Oración Contemplativa: Sábado, 22 de Agosto de 2020

Amado Jesús Caridad, ¡buenos días y feliz día! Gracias por enseñarnos y ayudarnos a aprender de Ti, Maestro del corazón, a ser más y más humildes mientras seguimos navegando este camino del mar con más y más humildad, siguiendo el nuevo camino que nos abres para adorarte más y más con todo el crecimiento, para adorarte más y más como deseas ser adorado, pasa adorarte dejándonos mover más y más por el Espíritu aprendiendo de Ti, maestro manso y humilde de Corazón, a vivir las obras de misericordia, a irradiar Tu gracia y Tu misericordia amando como Tú amas, sirviendo como Tú sirves, caminando como Tú caminas, viviendo como Tú vives, profetizando como Tú profetizas, enseñando como Tú enseñas, ofrendándonos como Tú te ofrendas, iluminando como Tú iluminas, ayudando a resplandecer como Tú ayudas a resplandecer, siendo más y más humildes servidores como Tú nos enseñas a hacerlo, abajándonos más y más mientras acogemos Tu llamada a crear hogar, Iglesia y humanidad que crean Cielo, que crean comunión, que crean Eucaristía, que crean alegría, que crean gracia, que crean unidad, que crean estupor, que crean sorpresa, que crean belleza, que crean fe, que crean esperanza, que crean caridad, que crean bendición, que crean santidad, que crean nueva fraternidad… siendo más y más humildes de corazón, plasmando con más y más humildad Tu obra viva de Amor, Tu plan, Tu proyecto, Tu revolución, dando honor a Quien honor merece, llamando Padre a Quien es Padre, llamando Maestro a Quien es maestro, emprendiendo Tu envío, Tu misión, Tu ministerio de crecimiento en comunión iluminando a toda la tierra con la luz de Tu gloria… siendo Iglesia viva, siendo Iglesia fiel al Esposo, siendo Iglesia una con el Esposo que hace vida el misterio de la comunión como cirio pascual doméstico que resplandece haciendo visible la luz de Tu comunión, siendo faro vivo que resplandece haciendo visible la luz de Tu comunión: somos familia, somos Iglesia, somos misión, somos Eucaristía, somos santos, somos las estrellas del Cielo que Tú nos llamas a ser, somos mártires de la caridad que lo entregan todo por plasmar iglesia doméstica que ayude a ser, a hacer, a crecer y a irradiar a todos resplandeciendo en comunión, sirviendo a Dios, a la familia, a la Iglesia y a la nación con heroicidad, ofrendando nuestros cuerpos y a nosotros mismos como ofrenda agradable al plasmar faro vivo tal cual nos corresponde plasmarlo, al plasmar iglesia doméstica como nos corresponde plasmarla… revistiéndonos de caridad viva, soñando como Tú sueñas para Tu Iglesia viva, pada Tu humanidad viva, para Tu Patria viva… elevando más y más Tu Amor como ciudadanos luz y evangelizadores que son testigos de la luz que cantan Tu cántico nuevo plasmando Iglesia doméstica como Tú nos enseñas a hacerlo, nos llamas a hacerlo y nos concedes la libertad y el carisma de luz para hacerlo… como llamados a ser servidores de la Palabra, servidores de la luz, servidores de la unidad, servidores del Espíritu, servidores de la verdad que hacen vida la unidad eclesial viviendo en más y más unidad a Tu Corazón, dándote a conocer transparentando más y más Tu esperanza, Tu caridad viva y Tu fe viva haciendo vida Tu Palpitar en nuestro palpitar, haciendo presente Tu historia de la salvación encarnada como historia de Amor que hace vida Tu tiempo del nuevo albor, Tu tiempo de oración en el Espíritu, Tu tiempo de santidad, Tu tiempo del Sí-Dar, Tu tiempo de alianza de la caridad consumada, Tu tiempo de nueva fraternidad consumada, Tu tiempo de consagrar el corazón del hermano a vivir la caridad, Tu tiempo de plasmar iglesia doméstica, consagración familiar que crea hogar, Iglesia y humanidad que crea Cielo, que crea comunión, aue crea Eucaristía, que crea caridad, aue crea nueva fraternidad, que