el Dr. Mengele, literalmente––, pero Jesús Caridad está dispuesto a ayudarme a sonreír en todo el sentido de la palabra, y eso también es una bendición.

Dicho sea de paso, hablando de doctores Mengeles… mientras rezaba el rosario hoy tuve una idea contemplativa que espero que las diversas asociaciones de certificación profesional médica (especialmente la Asociación Americana de Psiquiatría o quien sea que certifique las licencias profesionales de psiquiatras) tomen en cuenta. ¿A qué me refiero con “doctores Mengeles”? Como saben, el Dr. Mengele fue un cruento y deshumanizante doctor de Auschwitz que usaba su conocimiento médico para torturar a sus víctimas con experimentos médicos cruentos y letales. Al hablar de “doctores Mengeles” me refiero a todo doctor que use su conocimiento médico para violar derechos humanos de sus pacientes, usando la medicina con propósitos deshumanizantes, tal cual ha pasado en mi caso en absolutamente todas las hospitalizaciones psiquiátricas forzadas a las que se me ha sometido y también en los diversos “tratamientos psiquiátricos” ––entre comillas porque el propósito del tratamiento no era psiquiátrico en lo absoluto, sino el usar la psiquiatría para deshumanizarme y desacreditarme legalmente y civilmente–– a los que se me ha sometido en los servicios de salud mental del Gobierno de Puerto Rico. Sí, tristemente, existen doctores Mengeles en el quehacer médico actual, esto no es una realidad solo de Auschwitz, sino que sigue sucediendo hoy. Sigue habiendo doctores que no tratan a sus pacientes como seres humanos, sino como meros objetos biológicos y bioquímicos. La idea contemplativa que tuve puede ayudar a evitar esta situación, y ayudar a los médicos a ser más humanistas y conscientes de que están tratando a seres humanos, no a meros objetos y trámites: requerir, como parte de la licencia médica profesional de las diversas especialidades médicas, especialmente de la psiquiatría, un curso de humanismo y de derechos humanos aplicados a la medicina como parte de los requisitos para renovar la licencia profesional médica. Este curso debe repetirse cada cierto tiempo para refrescar el contenido. Tengo entendido ––perdón si me equivoco–– que los médicos tienen que hacer cursos de formación continua para mantener su licencia médica profesional activa y al día. Estimadas asociaciones que certifican a los médicos: requieran a los médicos un curso de humanismo y derechos humanos aplicados a la medicina para ayudar a estos médicos a darse cuenta de que tratan a seres humanos en primer lugar. Si un médico no trata en primer lugar a un ser humano, si un médico no ve a un ser humano en su paciente, básicamente hablamos de otro Dr. Mengele en acción. Esto no puede permitirse en la práctica médica de ningún lugar, pero me refiero de momento a Estados Unidos, incluyendo a Puerto Rico, que es mi nación. Estimadas asociaciones que certifican médicos: tienen que poner de su parte para erradicar la deshumanización de la práctica médica y de la praxis médica.

Si el médico no ve al paciente como ser humano, de nada le sirve el grado de medicina; si el médico no aplica los derechos humanos incondicionalmente al ejercer la medicina, no es medicina lo que está ejerciendo, es violación de derechos humanos. Soy consciente de que usualmente solo se enfatiza la aplicación de derechos humanos a las personas que se identifican como LGTB. Yo hablo de un curso que aplique el humanismo y los derechos humanos a todas las personas y pacientes: aplicación de derechos humanos y de humanismo a niños, ancianos, personas discapacitadas, enfermos terminales, inmigrantes, cristianos y personas de diversas denominaciones religiosas, adolescentes, etc. Esta mañana, en Twitter, sugerí que en el Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico ––donde se abusó grotescamente de mis derechos humanos en el departamento de Psiquiatría, incluyendo a estudiantes de medicina residentes–– se debería dar un curso de aplicación de derecho humanos a la medicina como requisito de graduación para evitar que lo que me sucedió a mí vuelva a pasar entre estudiantes de medicina. Ahora estoy ampliando la idea contemplativa: debe ser un curso que se tome cada cierto tiempo (por ejemplo, cada tres años) como parte de los cursos continuos que validen la licencia profesional del médico o médica. También se le puede requerir a los enfermeros. El médico que brinde sus servicios sin respetar los derechos humanos está haciendo el mismo “servicio médico” que el doctor Mengele en Auschwitz. Es importantísimo aplicar el humanismo y los derechos humanos a la medicina. By the way, se han de enseñar los derechos humanos y el humanismo rectamente entendido, no como instrumento para transmitir ideología de género o cualquier otra ideología.

