Family Blessings Journal: Viernes, 11 de Junio de 2021 (Solemnidad del Sagrado Corazón)

Hoy es día del Sagrado Corazón de Jesús, ese Amantísimo Corazón que no deja de acompañarnos más y más a lo largo de este caminar compartido…

¿Por qué bendiciones damos gracias hoy en Su día?

En la primera lectura de hoy nos dice Oseas:

“Cuando Israel era niño, yo lo amé,
y de Egipto llamé a mi hijo, dice el Señor.
Yo fui quien enseñó a andar a Efraín;
yo, quien lo llevaba en brazos;
pero no comprendieron que yo cuidaba de ellos.
Yo los atraía hacia mí con los lazos del cariño,
con las cadenas del amor.
Yo fui para ellos como un padre
que estrecha a su creatura
y se inclina hacia ella para darle de comer.

Mi corazón se conmueve dentro de mí
y se inflama toda mi compasión.
No cederé al ardor de mi cólera,
no volveré a destruir a Efraín,
pues yo soy Dios y no hombre,
santo en medio de ti
y no enemigo a la puerta”.

Sin duda alguna jamás dejaré de dar gracias por la bendición de haber contemplado cómo ver la vida como un constante caminar como Él camina, más y más colmada de Su luz, más y más colmada de Su ternura entrañable que me enseñó a caminar paso a paso y me sigue enseñando a caminar paso a paso más y más conforme a la voluntad de Dios Amor, más y más unidos de corazón a Corazón, más y más sumidos en Su misericordia y en Su compasión, más y más abrazados con un abrazo que es más fuerte que todo pecado… sencillamente más y más agradecidos, humildemente asombrados y agradecidos, por cada abrazo de corazón a Corazón que nos ha enseñado a ser más y más un solo palpitar de manera inseparable, más y más colmados de Tu Amor entrañable, de Tu misericordia entrañable, de Tu gracia entrañable que no deja de enviarnos más y más duc in altum a hacer más y más vida la vocación sacramental a la que nos llamas: hacer más y más familia sacramentalmente, dejarnos convertir más y más en morada de la Trinidad, santificar al hermano como Tú nos santificas, consagrar al hermano como Tú nos consagras, hacer más y más vida la entrega de Tu cuerpo y de Tu sangre hasta encender al mundo entero en el fuego de Tu Amor, saciando más y más la sed de Tu Corazón de comunión, de conversión, de correspondencia incondicional a la gracia, aprendiendo a caminar más y más como Tú caminas, aprendiendo a irradiar luz como Tú la irradias, más y más humildemente agradecidos por todas las bendiciones que nos concedes para hacerte más y más visible como Jesús Caridad que hace nuevas todas las cosas, todos los corazones y toda la historia…

Tal cual nos dice Sue Detweiler en 9 Traits of a Life-Giving Mom: Replacing My Worst with God’s Best: “As you walk with Jesus, resting your head on His heart, you will learn to know His Word, His will, and His ways. You will want to obey Him, not out of forced compliance, but out of heartfelt connection. Your joy will abound as you remain in His love.”

En la medida en que profundizo más y más en el caminar como Él camina, en la medida en que descanso más y más en Su Corazón al danzar más y más esta danza de luz, no dejo de aprender a corresponder más y más a la gracia como correspondencia gratuita al Amor irresistible de ese Corazón más y más abierto de par en par, hasta que llega el momento en que sencillamente no puedo vivir de otra forma que no sea en creciente unidad a Su Corazón, que lo colma todo de luz y de sentido nuevo, de una obediencia creativa que sustituye aquella obediencia rígida a normas, obediencia rígida que no deja actuar al Espíritu Santo en la vida, con obediencia filial, como la Tuya, a la voluntad del Padre: fiat mihi secundum verbum tuum, hágase en nosotros según Tu Caridad, hágase en nosotros según Tu Palabra, hágase en nosotros según Tu llamada a la comunión abierta a la vida y a la gracia, hágase en nosotros según Tu alianza, hágase en nosotros según Tu consagración, hágase en nosotros según esta llamada que no deja de sorprendernos y de sumirnos en profunda humildad ante como has sido Tú mismo Quien haces posible que caminemos como estamos caminando para Tu gloria, ante como has sido Tú mismo Quien haces posible que nos ofrendemos como nos estamos ofrendando en más y más unidad a Tu Corazón, caminando más y más como Tú caminas, viviendo más y más como Tú vives, amando más y más como Tú amas, sirviendo más y más como Tú sirves… siendo más y más plenamente felices y santos en Ti, por Ti, Contigo…