crea estado del nuevo albor, estado de nueva fraternidad, estado de comunión, estado de justicia y de derecho del Cielo… que crea cielos nuevos y tierra nueva en Tu Amor, con más y más obras de paz que hacen vida la paz que viene de Ti, la paz de hacer vida la voluntad de Dios, la paz de ayudar a todos a resplandecer como hermanos, haciendo vida la pasión de Tu corazón con obras de ternura y de pasión aue hacen visible la entrañable ternura y pasión de Tu Corazón, con obras que dan a luz a la la Palabra, con obras de caridad, con obras de unidad que consagran el corazón del hermano a vivir la caridad, a dar a concer el Amor de Dios encarnado como Tú das a conocer el Amor del Padre, siendo comunión, haciendo unidad con vínculo de luz, con fraternidad sacramental hace vida el orden de la caridad plasmando iglesia doméstica con carisma sacramental, con carisma de luz que plasma ícono vivo de la Eucaristía ensanchando la barca de la misma forma que se dilata el corazón para ayudar a crecer a todos como hermanos, acogiendo la vida y la gracia incondicionalmente haciedo vida Tu alianza de la caridad, compartiendo la alianza de la caridad como correspode ser compartida, haciendo vida el orden de la caridad en el sentido humano (nueva familiarización, dejarnos edificar como nueva familia del Amor-con-nosotros), eclesial (nuevo pentecostés, dejarnos encender por el fuego del Amor de Dios) y civil (nueva fraternidad, dejarnos fraternizar como nueva civilización del Amor que crece en comunión), emprendiendo Tu plan, Tu proyecto, Tu revolución… adorándote con nueva adoración, nueva fraternidad, nueva historia, nueva visión, nuevo caminar, nuevo palpitar… nuevo corazón transconsagrado en faro vivo que irradia Tu Eucaristía viva como haz, del que mana más y más comunión viva, más y más nueva fraternidad… tranconsagrado en faro vivo que es Iglesia viva unida al Esposo, unidad cuyo misterio solo puede pronunciarse viviéndola, siendo comunión, siendo Eucaristía viva irradiada como haz, siendo Tu custodia viva, irradiando más y más Tu luz como el faro vivo que nos llamas a ser, ofrendando cuanto nos corresponde ofrendar a la Trinidad plasmando nueva fraternidad, ofrendándonos a la usanza del fiat de nuestra Madre del Cielo: fiat lux, fiat Amor, fiat pax, fiat unitas, fiat fraternitas, fiat caritas, plasmando familia viva, Patria viva, humanidad viva e Iglesia viva con fraternidad sacramental, sirviendo con orgullo fraterno que plasma faro vivo, familia luz, Iglesia Luz, Patria luz… sirviendo con orgullo fraterno que plasma goeiz, espíritu vivo en Espíritu que nos mueve a crear hogar, a plasmar iglesia más y más doméstica y Patria más y más doméstica, en la que todos resplandecen como hermanos, como familia humana, como familia del Amor, como familia de Dios que hace vida la Eucaristía haciendo vida Tu consagración a vivir la caridad con ofrenda viva dada con más y más orgullo fraterno, sirviendo a la humanidad con Fiat Unitas, ayudándo a todos a verse como hermanos al plasmar familia a imagen y semejanza de la Trinidad, como ícono vivo de la Trinidad, plasmado con más y más aventura de luz que contempla en cada ocasión oportunidades para adorarte con todo el crecimiento, oportunidades para hacer resplandecer más y más la luz de Tu comunión plasmando toda la formación personal a imagen y semejanza de Tu caridad, haciendo más y más vida Tu sueño y ayudando a soñar como Tu sueñas con más y más fe, esperanza, caridad, paz, nueva fraternidad… haciendo vida Tu sentir y Tu pensar, Tu ofrendar y Tu consagrar, Tu ágape de luz, Tu largo y entrañable abrazo de luz uniendo nuestras manos sobre Tu Corazón, besando nuestra alianza, haciendo vida nuestra historia de Dios Amor-con-nosotros al dejarnos convertir en el faro vivo —familia luz, Iglesia Luz, Patria Luz— que somos llamados