Mientras salía afuera a buscar la comida de la tarde y los hermanos vecinos hacían sonar los ruidos de falsos gallos justo al salir ––de hecho, los hacen sonar cada mañana justo cuando me despierto, incluso cuando no uso el celular y me despierto antes de las 4:40 am, la hora usual en la cual me suelo despertar–– se me ocurrió que esta idea contemplativa que acabo de compartir puede ser ampliada: toda profesión debería tener un curso de humanismo y derechos humanos aplicados como parte de sus requisitos de licencia profesional ––por ejemplo: ingenieros civiles, ingenieros informáticos, maestros, trabajadores sociales, plomeros, electricistas, tecnólogos médicos, veterinarios, etc…––, no solo los médicos… De hecho, toda compañía y patrono debería ofrecer un workshop de humanismo y derechos humanos aplicados ––bendiciones a los hermanos vecinos que hacen sonar un ruido de falsa sirena de ambulancia mientras escribo esto––. Por ejemplo: JcPenney, Sears, Old Navy, Sephora, Godiva, Caribbean Cinemmas, McDonalds, Burger King, Kentucky Fried Chicken, Coca Cola, Pepsi, Pottery Barn, Amazon, Walmart, Kmart, Pfizer, Baxter, Procter and Gamble, Walgreens, CVS, Econo, Selectos, Panera, Chick Fil A, Pizza Hut, Taco Bell, Taco Maker, Pandora, Barnes and Noble, jugueterías, Home Depot, Lowes, National Lumberware y otro tipo de ferreterías, Capri, Panda, Chilis, Sizzler, Golden Corral, Blick, USPS, UPS, FedEx, Woodcraft, Best Buy, Office Depot, Sams, Rooms To Go y mueblerías, Bed Bath and Beyond, Hobby Lobby, Michaels, Chewy, PetSmart, Petco, Baskin Robins, Little Cesars, El Mesón, Cold Stone, Wendys, Costco, Sams, Conduent, compañías de energía y gasolineras como Puma, Shell y Texaco, todo tipo de periódicos y casas publicadoras, bancos como Bank of America, Banco Popular, Oriental, Banco Santander, compañías de turismo y espectáculos, compañías de seguridad privada, servicios de arquitectura y construcción, Google, Facebook, Twitter, Pinterest, El Corte Inglés, todo tipo de museos, Disney, Nickelodeon, Discovery Channels, Universal Studios, todo estudio cinematográfico o canal de televisión, compañías de servicios domésticos o de mantenimiento de edificios, companías de ornato, compañías de ocio y entretenimiento, compañías de telecomunicaciones y de internet como ATT, T-Mobile, Sprint, compañías de transportación como Amtrak y líneas aéreas diversas como American Airlines, Southwest, Delta, Cape Air, JetBlue, Avianca Iberia, British Airways, Copa… compañías de crucero como Royal Caribbean y Carnival, compañías tecnológicas como Microsoft, Apple, Samsung… ayundamientos, municipios y centros de gobierno y agencias de servicio público… estoy poniendo ejemplos de diversidad de patronos laborales que son ejemplos de patronos que podrían brindar workshops de humanismo y derechos humanos aplicados a sus diversas compañías, tanto aplicados al ambiente laboral entre colegas de trabajo como aplicado al servicio profesional al cliente específico de cada compañía o patrono. Es sumamente importante que todo empleado y todo profesional sepa ver en cada colega profesional y en cada cliente al que sirve profesionalmente un ser humano en primer lugar, respetándolo en primer lugar como ser humano para así ofrecer un servicio de calidad que aporte crecimiento social a la comunidad. Este tipo de workshops son parte de lo que yo llamo “social investment” de una compañía: la ganancia social (social profit) de una compañía es tan importante como el net profit. Esto es capitalismo humanista o capitalismo integractivo aplicado: no solo se trata de obtener una ganancia neta, sino también de obtener una ganancia social mientras se obtiene una ganancia neta, contruyendo una sociedad más humana para todos al obtener la ganancia que se obtenga. Ofrecer a los empleados workshops y formación continua de humanismo y derechos humanos aplicados a la situación concreta de cada patrono o compañía es un gran social profit para toda compañía y toda comunidad que se enriquece con el servicio de la compañía. Se han de aplicar los derechos humanos y el humanismo literalmente en todo ambiente profesional, procurando que se reconozca como seres humanos a todos, esto es fundamental para una sociedd de paz donde todos resplandezcamos como hermanos, pero para eso hace falta la disposición de los patronos a dar la formación humanística necesaria para hacer posible que los empleados aprendan a servir no solo cumpliendo las normas de las compañías, sino también sirviendo con la satisfacción personal de estar creando una sociedad más humana para todos con su empleo y su servicio, trabajando no solo cumpliendo unas funciones específicas sino también aportando al crecimiento social más humanizante y plenificante posible para todos. Todo patrono ha de fomentar un ambiente laboral donde cada empleado tenga claro que la ganancia de un empleo no es solo un sueldo, sino también el trabajar construyendo una sociedad más humana para todos, y los workshops de humanismo y derechos humanos aplicados son una gran herramienta para ello. Este tipo de iniciativas no solo enriquecen a los empleados sino que también enriquecen a los patronos, managers y compañías de una forma fundamental: las obliga a reflexionar y ponderar qué aportación social están acometiendo en el ambiente laboral para construir juntos una mejor sociedad para todos.