En la segunda lectura de hoy nos dice San Pablo:

Hermanos: A mí, el más insignificante de todos los fieles, se me ha dado la gracia de anunciar a los paganos la incalculable riqueza que hay en Cristo, y dar a conocer a todos cómo va cumpliéndose este designio de salvación, oculto desde el principio de los siglos en Dios, creador de todo.

Él lo dispuso así, para que la multiforme sabiduría de Dios, sea dada a conocer ahora, por medio de la Iglesia, a los espíritus celestiales, según el designio eterno realizado en Cristo Jesús, nuestro Señor, por quien podemos acercarnos libre y confiadamente a Dios, por medio de la fe en Cristo.

Me arrodillo ante el Padre, de quien procede toda paternidad en el cielo y en la tierra, para que, conforme a los tesoros de su bondad, les conceda que su Espíritu los fortalezca interiormente y que Cristo habite por la fe en sus corazones. Así, arraigados y cimentados en el amor, podrán comprender con todo el pueblo de Dios, la anchura y la longitud, la altura y la profundidad del amor de Cristo, y experimentar ese amor que sobrepasa todo conocimiento humano, para que así queden ustedes colmados con la plenitud misma de Dios.”

De esta lectura podemos dar gracias por la bendición de contemplar con tanta cercanía de corazón a Corazón el misterio de Su comunión: el cómo hacemos más y más vida día a día este orden de la caridad, este orden social, este orden doméstico, este orden sacramental, este orden eclesial que es también orden del corazón que da más y más testimonio del Amor de Dios que ha visto vivo y encarnado, que le ha enseñado a ordenarlo absolutamente todo a vivir la caridad en más y más correspondencia al Cielo, en más y más correspondencia a Su Corazón, haciendo más y más vida la sabiduría del Espíritu, haciendo más y más vida la unidad del Espíritu, haciendo más y más vida la creatividad sacramental, la entrega sacramental y la fecundidad sacramental del Espíritu… conociéndote día a día un poco más personalmente, conociéndote más y más como Amor vivo y encarnado en el hermano al que nos llamas a ayudar a ser, a ayudar a hacer, a ayudar a crecer y ayudar a irradiar resplandeciendo juntos en más y más comunión, a imagen y semejanza de la Trinidad, como ipse Christus que te dan el culto vivo y nuevo que Tú nos llamas a dar, desprendiéndonos de todo lo que no corresponda a Tu Amor, a Tu llamada a hacer más y más visible Tu Amor como los pastores domésticos que nos llamas a ser para hacer vida Tu fraternidad sacramental doméstica creando más y más hogar, Iglesia y humanidad que crean más y más comunión, que crean más y más Eucaristía, que crean más y más don, que crean más y más fe, que crean más y más esperanza, que crean más y más caridad, que crean más y más misericordia, que crean más y más nueva vida, que crean más y más paz, que crean más y más santidad, que crean más y más plenitud, que crean más y más alegría… no cesando jamás de conocerte más y más con más profundidad, con más y más gracia, con más y más humildad… no dejando de dar gracias por la bendición de conocerte día a día un poco más como Tú nos llamas a conocerte, como Tú nos llamas a hacer vida Tu conocer, dejándonos plasmar más y más como el ícono vivo del Amor de Dios que Tú nos llamas a ser para gloria de Dios, adorándote más y más con todo el crecimiento sacramental… Conocer la grandeza del amor de Dios puede tocar el corazón y transformar toda la vida para siempre. Como nos dice Juan Rojas-Hernández: “El verdadero amor ––el que nos enseña Dios Amor–– se entrega totalmente. Es un amor como el que Cristo tuvo por su iglesia y lo llevó a entregarse a sí mismo por ella en la cruz… perdonando sin medida… dándose sin reserva… sin pensar en sí mismo… sin usar a la otra persona. El verdadero amor en el lenguaje cristiano dice: «te ofrezco mi vida»”. Verdaderamente, conocerel Amor de Dios te cambia la vida para siempre, convirtiendo absolutamente toda la vida, todo el palpitar, todo cuanto somos, hacemos, crecemos e irradiamos… en ofrenda viva y agradable al Padre, en ofrenda que se da al hermano como Jesús Amor nos enseña a darnos: como Él se da a la Iglesia. Eso te cambia la mirada para siempre: toda la vida se convierte en entrega, toda la vida se convierte en regalo para profundizar más y más el conocimiento del Amor de Dios, conociéndote como Tú nos llamas a conocerte: en el hermano, en la familia a la que nos llamas a santificar y a ayudar a crecer en más y más comunión incondicional. ¡Jamás dejaré de dar gracias por ese cambio de visión que hace más y más vida Tu mirada!