a ser creando hogar más eterno aquí en la tierra, haciendo vida Tu alianza y Tu consagración, dándote acción de gracias más y más viva, dándote ofrenda más y más viva haciendo más y más vida la paz de descansar en Tu abrazo de luz, haciendo más y más vida la paz de palpitar como un solo Corazón y una sola alma… creciendo más y más en Tu amistad, Maestro del corazón, mejor amigo del corazón abierto a Tu gracia incondicional, dejándonos urgir más y más por Tu Amor a salvar, iluminar, renovar, amar y liberar a todos… haciendo más y más vida la victoria de Tu corazón, con más y más carisma de luz, con más y más santidad doméstica, siguiendo más y más el ejemplo de nuestra Madre del Cielo pronunciando “Fiat Amor” emprendiendo juntos sin miedos todos los cambios necesarios para convertirnos en quienes Tú nos llamas a ser en Ti, por Ti, Contigo, para Ti, predicando con predicación de luz que afirma la dignidad de todos eligiendo una y otra vez vivir el Amor, la fe, la esperanza haciendo más y más visible el Amor como profetas de la luz que plasman teofanía de la luz más y más y más edificados en el Amor, plasmando más y más carisma sacramental al trabajar más y más por la salvación de todos como pueblo… testimoniando heróicamente y públicamente la fe transformando todo en irradiación de luz, viviendo más en Ti, por Ti, Contigo, viviendo más y más para tomar la cruz y seguirte, para edificar más y más Iglesia que combate el buen combate de la fe navegando como Tú navegas, asumiendo la nueva identidad que nos das como profetas del Amor de Dios, dándote el culto vivo y nuevo que deseas, haciendo el bien como nos llamas a hacerlo, caminando como Tú caminas, dejándonos convertir en acción de gracias viva creyendo más y más en Dios Amor-con-nosotros haciendo familia según Su designio, haciendo vida Tu compromiso de Luz haciendo nuevas todas las cosas como Tú lo haces, aprendiéndolo todo de Ti, viviendo más y más en el Espíritu, dejándonos desposar por el Esposo eterno como Tú deseas desposarnos, dejándonos cubrir mutuamente por Tu manto, dejándonos hablar al corazón como Tú nos hablas al corazón… cantando juntos Tu cántico nuevo, Tu cántico de nueva fraternidad, trabajando juntos por el Amor, sembrando más y más Tu justicia profetizando a un Dios Amor cercano, siendo fuentes de comunión que dan gratuitamente lo que gratis han recibido, dejando hablar al Espíritu con más y más resiliencia de luz, siguiéndote más y más en lo cotidiano haciendo más y más vida Tu memorial… sembrando más y más la buena semilla siendo buena semilla, haciendo vida Tu bienaventuranza… dejándonos sorprender más y más por Ti, buscando hacer vida la justicia de Dios, la justicia del Cielo, buscando acoger e irradiar más y más Tu llamada a la conversión, para gloria de Dios Amor, amando con sencillo corazón que hace más y más vida Tu revelación descansando más y más en Tu Corazón, palpitando más y más como Tu Corazón manso y humilde, dándote el culto vivo de misericordia que deseas recibir, acogiendo juntos la nueva vida que nos das para vivir Tu misericordia… dejándonos elegir por el Espíritu que nos convierte en buena semilla de comunión… sembrando más y más buena semilla de caridad descansando en el Espíritu… haciendo vida el milagro de nuestra conversión caminando con más y más humildad hacia Ti, haciendo más y más familia según Tu plan, dejándonos convertir en más y más nueva creación, dejándonos convertir en modelos de fe que emprenden Tu misión de luz… aprendiendo a reconocer que sin Ti nada podemos, aprendiendo a que seas Tú Quien viva en nosotros… dejándonos convertir en tierra más y más fértil al dejarnos convertir en pastores conforme a Tu Corazón… sirviendo con corazones más y más humildes y servidores que atesoran Tu gracia como en vasijas de barro… plasmando reino de Dios como