Créanme, tener todas estas ideas contemplativas que tengo en las circunstancias que las voy teniendo ––conté adrede los ruidos que se hacían a mi alrededor para que se entienda lo que quiero decir en este párrafo–– son una GRAN bendición por la que doy gracias. Toda circunstancia, absolutamente toda circunstancia, puede convertirse en irradiación de luz que hace posible una sociedad más plena y humanizante para absolutamente todos, dejando todo tipo de deshumanización y aborto social al estilo de Auschwitz atrás. Créanme tambien cuando digo: con la deshumanización perdemos todos como sociedad, y esta lección debió aprenderse sólidamente en el Holocausto, que nos da el ejemplo magno de qué sucede en una sociedad donde solo se aplican los derechos humanos a algunos. Hemos de procurar todos juntos una sociedad donde se aplicen los derechos humanos absolutamente en todo lugar y absolutamente a todos, desde la concepción hasta la muerte natural: niños, ancianos, discapacitados ––incluyendo discapacidad intelectual––, enfermos terminales, enfermos crónicos, bebés no nacidos, inmigrantes e indocumentados, adictos, personas en la cárcel, personas condenadas a muerte, dreamers, personas sin hogar, personas pobres, personas ricas, mujeres y hombres, personas de toda raza, de toda orientación política, de toda orientación sexual ––también quienes se identifican a sí mismo como LGTB––, de toda orientación religiosa, de todo status socioeconómico o migratorio… todos, absolutamente todos, somos seres humanos. Todos, absolutamente todos, somos hermanos a los que aplican los mismos derechos humanos. Todos somos llamados a ayudarnos a crecer como la mejor persona que cada cual pueda ser, respetando incondicionalmente la dignidad humana de absoluamente todos, aplicando incondicionalmente todos los derechos humanos a todos. Eso es plasmar sociedad luz, sociedad humanizante, sociedad plena: toda vida importa, toda vida vale, All Lives Matter, no matter what. Todos somos hermanos de la gran familia humana, donde hemos de aprender a aplicar todos los derechos humanos a absolutamente todos para así crecer juntos en más y más luz fraterna, en más y más comunión fraterna, con más y más orgullo fraterno.