En el Evangelio de hoy nos dice la Palabra:

“Como era el día de la preparación de la Pascua, para que los cuerpos de los ajusticiados no se quedaran en la cruz el sábado, porque aquel sábado era un día muy solemne, los judíos pidieron a Pilato que les quebraran las piernas y los quitaran de la cruz.

Fueron los soldados, le quebraron las piernas a uno y luego al otro de los que habían sido crucificados con Jesús. Pero al llegar a él, viendo que ya había muerto, no le quebraron las piernas, sino que uno de los soldados le traspasó el costado con una lanza e inmediatamente salió sangre y agua.

El que vio da testimonio de esto y su testimonio es verdadero y él sabe que dice la verdad, para que también ustedes crean. Esto sucedió para que se cumpliera lo que dice la Escritura: No le quebrarán ningún hueso; y en otro lugar la Escritura dice: Mirarán al que traspasaron.

El Evangelio de hoy nos enseña a dar gracias con profundísima humildad por el testimonio que se nos concede dar de Su Amor, por cómo se nos concede vivir, compartir e irradiar para hacerte más y más visible como Jesús Caridad vivo y resucitado que hace posible que resplandezcamos como la luz que somos llamados a ser, como la familia del Amor que somos llamados a ser, como los hermanos que somos llamados a ser… más y más “sellados” y “marcados” para siempre por el estigma de Su Corazón: el estigma de palpitar como un solo Corazón traspasado, constantemente sediento de dar a conocer el Amor de Dios vivo y encarnado, constantemente deseoso de hacer posible que el hermano te conozca como Dios Amor vivo y encarnado, constantemente entregándose por hacer posible que todos crezcan en más y más comunión… es un estigma que te marca en el sentido de que no puedes evitar desear que el hermano sea verdaderamente lo más feliz que pueda ser al ser conocido como Dios Amor le conoce, al ser amado como Dios Amor le ama, al ser irradiado como Dios Amor le irradia… hasta encender a la humanidad entera en el fuego de Tu Amor, haciendo posible que más y más almas se salven… Esta “sed” de Su estigma de Su Corazón es de por vida, no se detendrá hasta llegar al Cielo, cuando Su comunión trinitaria eterna la sacie completamente… mientras tanto, aquí en la tierra, todo el camino será un constante deseo de hacer visible el Amor de Dios vivo y encarnado como Jesús Caridad nos lo ha dado a conocer al concedernos este estigma de corazón, irradiando más y más su salvación, dándole a conocer más y más al hermano, a cada hermano, hasta que todos le conozcan con la misma cercanía y ternura entrañablísima con la que nosotros le hemos conocido… así es que “marca” el conocer del Amor de Dios, no puedes evitar tener “sed” de compartirlo, de hacerle más y más visible, de plasmarle con más y más claridad, hasta hacer más y más vida Su obra viva de Amor, Su plan, Su proyecto, Su revolución… encarnada en el lienzo de la formación personal, encarnando más y más esta alianza de la caridad que es signo visible de ese estigma del corazón con que nos haces resplandecer más y más mientras danzamos más y más Tu danza sacramental, mientas somos más y más irradiados por Tu nuevo albor sacramental al descansar literalmente sobre Tu pecho con cercanía entrañablísima… este estigma del corazón es para siempre. De la misma forma que Tú te dejas atravesar el corazón para transparentar el Amor de Dios, nuestros corazones también son traspasados en unidad para hacer más y más visible el Amor de Dios vivo y encarnado al hermano al que nos llamas a irradiar la luz de Tu Corazón, la luz de Tu Rostro, la luz de Tu bendición, la luz de Tu paz sublime…

