Oración Contemplativa: Martes, 18 de Agosto de 2020

Amado Jesús Caridad, ¡feliz y buenos días! Gracias por ayudarnos y enseñarnos a compartir las riquezas del Cielo mientras navegamos más y más duc in altum, caminando juntos este nuevo camino que nos abres para adorarte con todo el crecimiento, para adorarte como deseas ser adorado, para adorarte dejándonos mover más y más por el Espíritu que nos enseña a ver toda riqueza material como medio para compartir las riquezas del Cielo que se nos conceden para hacer vida Tu Eucaristía, para compartir toda riqueza haciendo vida Tu comunión, haciendo vida Tu consagración, pues nada es imposible para Dios, eres Tú Quien nos concede toda esta riqueza para compartir espiritualmente, eres Tú Quien nos concede toda esta comunión para compartirla como Tú la compartes con nosotros, compartiéndote a Ti mismo, compartiéndola de tal modo que hagamos resplandecer a todas las criaturas vivas en más y en más comunión [hoy fue la primera vez de todas las oraciones que Caramelo estaba dentro de la barca jugando, en este punto se puso a jugar conmigo con gran alegría], compartiéndola de tal modo que todos resplandezcamos como los hermanos libres, dignos, amados, llamados, plenos, santos, elegidos y consagrados que somos llamados a ser compartiendo Tu riqueza —la riqueza del Cielo que nos das— al crear hogar, Iglesia y humanidad que crean comunión, que crean Cielo, que crean Eucaristía, que crean unidad, que crean alegría, que crean paz, que crean belleza, que crean gracia, que crean fe, que crean esperanza, que crean caridad, que crean unidad, que crean bendición, que crean nueva fraternidad… compartiendo más y más la riqueza del Cielo plasmando Tu obra viva de Amor, Tu plan —haciendo familia humana, eclesial y civil según Tu ministerio de crecimiento en comunión—, Tu proyecto de evangelización familiar, Tu revolución de Amor… compartiendo más y más la riqueza de Tu Corazón como los últimos del Cielo…siendo Iglesia viva, siendo Iglesia fiel al Esposo, siendo Iglesia una con el Esposo que hace vida el misterio de la comunión como cirio pascual doméstico que resplandece haciendo visible la luz de Tu comunión, siendo faro vivo que resplandece haciendo visible la luz de Tu comunión: somos familia, somos Iglesia, somos misión, somos Eucaristía, somos santos, somos las estrellas del Cielo que Tú nos llamas a ser, somos mártires de la caridad que lo entregan todo por plasmar iglesia doméstica que ayude a ser, a hacer, a crecer y a irradiar a todos resplandeciendo en comunión, sirviendo a Dios, a la familia, a la Iglesia y a la nación con heroicidad, ofrendando nuestros cuerpos y a nosotros mismos como ofrenda agradable al plasmar faro vivo tal cual nos corresponde plasmarlo, al plasmar iglesia doméstica como nos corresponde plasmarla… revistiéndonos de caridad viva, soñando como Tú sueñas para Tu Iglesia viva, pada Tu humanidad viva, para Tu Patria viva… elevando más y más Tu Amor como ciudadanos luz y evangelizadores que son testigos de la luz que cantan Tu cántico nuevo plasmando Iglesia doméstica como Tú nos enseñas a hacerlo, nos llamas a hacerlo y nos concedes la libertad y el carisma de luz para hacerlo… como llamados a ser servidores de la Palabra, servidores de la luz, servidores de la unidad, servidores del Espíritu, servidores de la verdad que hacen vida la unidad eclesial viviendo en más y más unidad a Tu Corazón, dándote a conocer transparentando más y más Tu esperanza, Tu caridad viva y Tu fe viva haciendo vida Tu Palpitar en nuestro palpitar, haciendo presente Tu historia de la salvación encarnada como historia de Amor que hace vida Tu tiempo del nuevo albor, Tu tiempo de oración en el Espíritu, Tu tiempo de santidad, Tu tiempo del Sí-Dar, Tu tiempo de alianza de la caridad consumada, Tu tiempo de nueva fraternidad consumada, Tu tiempo de consagrar el corazón del hermano a vivir la caridad, Tu tiempo de plasmar iglesia doméstica, consagración familiar que crea hogar, Iglesia y humanidad que crea Cielo, que crea comunión, aue crea Eucaristía, que crea caridad, aue crea nueva fraternidad, que crea estado del nuevo albor, estado de nueva fraternidad, estado de comunión, estado de justicia y de derecho del Cielo… que crea cielos nuevos y tierra nueva en Tu Amor, con más