Confieso que hay tres tipo de compañías o centros de trabajo en las que pienso que lo que acabo de afirmar es imposible de aplicar: companías y centros de trabajo que se dediquen al aborto ––no aplican los derechos humanos de todos ipso facto, negando el derecho humano de la vida al niño al que abortan al matarlo, de ahí que el aborto sea el genocidio de nuestros tiempos––, companías que se dediquen al tráfico humano encubierto ––todo lo que tenga que ver con prostitución que niega ipso facto al dignidad de la mujer–– o a la pornografía como Porn Hub ––literalmente están negando la dignidad humana de sus clientes ipse facto–– y compañías de cigarrillos y artículos de fumar ––literalmente están matando a sus clientes, negándoles el derecho humano de la vida––. Insisto: el brindar workshops de humanismo y derechos humanos aplicados obliga a la compañía y al centro de trabajo a ponderar como construye una sociedad más humanizante para todos… y no se puede contruir una sociedad humanizante si en el trabajo se dedican a deshumanizar, literalmente, tal cual sucede en los ejemplos que acabo de mencionar. Toda negación selectiva de los derechos humanos ––aplicar los derechos humanos solo a algunos, o aplicar solo algunos derechos humanos–– es dehumanización positiva, es aborto social, es abortar nuestra sociedad al impedir que crezcamos como sociedad de hermanos iguales, tal cual lo han enseñado maestros de la humanidad como Jesús de Nazareth, Mahoma, Gandhi y Martin Luther King. Ese es el error fundamental de las ideologías, especialmente de la ideología de género: aplicar los derechos humanos a conveniencia, negando los derechos humanos de quienes no convienene a la ideología correspondiente ––la ideología de género solo afirma los derechos humanos de las personas que se identifican como LGBT, sin que les tiemble el pulso para negar los derechos humanos que no convengan a quienes no convengan–– y creando así una sociedad deshumanizante, una sociedad donde es válido deshumanizar a algunos, tal cual sucedía en Alemania Nazi con los judíos. En estos momentos, quienes estamos siendo deshumanizados somos los cristiansos a quienes se nos niega la libertad religiosa con el pretexto de una falsa equidad: ¿quién les dijo que los cristianos son menos seres humanos y menos dignos de derechos humanos? El mismo derecho que tiene un transexual de creer que el género se puede cambiar lo tengo yo para afirmar como cristiana que el género viene de Dios y no se puede cambiar, y no se me puede discriminar ni toturar por ello en ninguno de los ambientes en donde me desenvuelvo. El mismo derecho que tiene un homosexual para formar una familia de dos padres del mismo sexo biológico lo tengo yo para formar una familia según el plan de Dios, afirmando el matrimonio como unión sacramental entre un hombre y una mujer, sin ser discriminada en ninguno de mis ambientes sociales ni ser torturada por vivir mi fe, ni ser impedida a vivir el matrimonio tal cual lo creo. Los derechos humanos han de aplicar a todos, no solo a los que promueven ideologías de género, de transexualismo, o de izquierda o derecha. Las ideologías, vengan de donde vengan, solo conducen a la violencia y al aborto social.

En el evangelio de hoy Jesús Amor alaba a la viuda que no echa mucho en la ofrenda del templo, pero echa todo lo que tenía para vivir. Eso es lo que nos enseña Jesús Caridad: a a darlo absolutamente todo al ofrendarnos como ofrenda viva familiar sacramental agradable a Dios, haciendo más y más vida la entrega de Su cuerpo y de Su sangre al ofrendarnos a nosotros mismos, entregándolo absolutamente todo por ayudar a ser, por ayudar a hacer, por ayudar a crecer y por ayudar a irradiar más y más sacramentalmente, resplandeciendo en más y más comunión, a imagen y semejanza de la Trinidad. Esta pasión sacramental por vivir dándonos como Él se da es algo que dura toda la vida y que se concreta día a día como bendición familiar cotidiana, dándonos en el día a día doméstico cotidiano como Él se da. Por supuesto, vivir con semejante pasión es una bendición que también agradezco. Esta ofrenda no es una ofrenda cualquiera: estoy siendo parte de Su memorial, estoy convirtiendo mi propio cuerpo y mi propia formación personal en ofrenda viva y agradable a Sus ojos… y cuando tenga un esposo y unos hijos, también será agradable a sus ojos. Mi vida no es una vida vivida al azar, mi vida no es una vida vivida como mera supervivencia, mi vida no es una vida meramente vivida para pagar deudas ––eso es a lo que se ha dedicado la mayoría de personas a mi alrededor a lo largo de los años––: mi vida es ofrenda viva, mi vida es donación continua, mi vida es servicio continuo, dándolo absolutamente todo por plasmar la familia que Dios me llama a plasmar, dándolo absolutamente todo por plasmar el ícono vivo del Amor de Dios que soy llamada a plasmar, dándolo absolutamente todo por dejarme convertir en la pastora doméstica que soy llamada a ser para hacer vida Su fraternidad sacramental doméstica creando hogar, Iglesia y humanidad que resplandecen en más y en más comunión, dándolo absolutamente todo por formar una familia que elige servir a Dios al servir a la familia, a la Iglesia y a la nación haciéndole más y más visible como Jesús Caridad vivo y encarnado, dándolo absolutamente todo por hacer vida el sacerdocio del corazón que soy llamada a hacer vida encarnando la maternidad sacramental del Espíritu, al encarnar Su orden de la caridad como orden sacramental, como orden del corazón, como orden doméstico y como orden social, dándolo absolutamente todo por plasmar la civilización de Amor que soy llamada a plasmar haciendo posible un mundo más fraterno y unido, donde todos, absolutamente todos respladezcan como los hermanos amados, felices, plenos, santos, iguales, dignos, libres, elegidos, consagrados, llamados que somos llamados a ser como familia humana donde a todos se les aplican los mismos derechos civiles, los mismos derechos humanos, el mismo mandatum novum. Aquí estoy, dándolo todo por ofrendarme viviendo una vida con un propósito que nos trasciende, tal cual Jesús Caridad nos llama a hacerlo a todo cristiano, cambiando a la humanidad con nuestra ofrenda viva, agradable, familiar, santa, sacramental.