Ese estigma del corazón es el testimonio vivo de lo que hemos visto y contemplado: eres Dios Amor vivo y encarnado, eres Jesús Caridad vivo y resucitado, eres Dios Trinidad-con-nosotros… y eso jamás cambiará. Absolutamente nunca. Incluso cuando dejemos de encontrarnos en sueños. El corazón seguirá marcado por ese estigma que es fruto de la cercanía que hemos compartido y que seguiremos compartiendo de corazón a Corazón por toda la vida.

Realmente no hay forma de conocer el Amor de Dios y no darlo a conocer al hermano. No hay forma de contemplarte como Jesús Caridad y de no contemplarte también en el hermano. Sencillamente no la hay. El mor de Dios se desborda de tal forma en el corazón que es imposible no derramarlo en el hermano tal cual lo hemos acogido. Tu Corazón se abre de tal forma que es imposible no abrir el corazón de la misma forma al hermano al que nos llamas a irradiar Tu luz dándote a conocer como Dios Amor vivo y encarnado, dejándonos convertir en el ícono vivo de Tu Corazón que nos llamas a ser con ayuda de la gracia del Espíritu que nos enciende en más y más unidad y comunión de corazón a Corazón ––con el Corazón de Dios–– y de corazón a corazón ––con el corazón del hermano––, abrasando al hermano de la misma forma que Tú nos abrazas más y más, hoy a hoy y para siempre. Eres así, Jesús Caridad, y no hay forma de que seas de otra manera. Así se encarna Tu deseo: mandatum novum do vobis, ut diligatis invicem sicut dilexi vos.

Creo que debo aclarar expresamente: este estigma del corazón al que se refiere Jesús Caridad ––lo hizo resplandecer con ternura entrañable en el sueño de anoche–– no es un estigma físico. Es, si quiere llamarse de ese modo, un estigma sacramental: tras conocer el Amor de Dios con tanta cercanía no puedes dejar de tener sed y de sentir deseo de darle a conocer con esa misma cercanía al hermano, es una marca en el alma de la unidad con el estigma de Su Corazón… haciendo así más y más vida Su Eucaristía, Su sacramento del Amor… de ahí que Jesús Caridad lo denominara “estigma sacramental”, aunque no es fácil explicarlo de ese modo, pero puede llamarse de ese modo, sin duda alguna. Ya he hablado antes del estigma del corazón, sencillamente anoche lo profundicé mucho más… fue el regalo que Jesús Caridad ha querido darme para darle más y más a conocer como Dios Amor vivo y encarnado en el hermano…