corresponde, con la certeza de que todo obra para el bien de quienes te aman… ayudando a crecer al reino de Dios uniendo las manos para ayudar a crecer al árbol de la esperanza y colocarlo en su tiesto en forma de corazón, adorándote con todo el corazón, con nuevo corazón… con corazón fecundo, centrado humacéntricamente, Cristocéntricamente, amorcéntricamente, persocéntricamente… con corazón que cree que eres Dios Amor vivo que hace nuevas todas las cosas, con corazón que vive devorando Tu Palabra, abrazado a Tu Palabra…dejándonos modelar el corazón por Ti, Divino Alfarero, dejándonos convertir en el velero vivo de pesca que Tú nos llamas a ser… siendo profetas de la conversión que emprenden Tu apostolado de luz… dejándonos saciar de Tu Amor para así hacer vida la unidad de Tu amor caminando juntos más y más duc in altum, caminando sin temor ni miedo alguno… dejándonos conducir por Tu visión abajándote como Tú te abajas, dejándonos amar por Tu Amor eterno pidiendo con más y más fe, dejándonos transfigurar por Tu Amor, brillando como lámparas encendidas en medio de la oscuridad, negándonos a nosotros mismos, tomando la cruz y siguiéndote, dejándonos convertir en los mensajeros de la paz que Tú nos llamas a ser siendo sal y luz del mundo, proclamando el Amor de Dios a tiempo y a destiempo, caminando más y más en la fe, dejándonos convertir en el velero vivo que nos llamas a ser, siendo corazones que dan fruto abundante sembrando con alegría… haciéndonos pequeños por el Reino de los Cielos haciendo vida Tu promesa desde lo pequeño, pidiéndote juntos con la seguridad de que nos concedes lo que te pedimos, acogiendo juntos Tu vocación… agradeciendo el regalo de perdonar como Tú perdonas, de dejarnos convertir en signos vivos de Tu Amor encarnado… haciendo más vida Tu visión, dejándonos cubrir por Tu manto de ternura y misericordia entrañable… emprendiendo siempre camino hacia adelante, elevando el Amor de Dios como Tú lo elevas… teniendo más y más fe en Dios Amor-con-nosotros, dejándonos convertir en casa viva de oración, haciendo más y más vida Tu perfección afirmados en la piedra angular… compartiendo más y más las riquezas del Cielo como los últimos… creciendo juntos como hijos del Padre bueno, cuidando en primer lugar a los más vulnerables y pobres… dejándonos revestir de Tu vestido de caridad encendida, dejándonos convertir en nuevo corazón… haciendo vida Tu mandatum novum como profetas del Amor de Dios que profetizan Tu renovación aprendiendo de Ti a ser más y más humildes de corazón, a iluminar toda la tierra con la luz de Tu gloria…

Sí, Amado Jesús Caridad, somos llamados a aprender de Ti a ser más y más humildes de corazón, para así iluminar toda la tierra con Tu gloria dejándonos convertir en los signos vivos del Amor de Dios que somos llamados a ser, abajándonos más y más, sirviendo más y más, haciendo más y más visible el Amor del Padre a los hermanos, irradiando Tu gloria siendo grandes con la grandeza del Cielo, pues en el Cielo el más grande es el que más sirve, el que más ama como Tú amas, el que más se ofrenda como Tú te ofrendas, el que más acoge Tu vocación al Amor tal cual nos lo enseña nuestra Madre del Cielo al cubrirnos más y más con su dulce manto mientras navegamos más y más duc in altum, enseñándonos a hacer lo que Tú dices, a dar a luz a la Palabra, a dar a luz a Dios Amor-con-nosotros, a dar a luz a Tu nueva familia del Amor-con-nosotros, a Tu pueblo de nuevo albor, a Tu nueva civilización del Amor que resplandece en comunión… iluminando a toda la tierra con la luz de Tu gloria al dejarnos convertir en las estrellas del Cielo que somos llamados a ser, en los santos que somos llamados a ser, en el pueblo del nuevo albor que somos llamados a ser dejándonos transconsagrar el corazón en faro vivo —familia luz, Iglesia Luz, Patria Luz— y