Mientras esperaba un rato a que la batería de la MacBook cargara leí el final del libro de otra persona ––también mujer y también joven, aunque mucho más joven que esta servidora–– que ha vivido una vida con propósito dándolo absolutamente todo… Se trata de Malala: leí el final del libro I Am Malala. Ya he leído el libro antes, sencillamente quise refrescar el final mientras la MacBook cargaba. El propósito de la entrega de Malala es lograr la educación de todas las niñas del mundo. Mi propósito es lograr un mundo más fraterno, donde se honren todos los derechos humanos de todos, incluyendo el derecho humano de la libertad religiosa. La entrega de Malala fue altísima… Confieso que la primera vez que vi la mitad de mi sonrisa paralizada por la intoxicación de monóxido de carbono ––lo de monóxido de carbono lo confirmaría después con un medidor de monóxido de carbono que corroboró que de hecho había monóxido de carbono en el cuarto, en ese momento aún solo era sospecha–– lo primero que pensé es: ahora tengo la sonrisa de Malala. A Malala también se le paralizó la sonrisa, a ella por un disparo en la cabeza, a mí por parálisis facial causada por intoxicación con monóxido de carbono. Hoy hice bastantes ejercicios con el nervio afectado y logré sostener la sonrisa 40 segundos sin temblores y sin caída de un lado (se me cae el lado derecho de la sonrisa). La recuperación de Malala ha sido extraordinaria, y confío que la mía también lo sea con la rehabilitación física adecuada. Queda por saberse en mi caso ––aún no he recibido ninguna ayuda médica para esto, sencillamente cuento lo que he sentido y percibido hasta ahora–– hasta qué extremo han llegado los cambios neurológicos en mi cerebro provocados por la intoxicación de monóxido de carbono y el resto de torturas médicas a las que he sido sometida a lo largo de los años. Por ejemplo: puedo decir que antes pensaba con imágenes y ahora pienso con palabras e imágenes simultaneamente. He tenido problemas de memoria, pero de momento parecen superados en su mayor parte. He tenido problemas de dislexia pero al menos en estos días que he escrito la aparición de dislexia ha sido menos de 10 ocasiones (una la acabo de hacer ahora mismo, al escribir “ocasiones”). Entre los muchos problemas que he tenido problemas de visión, pero en estos momentos estoy viendo sin visión borrosa. Luego de haber tenido problemas con la regularidad de la regla me pregunto si podré tener hijos después de toda la hormonización encubierta ––entre otras torturas médicas encubiertas varias–– que ha sucedido a lo largo de los años (cosa que han querido encubrir con medicación psiquiátrica, pero está claro que no es la medicación psiquiátrica: comencé a tener regla regular y me crecieron llamativamente los senos cuando dejé de comer nada, absolutamente nada, que permaneciero abierto en la nevera y a lo que pudiera añadirse esteroides anabólicos, incluyendo el café con la leche fría de la nevera). Todavía queda por descubrirse qué hay en el matress de la cama que está causando caída de pelo, eso lo descubriré en breve. Solo he hablado de las torturas físicas. También ha habido sabotaje de obras de arte, sabotaje de tecnología ––hackeo constante de todos mis iPad, iPhones, computadoras y demás tecnología–– y constante monitoreo de todo lo que hago en los lugares donde estoy, con constante uso de todo tipo de gaslighting, love bombing y triangulation narcisita. No han dudado de abusar de niños, de mascotas y de ancianos si ha sido necesario para explotarme psicológicamente.