y más obras de paz que hacen vida la paz que viene de Ti, la paz de hacer vida la voluntad de Dios, la paz de ayudar a todos a resplandecer como hermanos, haciendo vida la pasión de Tu corazón con obras de ternura y de pasión aue hacen visible la entrañable ternura y pasión de Tu Corazón, con obras que dan a luz a la la Palabra, con obras de caridad, con obras de unidad que consagran el corazón del hermano a vivir la caridad, a dar a concer el Amor de Dios encarnado como Tú das a conocer el Amor del Padre, siendo comunión, haciendo unidad con vínculo de luz, con fraternidad sacramental hace vida el orden de la caridad plasmando iglesia doméstica con carisma sacramental, con carisma de luz que plasma ícono vivo de la Eucaristía ensanchando la barca de la misma forma que se dilata el corazón para ayudar a crecer a todos como hermanos, acogiendo la vida y la gracia incondicionalmente haciedo vida Tu alianza de la caridad, compartiendo la alianza de la caridad como correspode ser compartida, haciendo vida el orden de la caridad en el sentido humano (nueva familiarización, dejarnos edificar como nueva familia del Amor-con-nosotros), eclesial (nuevo pentecostés, dejarnos encender por el fuego del Amor de Dios) y civil (nueva fraternidad, dejarnos fraternizar como nueva civilización del Amor que crece en comunión), emprendiendo Tu plan, Tu proyecto, Tu revolución… adorándote con nueva adoración, nueva fraternidad, nueva historia, nueva visión, nuevo caminar, nuevo palpitar… nuevo corazón transconsagrado en faro vivo que irradia Tu Eucaristía viva como haz, del que mana más y más comunión viva, más y más nueva fraternidad… tranconsagrado en faro vivo que es Iglesia viva unida al Esposo, unidad cuyo misterio solo puede pronunciarse viviéndola, siendo comunión, siendo Eucaristía viva irradiada como haz, siendo Tu custodia viva, irradiando más y más Tu luz como el faro vivo que nos llamas a ser, ofrendando cuanto nos corresponde ofrendar a la Trinidad plasmando nueva fraternidad, ofrendándonos a la usanza del fiat de nuestra Madre del Cielo: fiat lux, fiat Amor, fiat pax, fiat unitas, fiat fraternitas, fiat caritas, plasmando familia viva, Patria viva, humanidad viva e Iglesia viva con fraternidad sacramental, sirviendo con orgullo fraterno que plasma faro vivo, familia luz, Iglesia Luz, Patria luz… sirviendo con orgullo fraterno que plasma goeiz, espíritu vivo en Espíritu que nos mueve a crear hogar, a plasmar iglesia más y más doméstica y Patria más y más doméstica, en la que todos resplandecen como hermanos, como familia humana, como familia del Amor, como familia de Dios que hace vida la Eucaristía haciendo vida Tu consagración a vivir la caridad con ofrenda viva dada con más y más orgullo fraterno, sirviendo a la humanidad con Fiat Unitas, ayudándo a todos a verse como hermanos al plasmar familia a imagen y semejanza de la Trinidad, como ícono vivo de la Trinidad, plasmado con más y más aventura de luz que contempla en cada ocasión oportunidades para adorarte con todo el crecimiento, oportunidades para hacer resplandecer más y más la luz de Tu comunión plasmando toda la formación personal a imagen y semejanza de Tu caridad, haciendo más y más vida Tu sueño y ayudando a soñar como Tu sueñas con más y más fe, esperanza, caridad, paz, nueva fraternidad… haciendo vida Tu sentir y Tu pensar, Tu ofrendar y Tu consagrar, Tu ágape de luz, Tu largo y entrañable abrazo de luz uniendo nuestras manos sobre Tu Corazón, besando nuestra alianza, haciendo vida nuestra historia de Dios Amor-con-nosotros al dejarnos convertir en el faro vivo —familia luz, Iglesia Luz, Patria Luz— que somos llamados a ser creando hogar más eterno aquí en la tierra, haciendo vida Tu alianza y Tu consagración, dándote acción de gracias más y más viva, dándote ofrenda más y más viva haciendo más y más vida la paz de descansar en Tu abrazo de luz, haciendo más y más vida la paz de palpitar como un solo Corazón y una sola alma… creciendo más y más en Tu amistad, Maestro del corazón, mejor amigo del corazón abierto a Tu gracia incondicional, dejándonos urgir más y más por Tu Amor a salvar, iluminar, renovar, amar y liberar a todos… haciendo más y más vida la victoria de Tu corazón, con más y más carisma de luz, con más y más santidad