Yo sé que ha habido muchísimos místicos que ha recibido el don de los estigmas físicos, muchísimas mujeres santas a las que yo no les llego a las plantas de los pies que han recibido el don de la unión esponsal con Jesús como parte de su vocación religiosa… pero este don del estigma del corazón del que yo hablo es correspondencia a Su don esponsal recibido como laica: también es don esponsal con Jesús Caridad el dar a conocer Su Amor como laica, haciendo vida la vocación matrimonial y haciendo familia según Su plan… Esto que voy a decir puede escandalizar a unos cuantos pero es profundamente verdadero: al entregarme a un esposo terrenal, sea cuando sea que llegue el momento, también me estaré entregando a Jesús Caridad esponsalmente, porque esa es Su voluntad, así desea ser correspondido, a través de la entrega a un hermano, entrega que hace vida sacramentalmente Su entrega a la Iglesia. Créanme, no me gusta escandalizar a nadie, pero Jesús Caridad me ha dado a contemplar esto clarísimo. De la misma forma que hay religiosas que están llamadas a consumar la unidad esponsal con Jesús Caridad por medio de la virginidad consagrada, yo estoy a consumarla por medio de la castidad consagrada matrimonialmente.

Créanme, no hay forma de conocer el Amor de Dios vivo y encarnado y no darlo a conocer al hermano de la misma forma, vivo y encarnado. No hay forma de palpitar como un solo Corazón con el Amado y no acoger Su estigma del Corazón, hasta hacer posible que toda la humanidad le conozca como Jesús Caridad vivo y resucitado que hace nuevas todas las cosas, todos los corazones, toda la historia… dilantando más y más el corazón para acoger todas las necesidades de la Iglesia y de la familia humana, eclesial y civil (me acabo de inspirar en una frase de santa Verónica Giuliani), siguiendo también el ejemplo del corazón abierto de nuestra Madre del Cielo, Nuestra Señora del Nuevo Albor, que no dejará de acercanos más y más a Su Hijo en la medida en que hacemos más y más vida ese estigma del corazón dando a conocer más y más el Amor de Dios como somos llamados a hacerlo, consumando la unión esponsal con el Espíritu de la forma en que somos llamados a hacerlo… En palabras de santa Verónica Giuliani: “I have found Love, Love has let himself be seen!”

Esa es la pasión sacramental que nos llama a vivir Jesús Caridad: la pasión de hacer más y más visible Su Amor de la misma forma que Él se hace visible como Jesús Caridad vivo y resucitado, como Dios Amor vivo y encarnado, como Dios Trinidad-con-nosotros…

Muchos santos y personas de luz han hablado de dar a conocer el Amor de Dios y de como el Amor de Dios vivo y encarnado cambia la vida. Leamos algunas de sus citas inspiradoras:

«Cuando la Biblia habla del amor de Dios por nosotros y el tipo de amor que debemos tener por él y por otras personas, la palabra siempre es agápe, lo que significa un compromiso para actuar». Rick Warren.

«No hay un lugar demasiado oscuro para que penetre la luz de Dios y ningún corazón es demasiado difícil para ser incendiado por su amor». Sammy Tippit.

«Como un pastor dijo una vez, debemos amar al pecador pero no aceptar el pecado. Tenemos que aceptar a la persona y amarla, después de todo lo que Dios hace». Jason Ponzio.

«Es fácil dar nuestro amor a otras cosas y personas cuando no entendemos cuán profundamente Dios nos ama y nos quiere como suyos». Lilliet Garrison

«Aunque podemos sentirnos perdidos y sin brújula, el amor de Dios nos abarca por completo. … Él nos ama a todos, incluso a los que tienen defectos, rechazos, tristes o quebrantados». Dieter F. Uchtdorf

«Comprender el amor de Dios es reflejarlo en medio de un mundo lleno de odio». Domingo Adelaja

«Prometamos convertir nuestra comunidad en un nuevo Belén, en otro Nazaret. Amémonos mutuamente como amamos a Jesús. En el hogar de Nazaret se respiraba amor, unidad, oración, sacrificio y trabajo infatigable; pero, sobre todo, una profunda comprensión, mutua estima y permanente solicitud de todos por todos». Madre Teresa de Calcuta

«Cree en el amor y el poder de Dios más de lo que crees en tus propios sentimientos y experiencias. Tu roca es Cristo, y no es la roca que fluye y baja, sino el mar». Samuel Rutherford