Sí, estoy describiendo todas las torturas ––y ni de cerca he dicho todos los efectos secundarios que han provocado a lo largo de los años y todo lo que se ha hecho a mi alrededor–– que he tenido que tolerar a lo largo de los años al ser forzada a vivir en esta casa por las autoridades que no tomaron acción cuando correspondía. Lo estoy diciendo de frente, a sabiendas de que mis hermanos progenitores pueden llevar esto ante un juez, alegar que necesito “ayuda psiquiátrica” y forzarme a otra hospitalización psiquiátrica que en realidad es más tortura médica cometida por todos. Lo estoy describiendo sin miedo porque sé que la verdad saldrá a la luz y tanto los médicos como mis hermanos progenitores y demás familiares y vecinos que han colaborado con los abusos serán arrestados. Nada de esto debió haber sucedido. Sucedió gracias a autoridades incapaces de reconocer mi derecho a la libertad religiosa.

Tengo claro el propósito de mi ofrenda, de la misma forma que Malala tiene claro su propósito de hacer posible un mundo donde todas las niñas sean educadas: mi propósito es hacer posible un mundo donde todos puedan hacer familia según el plan de Dios. Nótese que el mero hecho de elegir crear familia según el plan de Dios casi me cuesta la vida y la integridad neurológica. Es un milagro que haya tolerado años de intoxicación con monóxido de carbono, hormonización y posible radiación ––eso está por verse, pero el pelo se me dejó de caer cuando puse una capa de papel de aluminio encima del matress–– sin secuelas neurológicas mayores y graves. Tengo muchas marcas en la piel, tanto de la infancia como más recientes, pero creo que puedo decir que de momento no tengo secuelas neurológicas graves. Puedo caminar, puedo hablar, puedo recordar, puedo respirar, puedo teclear a la misma velocidad de siempre, puedo ordenar ideas, puedo hacer multitasking de la forma habitual, puedo rezar ––aunque de momento haya cesado de compartir la oración contemplativa de la mañana––, puedo escribir a mano y estoy segura de que pintar también puedo… pero todo esto es un milagro, un absoluto milagro. El pelo se me lleva cayendo a mechones intermitentes desde hace unos seis meses, sin que jamás sospechara de lo que había debajo de mí. Se ha jugado de tal forma con la intoxicación de radiación que quisieron hacerlo pasar por progesterona alta causada por medicina psiquiátrica, pero la verdad es que se me ha inyectado haldol a la fuerza por años en dosis altísimas y nunca se me cayó el pelo. Las perritas que duermen conmigo tienen tumores por dormir conmigo. ¿Los tendré yo también? En su momento tuve bolas en los senos, pero ya no las tengo. De hecho, de momento no tengo señales de que tenga tumores en alguna parte del cuerpo, pero evidentemente necesito un full body CT Scan que lo corrobore. Por los efectos secundarios que he tenido, las zonas de especial vulnerabilidad lo son la cabeza y el cuello. Queda por verse si la radiación afectó de alguna forma mi capacidad de ser madre, además de la hormonización.

Hace unos días atrás descubrí que alguien puso un sticker que dice “You did it!” con un emoji de carita feliz en mi medidor de monóxido de carbono. Me pregunto si harán lo mismo cuando en esta próxima semana llegue el medidor de radiación para corroborar si en este cuarto hay radiación, aunque el efecto secundario principal ––la caída de pelo–– ya ha cesado.