doméstica, siguiendo más y más el ejemplo de nuestra Madre del Cielo pronunciando “Fiat Amor” emprendiendo juntos sin miedos todos los cambios necesarios para convertirnos en quienes Tú nos llamas a ser en Ti, por Ti, Contigo, para Ti, predicando con predicación de luz que afirma la dignidad de todos eligiendo una y otra vez vivir el Amor, la fe, la esperanza haciendo más y más visible el Amor como profetas de la luz que plasman teofanía de la luz más y más y más edificados en el Amor, plasmando más y más carisma sacramental al trabajar más y más por la salvación de todos como pueblo… testimoniando heróicamente y públicamente la fe transformando todo en irradiación de luz, viviendo más en Ti, por Ti, Contigo, viviendo más y más para tomar la cruz y seguirte, para edificar más y más Iglesia que combate el buen combate de la fe navegando como Tú navegas, asumiendo la nueva identidad que nos das como profetas del Amor de Dios, dándote el culto vivo y nuevo que deseas, haciendo el bien como nos llamas a hacerlo, caminando como Tú caminas, dejándonos convertir en acción de gracias viva creyendo más y más en Dios Amor-con-nosotros haciendo familia según Su designio, haciendo vida Tu compromiso de Luz haciendo nuevas todas las cosas como Tú lo haces, aprendiéndolo todo de Ti, viviendo más y más en el Espíritu, dejándonos desposar por el Esposo eterno como Tú deseas desposarnos, dejándonos cubrir mutuamente por Tu manto, dejándonos hablar al corazón como Tú nos hablas al corazón… cantando juntos Tu cántico nuevo, Tu cántico de nueva fraternidad, trabajando juntos por el Amor, sembrando más y más Tu justicia profetizando a un Dios Amor cercano, siendo fuentes de comunión que dan gratuitamente lo que gratis han recibido, dejando hablar al Espíritu con más y más resiliencia de luz, siguiéndote más y más en lo cotidiano haciendo más y más vida Tu memorial… sembrando más y más la buena semilla siendo buena semilla, haciendo vida Tu bienaventuranza… dejándonos sorprender más y más por Ti, buscando hacer vida la justicia de Dios, la justicia del Cielo, buscando acoger e irradiar más y más Tu llamada a la conversión, para gloria de Dios Amor, amando con sencillo corazón que hace más y más vida Tu revelación descansando más y más en Tu Corazón, palpitando más y más como Tu Corazón manso y humilde, dándote el culto vivo de misericordia que deseas recibir, acogiendo juntos la nueva vida que nos das para vivir Tu misericordia… dejándonos elegir por el Espíritu que nos convierte en buena semilla de comunión… sembrando más y más buena semilla de caridad descansando en el Espíritu… haciendo vida el milagro de nuestra conversión caminando con más y más humildad hacia Ti, haciendo más y más familia según Tu plan, dejándonos convertir en más y más nueva creación, dejándonos convertir en modelos de fe que emprenden Tu misión de luz… aprendiendo a reconocer que sin Ti nada podemos, aprendiendo a que seas Tú Quien viva en nosotros… dejándonos convertir en tierra más y más fértil al dejarnos convertir en pastores conforme a Tu Corazón… sirviendo con corazones más y más humildes y servidores que atesoran Tu gracia como en vasijas de barro… plasmando reino de Dios como corresponde, con la certeza de que todo obra para el bien de quienes te aman… ayudando a crecer al reino de Dios uniendo las manos para ayudar a crecer al árbol de la esperanza y colocarlo en su tiesto en forma de corazón, adorándote con todo el corazón, con nuevo corazón… con corazón fecundo, centrado humacéntricamente, Cristocéntricamente, amorcéntricamente, persocéntricamente… con corazón que cree que eres Dios Amor vivo que hace nuevas todas las cosas, con corazón que vive devorando Tu Palabra, abrazado a Tu Palabra…dejándonos modelar el corazón por Ti, Divino Alfarero, dejándonos convertir en el velero vivo de pesca que Tú nos llamas a ser… siendo profetas de la conversión que emprenden Tu apostolado de luz… dejándonos saciar de Tu Amor para así hacer vida la unidad de Tu amor caminando juntos más y más duc in altum, caminando sin temor ni miedo alguno… dejándonos conducir por Tu visión abajándote como Tú te abajas, dejándonos amar por Tu Amor eterno pidiendo con más y más fe, dejándonos transfigurar por Tu Amor, brillando como lámparas encendidas en medio de la