«Nada puede separarte del amor de Dios absolutamente nada. Dios es suficiente para el tiempo, Dios es suficiente para la eternidad. ¡Dios es suficiente!». Hannah Whitall Smith

«Salvarnos es la mayor y más concreta demostración del amor de Dios, la demostración definitiva de Su gracia a lo largo del tiempo y la eternidad». David Jeremiah

«El legalismo dice que Dios nos amará si cambiamos. El evangelio dice que Dios nos cambiará porque nos ama». Tullian Tchividjian

«El mayor honor que podemos darle al Dios Todopoderoso es vivir alegremente por el conocimiento de su amor». Julián de Norwich

«Jesús amaba a las personas que otros rechazaban, incluso a las personas que lo rechazaban. Así es como Dios ama». Gregory A. Boyd

«Aunque estamos incompletos, Dios nos ama por completo. Aunque somos imperfectos, Él nos ama perfectamente». Dieter F. Uchtdorf

«No eres lo que otros piensan que eres. Eres lo que Dios sabe que eres». Shannon Alder

«Pero el hombre que no tiene miedo de admitir todo lo que ve que está mal consigo mismo, y aun así reconoce que puede ser el objeto del amor de Dios precisamente por sus defectos, puede comenzar a ser sincero». Thomas Merton

«Aquí está la paradoja. Podemos abrazar completamente el amor de Dios solo cuando reconocemos lo completamente indignos que somos». Ann Tatlock

«No hay un lugar demasiado oscuro para que penetre la luz de Dios y ningún corazón es demasiado difícil para ser incendiado por su amor». Sammy Tippit

«Incluso los reyes y emperadores con un montón de riqueza y vasto dominio no pueden compararse con una hormiga llena del amor de Dios». Guru Nanak

No dejemos de hacer más y más vida el deseo del Corazón de Jesús Caridad: Princesa del Cielo, Iglesia Viva, Estrella del Cielo… da a conocer Mi Amor vivo y encarnado al hermano, hasta encender al mundo entero en el fuego de Mi Amor, hasta dar a conocer a toda la humanidad que Soy Dios Amor vivo y encarando, que Soy Jesús Caridad que hace nuevas todas las cosas, todos los corazones, toda la historia, que Soy Jesús Caridad que hace posible que todos resplandezcan como la luz que son llamados a ser, como los hermanos que son llamados a ser, como la familia del Amor que son llamados a ser… da testimonio vivo de como me has contemplado: como Jesús Caridad vivo y resucitado que desea ser adorado con todo el crecimiento, ayudando a crecer a todos incondicionalmente en más y en más comunión, plasmando más y más iglesia doméstica y patria doméstica conforme a Mi Corazón…”

¡No dejemos de dar gracias por la bendición de hacer más y más visible la ternura entrañable de Jesús Caridad tal cual Él nos llama a hacerlo, haciendo más y más vida Su unidad esponsal a Su Iglesia, viviendo en más y más unidad de corazón a Corazón al hacer familia humana, eclesial y civil según Su plan, haciendo más y más familia que es morada de la Trinidad, haciendo más y más familia sacramentalmente, emprendiendo más y más Su proyecto de evangelización familiar!

¿Por qué bendiciones cotidianas domésticas doy gracias hoy? Hoy nació un nuevo girasolcito, el segundo, en el tiesto del nuevo albor. Hoy también los peludos comieron muy bien. Ahora mismo están todos durmiendo mientras yo veo Cinderella (la película live action de Disney). Hace tiempo que no veo una película, estoy viendo una hoy para celebrar el día del Sagrado Corazón. La película tiene una invaluable lección: tener el coraje de dejarnos ver como realmente somos y que hemos de perdonar y seguir adelante con valor y amabilidad.