Que quede claro: mis hermanos progenitores no reconocen todo esto que estoy describiendo, ni debe esperarse que lo hagan, sencillamente son incaaces de hacerlo. Sencillamente disfrazan la realidad con más y más gasligthing médico y psiquiátrico, con ayuda de doctores, enfermeros e instituciones psiquiátricas como lo son APS y el Hospital San Juan Capestrano, como en su momento lo hicieron con doctores y estudiantes residentes del Recinto de Ciencias Médicas también. No tengo forma de denunciar al FBI expresamente, pero me consta que las autoridades competentes saben lo que está pasando y sencillamente se ha permitido que la tortura y explotación pasara a lo largo de los años. Eso ha sido lo más difícil de aceptar de todo esto: todo lo que ha pasado ha pasado con pleno conocimiento de todas las autoridades, sin que se actuara para detener el abuso y la tortura. Todo ha sido permitido por años, años y años, delante de absolutamente todos, sin que nadie se dignara en detener los abusos.

Incluso siendo torturada delante de absolutamente todas las autoridades sin que se tome acción, es una auténtica bencición vivir dándolo todo por dar a luz a Jesús Caridad como me corresponde hacerlo: haciendo familia según su plan, de momento en unidad a la Trinidad, dando a luz a la Palabra. Jamás dejaré de dar gracias por esta bendición. Cuando llegue el momento de conocer a la persona con que me corresponda hacer vida Su plan, Su proyecto, Su revolución, Su obra viva de Amor… se hará. La entegra que tenido que hacer por el mero hecho de elegir hacer familia según el plan de Dios es una entrega que nadie, absolutamente nadie más, ha de tener que hacer. Creo fehacientemente que para crear una humanidad de paz es necesario que todos podamos crear familia según el plan de Dios, haciendo posible un mundo donde todos podamos resplandecer como hermanos. Ese es mi propósito, dado por Jesús Caridad: ayudar a ser, a hacer, a crecer y a irradiar como la familia que Dios nos llama a ser según Su plan, plasmando toda la formación personal a imagen y semejanza de la Trinidad, como familia consagrada a vivir más y más la caridad haciendo más y más vida Su fraternidad sacramental doméstica. Es es la ofrenda con la que soy llamada a darlo todo. Malala dice, y esta es mi cita inspiradora del blog post de hoy: “Un niño, una maestra, un libro, una pluma pueden cambiar el mundo”. Tiene razón, pero me inspiraré en su frase para hacer una frase propia: “Una oración en familia, adorando juntos a Dios Amor con todo el crecimiento, puede cambiar el mundo.” Si aprendemos a crecer en familia, si aprendemos a crecer en familia según el plan de Dios, reconociéndonos todos como hermanos a los que aplican los mismos derechos humanos, los mismos derechos civiles, el mismo mandatum novum… reconociéndonos todos como hermanos incondicionalmente llamados a la felicidad, a la plenitud, a la comunión… cambiaremos el mundo.

Además de todas las bendiciones por las que ya he dado gracias, ¿por qué bendiciones domésticas cotidiana doy gracias hoy? Los peludos siguen sin más tumores y hoy Princesa jugó con gran energía, como no lo hacía en mucho tiempo. También doy gracias, por supuesto, por cada sueño compartido con Jesús Caridad, por cada danza de luz, por como Su nuevo albor sacramental resplandece más y más en Su mirada, consciente de que en el momento en que se vaya tendré al Espíritu Santo para llevarme al Cielo, y que siempre le contemplaré en la Palabra, en los sacramentos, en la oración sacramental y en el hermano al que me llame a santitificar ayudándole a crecer en más y más comunión, más y más sacramentalmente, haciendo resplandecer la luz de Su Rostro sobre su rostro, plasmando más y más teología de la luz viva, plasmando más y más teología del crecimiento personal más y mas sacramentalmente, haciendo más y más vida la entrega de Su cuerpo y de Su sangre ayudando a crecer más y mas a imagen y semejanza de la Trinidad, convirtiéndonos juntos en el sacramento vivo de Su Eucaristía que somos llamados a ser al hacer familia que encarne Su eucaristía doméstica.

El libro de Malala concluye así: “I am Malala. My world have changed but I have not” (leí el libro en inglés).

Yo concluyo este blog post así, con palabras contemplativas de Jesús Caridad: “You are Victoria. Our world have changed, you have changed, and you will keep changing until becoming the saint you are called to be, the star of Heaven you are called to be, the princess of Heaven you are called to be, and I hope everyone can change too, becoming the best person they can be, becoming the light you are all called to be growing together in God´s Love and in fraternal communion, until creating together the luminous family you are all called to be, the humanizing society you are all called to be and the peaceful humanity you are all called to be… until becoming together a whole new fraternal world, changed forever by God´s Love”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s