oscuridad, negándonos a nosotros mismos, tomando la cruz y siguiéndote, dejándonos convertir en los mensajeros de la paz que Tú nos llamas a ser siendo sal y luz del mundo, proclamando el Amor de Dios a tiempo y a destiempo, caminando más y más en la fe, dejándonos convertir en el velero vivo que nos llamas a ser, siendo corazones que dan fruto abundante sembrando con alegría… haciéndonos pequeños por el Reino de los Cielos haciendo vida Tu promesa desde lo pequeño, pidiéndote juntos con la seguridad de que nos concedes lo que te pedimos, acogiendo juntos Tu vocación… agradeciendo el regalo de perdonar como Tú perdonas, de dejarnos convertir en signos vivos de Tu Amor encarnado… haciendo más vida Tu visión, dejándonos cubrir por Tu manto de ternura y misericordia entrañable… emprendiendo siempre camino hacia adelante, elevando el Amor de Dios como Tú lo elevas… teniendo más y más fe en Dios Amor-con-nosotros, dejándonos convertir en casa viva de oración, haciendo más y más vida Tu perfección afirmados en la piedra angular… compartiendo más y más las riquezas del Cielo como los últimos…

Sí, Amado, somos llamados a compartir más y más las riquezas del Cielo como los últimos, dejándolo todo para seguirte y resplandecer como Tú nos llamas a resplandecer, siendo servidores que sirven como los últimos, abajándose como Tú te abajas, resplandeciendo como resplandece Tu mirada de ternura entrañablísima y comunión vivísima, compartiendo Tu riqueza amando como Tú amas, sirviendo como Tú sirves, iluminando como Tú iluminas, educando como Tú educas, profetizando como Tú profetizas, caminando como Tú caminas, viviendo como Tú vives, ofrendándonos como Tú te ofrendas, ayudando a resplandecer como Tú nos ayudas a resplandecer… sirviendo como los últimos, viviendo más y más la obras de misericordia espiritual, social y corporal como Tú nos llamas a hacerlo, plasmando iglesia doméstica y patria doméstica como Tú nos llamas a hacerlo, siguiendo más y más el ejemplo entrañablísimo y dulce de nuestra Señora del Nuevo Albor que al cubrirnos con su manto nos enseña a hacer lo que Tú digas, a dar a luz a la Palabra, a dar a luz a Dios Amor-con-nosotros, a dar a luz a Tu nueva familia del nuevo albor, a Tu pueblo del nuevo albor, a Tu nueva civilización del nuevo albor, más y más resplandecientes como Sol cada vez más cerca del zenit… sirviendo como los últimos dejándonos convertir en las estrellas del Cielo que Tú nos llamas a ser, en el pueblo de nuevo albor que somos llamados a ser, en los santos felices y plenos que somos llamados a ser dejándonos amar más y más por Ti para así compartir más y más la riqueza de Tu Amor dejándonos transconsagrar el corazón en faro vivo —familia luz, Iglesia Luz, Patria Luz— y en velero vivo —altar vivo, altar doméstico, altar de la Patria— que irradian Tu Eucaristía viva como haz, plasmando más y más Tu revolución de Amor que hace posible que todos resplandezcamos como los hermanos que somos llamados a ser, plasmando a toda persona y a toda la persona a imagen y semejanza de Tu comunión, plasmando familia que ayuda a ser, a hacer, a crecer y a irradiar incondicionalmente en comunión, plasmando cultura de nueva vida, plasmando estado de nueva fraternidad, plasmando nación de Amor que resplandece en comunión, plasmando humanidad unida y fraterna que hace vida Tu consagración, que hace vida Tu paz, que hace vida Tu voluntad, que todos resplandezcamos como hermanos… Aquí estamos, Amado, para servir como los últimos, para dejarnos conmover por Tu Amor, para hacer vida Tu orden de la caridad, Tu alianza, Tu sueño, Tu mandatum novum, Tu consagración… compartiendo Tu riqueza con más y más humildad y sencillez de corazón, entregándote nuestras manos para hacer Tu trabajo, entregándote nuestros pies para hacer Tu camino, entregándote nuestros ojos para ver como Tú ves, entregándote nuestra lengua para hablar Tus palabras, entregándote nuestra mente para que Tú pienses en nosotros, entregándote nuestro espíritu para que Tú ores en nosotros, entregándote el corazón para que en nosotros ames al Padre y a toda la humanidad, entregándote todo el ser para que Tú crezcas en nosotros cada día más, navegando más y más duc in altum, más y más unidos a Tu Corazón, para que seas Tú, Jesús Caridad, Quien viva, ilumine