en el velero vivo —altar vivo, altar doméstico, altar de la Patria— que somos llamados a ser para irradiar Tu Eucaristía viva como haz, haciendo brillar más y más nueva fraternidad plasmando a toda la persona y a toda persona a imagen y semejanza de Tu comunión, plasmando familia que ayuda a ser, a hacer, a crecer y a irradiar incondicionalmente en comunión, plasmando cultura de nueva vida, plasmando estado de nueva fraternidad, plasmando nación de Amor que resplandece en comunión, plasmando humanidad unida y fraterna que hace vida Tu voluntad, Tu bondad, Tu paz, Tu designio, que todos resplandezcamos como hermanos, en comunión… ayudándonos a crecer unos a otros, acogiendo todas las gracias que nos das para iluminar a toda la tierra con la luz de Tu gloria, con la luz transparentada de Tu corazón, de Tu cruz que nos irradia más y más, tanto la cruz del faro como la cruz del velero, conduciéndonos más y más duc in altum más y más colmados de Tu ternura entrañablísima, más y más colmados de fe, de esperanza, de caridad que plasma mundo más humano, fraterno y unido para todos, sirviendo a Dios, a la familia, a la Iglesia y a la Patria como corresponde, acogiendo Tu gracia como nos corresponde para servir más y más tal cual somos llamados a servir al Dios Amor que es el mismo hoy, ayer y siempre… recibiendo Tus palabras y Tu gracia con corazones abiertos, sin permitir actitudes farisaicas entre nosotros, permitiéndote realizar Tu designio en nuestras vidas, acogiendo absolutamente todas las gracias, también las que otros no quieren acoger si se nos concede acogerlas, siendo puentes para que todos puedan vivir la fe, no haciendo las cosas para que otros nos vean sino para darte gloria, para darte ofrenda viva y agradable corazones agradecidos por Tu presencia, no viviendo una cultura de la imagen sino una cultura luz, una cultura que transparenta la luz que Tu gracia nos irradia, haciendo las cosas no para que otros nos vean, sino sencillamente transparentando Tu luz con actitud de servicio, con actitud de entrega, con actitud de humildes servidores, viviendo en el servicio a los demás, en la entrega a los demás, en el dar nueva vida a los demás… en el dejar que nuestra Madre del Cielo reine en nuestras vidas con su ejemplo, dejando a un lado toda soberbia, dejando a un lado toda pretensión de ser admirados por todos, toda pretensión de honor, manifestando Tu gracia con humildad, pues el más importante en toda la conversación eres Tú, Quien único merece todo poder, honor y gloria, Quien único nos concede todas las gracias necesarias para abajarnos como Tú te abajas para así elevar el Amor de Dios como Tú lo elevas, iluminando a toda la tierra con la gloria de Tu cruz, iluminando a toda la tierra con la gloria de Tu Corazón, plenificando toda la vida en el servicio, en el servir como Tú sirves, en el vivir para servir como Tú lo enseñas, buscando tomar siempre los últimos lugares, dándote honor en nuestras vidas sirviendo con alegría a los demás… dando gracias por como nos perdonas con Tu Espíritu, dejándonos sentir el fuego de Tu Amor en el corazón… más y más protegidos por la intercesión de nuestra Madre… iluminando con Tu luz toda tierra de tinieblas, haciendo teología de la luz viva, profetizando con profecía de luz viva, bendiciendo el nombre del Señor, Jesús Caridad, ahora y por siempre, abajándonos como Tú te abajas y dejándonos levantar y resplandecer por Ti, creyendo en la Palabra de Dios, imitándote a Ti, Maestro del Corazón, haciéndolo todo por correspoderte con más y más fidelidad y humildad, siguiéndote a Ti, Mesías nuestro, siendo mayores como el estilo del Reino, no logrando las cosas pasando por encima de los demás ni con burocracias, sino siendo humildes, sirviendo a todos, estando en el último lugar, asemejándonos a Tu abajamiento, a Tu