Por supuesto, también doy gracias por la bendición de cada sueño con Jesús Caridad, que no deja de irradiarme más y más con Su nuevo albor sacramental, con Su mirada colmada de luz sacramental y de comunión viva que hace resplandecer un nuevo horizonte de bendición, de paz, de alegría, de gracia, de comunión, de prosperidad… enviándonos más y más Su Espíritu que nos acompañará hasta el Cielo cuando Él se vaya, haciendo posible que vivamos más y más unidos de corazón a Corazón, contemplándole en los sacramentos, en la Palabra, en la oración, en el hermano… dando más y más acción de gracias viva por esta unidad tan entrañable e inseparable de corazón a Corazón, por este carisma del corazón que hace más y más vida Su orden del corazón, Su orden de la caridad que también es orden doméstico, orden eclesial y orden social que plasma más y más civilización de Amor que resplandece en más y en más comunión, irradiando más y más Su luz como las estrellas del Cielo que somos llamados a ser, como los faros vivos de conversión que somos llamados a ser, como los faros vivos de comunión que somos llamados a ser, como los unity sparklers, los communion sparklers y los fraternal sparklers que somos llamados a ser, danzando más y más esta danza de luz, esta danza sacramental entrañablísima, apoyada de Su pecho, con toda la confianza en que Él es Dios Amor que hace nuevas todas las cosas, todos los corazones, toda la historia… toda mi vida, transformándome en el sacramento vivo del Amor de Dios que soy llamada a ser, en el ícono vivo del Amor de Dios que soy llamada a ser, en el testimonio vivo del Amor de Dios que soy llamada a ser para hacerle más y más visible, con más y más pasión sacramental, como Jesús Caridad que sigue acompañando a Su Iglesia viva hoy a hoy y para siempre, haciendo posible que hagamos más y más familia según Su plan en la medida en que le adoramos más y más con todo el crecimiento, haciendo más y más vida Su carisma sacramental, haciendo posible que el hermano y Su pueblo-familia del nuevo albor resplandezcan como el sacramento vivo de la Trinidad-con-nosotros que somos llamados a ser…

Sigamos dando más y más gracias por la bendición de prepararnos para hacer vida Su vocación esponsal como vocación matrimonial tal cual el Evangelio nos enseña a hacerlo… Sigamos dando más y más gracias por la gracia de compartir Su Corazón tal cual somos llamados a hacerlo… Sigamos dando más y más gracias por la bendición de darle el culto vivo y nuevo de comunión que nos llama a dar como culto sacramental, como ofrenda viva, sacramental, familiar y agradable a Tus ojos, dejándonos convertir más y más en los ipse Christus que somos llamados a ser para ayudar a ser, para ayudar a hacer, para ayudar a crecer y para ayudar a irradiar resplandeciendo en más y en más comunión, resplandeciendo más y más sacramentalmente, a imagen y semejanza de la Trinidad… pues nada, absolutamente nada es imposible para Dios Amor y es Él Quien nos concede darle gloria de este modo, plasmando más y más Iglesia comunión y Patria comunión, plasmando más y más Iglesia paz y Patria paz, plasmando más y más Iglesia Luz y Patria Luz, plasmando más y más persona luz, familia luz, cultura luz, estado luz, nación luz, humanidad luz, sociedad luz donde todos resplandecemos como la luz que somos llamados a ser, como los hermanos que somos llamados a ser, como la familia del Amor que somos llamados a ser..

¡Sigamos dando gracias por cómo se nos concede seguir creciendo más y más en el Amor, caminando más y más como Él camina, abriendo más y más el corazón a la acción del Espíritu Santo como nos enseña a hacerlo nuestra Señora del Nuevo Albor al abrirnos más y más su corazón para acercarnos más y más a Su Hijo, enseñándonos a hacer vida la entrega que somos llamados a hacer vida irradiando más y más la luz de Su Corazón al que estamos inseparablemente unidos, pase lo que pase!

 

Pos Data: Pueden leer las citas de santa Verónica Giuliani aquí: https://www.ewtn.com/catholicism/library/st-veronica-giuliani-6289

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s