y trabaje en nosotros… dejándonos impregnar por Tu misericordia, por Tu caridad entrañable, aprendiendo a amar como Tú nos amas, contemplándonos como Tu obra en proceso de perfección… adorándote y siguiéndote con corazones humildes, libres de todo enaltecimiento y vanagloria, libres de la esclavitud a las riquezas materiales o a cualquier otra cosa que nos impida seguirte con más y más cercanía, pues Tú nos quieres libres, Tú nos quieres capaces de tener sin retener, de tener para dar, de reconocer que los bienes son para todos, reconociendo que acaparar solo empobrece y esclaviza… Tú nos quieres libres de todo bien material, disponibles para compartir la riqueza del Cielo, más y más colmados de Tu fe, de Tu esperanza, de Tu caridad… siendo modelos vivos del Evangelio que dan testimonio alegre de Tu Amor, consagrados a servir a Tu Iglesia… desprendidos de todo orgullo, toda petulacia, toda vanidad, todo pretender empoderarse de lo que es de Dios, desprendidos de todo lo que impida vivir la lógica del reino de los Cielos, de todo lo que impida hacer vida la humildad y la sencillez del reino de los Cielos, de todo lo que nos impida seguir Tu camino asumiendo la escala de valores que Tú propones, diciendo “sí” a Tu propuesta y a Tu proyecto, renunciando al mundo y a todo lo que nos impida configurarnos según Tu imagen y semejanza… renunciando a toda actitud del corazón que lo vuelva egoísta, incapaz de donación, poniendo la confianza en riquezas que no garantizan la salvación del alma, compartiendo la riqueza que se nos da del Cielo como nos corresponde compartirla porque para Dios nada es imposible, eres Tú Quien hace la promesa de bendición, proclamando que quien deje todo por el reino de los Cielos recibirá cien veces más y heredará la vida eterna, también recibiendo el céntuplo en bienes materiales y en afectos humanos, pero sobre todo recibiendo la vida eterna, el contemplarte y adorarte eternamente… así que no nos hemos de dejar apegar por los bienes materiales sino que hemos de darle el primer lugar a Dios, haciendo vida la jerarquía del Cielo: los últimos serán los primeros, los insignificantes serán los primeros en el Cielo… así que hemos de colocar nuestro corazón en los tesoros del Cielo, teniendo una relación sana con el dinero, la riquezas materiales y con los bienes materiales de esta tierra… pues menos apego es más riqueza, y somos llamados a distribuir la riqueza de manera efectiva: Dios nos ha confiado una tierra rica en recursos, con suficiente comida y espacio para sostener a todos, y sin embargo hay regiones en las que apenas hay con qué vivir, y somos llamados a reformar esa brecha, a crear unidad entre las fronteras socioeconómicas, pues las naciones con más desarrollo tienen la obligación de ayudar a sus hermanos menos desarrollados a salir de la pobreza a través de ayudas para el desarrollo que establezcan condiciones económicas y de comercio justas para el más del billón de personas que viven con un dólar al día, sin acceso a agua potable ni a servicios básicos, especialmente para los 25,000 personas al DIA que mueren de malnutrición, muchos de ellos niños… Somos llamados a una distribución justa de bienes, una distribución de bienes que haga posible que todos resplandezcamos como hermanos, siendo personas que hacen posible que el hermano descubra el Amor de Dios encarnado, no solo espiritualmente sino espiritual y materialmente, viviendo las obras de misericordia, haciendo posible que los hermanos sean felices santos y plenos, haciendo posible que los hermanos descubran el Amor de Dios vivo y que se sientan ricos no solo por una aportación material, sino por conocer al Dios Amor vivo y encarnado a través de nuestras colaboración, así sucesivamente hasta que todo hermano conozca a Jesús Caridad como Dios Amor vivo que sana y salva, enriqueciendo el corazón con más y más comunión, con más y más nueva fraternidad, acogiendo más y más Tu abrazo de luz que ayuda a sostener al prójimo dando a conocer Tu ternura entrañable y Tu cuidado incondicional que supera toda barrera socioeconómica para encontrarnos a todos como hermanos y ayudarnos a crecer a todos como familia del Amor de Dios vivo, pensando en nuestra salvación eterna…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s