vaciamiento, a Tu plenitud, siguiendo Tu humildad y Tu sencillez, pues el Reino de los Cielos no funciona según la lógica del mundo, haciendo carrera, sino que el Reino funciona desde la humildad y el servicio, así que estamos llamados a reconocer el servicio que viene de la entrega absoluta a los demás, haciendo vida Tu paz, Tu justicia, haciendo trabajos sencillos que no buscan reconocimientos, siendo trabajadores sencillos que no buscan pretensiones… siguiendo el ejemplo de la humildad de nuestra Madre Reina colaborando de una manera muy íntima en la obra de la redención, como ella, nueva Eva, lo hace… pues no hay Dios más grande que Tú, que nos llamas a ser coherentes como lo es nuestra Madre, nos llamas a ser coherentes viviendo lo que decimos, haciendo lo que decimos, haciendo que la Palabra concuerde con nuestros actos, dando testimonio que es ejemplo de como Dios Amor actúa en Su pueblo, siendo modelos de santidad como lo es nuestra Madre María Reina, mujer humilde y sencilla, capaz de abrirle el corazón a Dios al convertirse en Tu Madre y convertirse en Reina al abrirle paso a Tu obra, muriendo a sí misma para permitirte hacer Tu obra en ella, pronunciando las palabras que son ejemplo para nosotros: hágase en nosotros según Tu Palabra, hágase en nosotros según Tu caridad, hágase en nosotros según Tu caridad, hágase en nosotros según Tu alianza… hágase en nosotros según Tu llamada a transformar todo odio a la fe, toda violencia, toda dictadura ideológica todo terrorismo en irradiación de Tu luz que ilumina a nuestra Patria con Tu paz y con Tu comunión, transformándonos de víctimas de abusos y de odio a la fe en sobrevivientes que dan testimonio de que eres Dios Amor que hace nuevas todas las cosas, todos los corazones, toda la historia, haciendo frente a la violencia con luz, haciendo frente a la violencia con misericordia, haciendo más y más visible el Amor de Dios que todo lo sana y todo lo restaura, pues Su caridad es incondicional, Dios Ama absolutamente a todos y nos llama absolutamente a todos a la conversión en signos vivos del Amor de Dios, irradiando la luz de la cruz como nos corresponde hacerlo, elevando el Amor de Dios como nos corresponde hacerlo, no por buscar aprovación de los demás sino por corresponder más y más al Amor de Dios, por adorarte más y más como Dios Amor, negándonos a adorar ídolos, sean cosas o ideologías, negándonos a todo tipo de superstición y psicología de la prosperidad, negándonos a provocarte en palabra y en obra, negándonos a ofender al Espíritu Santo, negándonos a cometer sacrilegio usando los sacramentos, la liturgia, la misa o la fe para propósitos mundanos, negándonos a adquirir “poder espiritual” a través de la corrupción, negándonos a desacralizar lo que es santo con tráfico sacramental —lo que es una grave ofensa a la Eucaristía— y simonía, la compra y venta deliberada de cosas espirituales y de bienes espirituales, como sacramentos y sacramentales, o bienes temporales inseparablemente anejos a los bienes espirituales, como las prebendas o los beneficios eclesiásticos… Todo esto es una grave ofensa al Dios Amor que nos ama incondicionalmente, que nos llama a repudiar todo esoterismo, todo new age, toda herejía de la caridad y todo tráfico sacramental, que nos llama a encontrarnos personalmente con Su poder sanador que no condena sino que sana, restaurándonos de todo pecado, liberándonos de todo pecado, de toda corrupción, de todo mal, cumpliendo y haciendo todo en Él, por Él y con Él, que cumple todas las promesas, que nos tiende la mano para caminar un nuevo camino de santidad, sin importar lo mal que nos hayamos comportado, porque Él es un Dios que desea cubrirnos con Su abrazo de luz, que desea cubrirnos y convertirnos con Su ternura entrañable…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s