Oración Contemplativa: Viernes, 15 de mayo de 2020

Amado Jesús Caridad, gracias por enseñarnos y ayudarnos a crecer en Tu amistad, por ayudarnos a permanecer en Tu Amor haciendo más y más vida dando nueva vida como Tú la das, a imagen y semejanza de la Trinidad, ayudando a crecer en más y más comunión, haciendo vida Tu elección siendo amigos como Tú lo eres, aprendiendo a ser amigos siguiéndote con más cercanía, amado maestro del Corazón, contemplando como Tú contemplas, viendo como Tú ves a todos, como hermanos, como hijos de Dios dignos, felices, amados, plenos, elegidos, llamados, santos, llamados a la conversión en la mejor versión de sus personas, llamados a la conversión en signos vivos del Amor de Dios, en sacramentos vivos de Tu Amor… Gracias por enseñarnos y ayudarnos a crecer en Tu amistad con una relación de intimidad cotidiana con la Trinidad, con una relación de fraternidad cotidiana Contigo y con los hermanos en los cuales te vemos, dando así fruto de santidad viva, fruto de comunión viva, fruto de caridad viva, mientras te seguimos más y más camino del mar… contempládonos como llamados a ayudar al hermano a convertirse en el ministro de crecimiento en comunión que es llamado a ser… adorándote con ofrenda viva de intercesión, adorándote intercediendo a nuestra Madre del Cielo por la conversión de todo hermano, por nuestra conversión en la iglesia doméstica que nos llamas a ser, en el faro vivo que somos llamados a ser, en la estrellas del Cielo que somos llamados a ser, en el pueblo del nuevo albor que somos llamados a ser, en los amigos que somos llamados a ser, caminando Tu camino del mar, navegando juntos Tu camino del mar, más y más irradiados por la luz de Tu mirada, de Tu nuevo albor… creando hogar, Iglesia y humanidad que crea Cielo, que crea Eucaristía, que crea comunión, que crea caridad, ayudando a todos a resplandecer en comunión, ayudando a todos a resplandecer como hermanos, ayudando a todos a resplandecer como la luz que son llamados a irradiar, como la luz que somos llamados a ser cumpliendo la misión única que das a cada cual para plasmar Tu ícono vivo del Amor encarnado, para plasmar Tu santuario vivo del Divino Amor, Tu santuario de vida, vivo en el corazón al ayudar a todos a resplandecer como hijos de Dios santos, felices, amados, plenos, elegidos, llamados… fructificando más y más al dejar actuar al Espíritu Santo que hace posible que crezcamos en Tu amistad dando frutos de comunión que te adoran más y más con todo el crecimiento, adorándote como deseas ser adorado, adorándote como Dios Amor vivo en el hermano al que ayudamos a crecer en comunión… dejándote transconsagrarnos más y más el corazón en faro vivo —familia luz, Iglesia Luz, Patria Luz— que irradia Tu Eucaristía viva como haz, Tu caridad viva como haz, Tu comunión viva como haz, haciendo brillar más y más nueva fraternidad, haciendo brillar más y más solidaridad fraterna con más y más obras vivas de caridad, con más y más obras de santifad que ayudan a crecer en Tu amistad… irradiando más y más la luz de Tu mirada, Tu paz viva, Tu comunión viva, Tu esperanza viva, Tu fe viva, Tu caridad viva… al plasmar Tu obra viva de Amor, Tu plan —plasmar familia humana, eclesial y civil según Tu ministerio de crecimiento en comunión, plasmando Tu ícono vivo del Amor de Dios—, Tu proyecto de evangelización familiar —plasmar Tu nueva humanización, Tu nueva eclesialización, Tu nueva fraternización, Tu nueva evangelización, plasmando Tu ícono vivo del Amor de Dios encarnado…—, Tu revolución de Amor —plasmar Tu santuario vivo del Divino Amor plasmando a toda persona y a toda la persona a imagen y semejanza de Tu Amor; plasmando con oración que hace vida Tu plegaria eucarística familia que ayuda incondicionalmente a ser, hacer, crecer e irradiar resplandeciendo en comunión; plasmar cultura de nueva vida donde se honran los DDHH de todos; plasmar estado del nuevo albor, estado de nueva fraternidad, estado de justicia y derecho, estado de comunión; plasmar nación de Amor que resplandece en comunión; plasmando humanidad fraterna y unida, colmada de la fe, esperanza, caridad, prosperidad, nuevo horizonte y paz que vienen de Dios, de hacer vida Su voluntad, de obedecer Su designio, se ayudar a todos a resplandecer como los hermanos felices, amados, santos, plenos, iguales, dignos, elegidos… que somos llamados a ser—… ayudando absolutamente a todos a ser, hacer, crecer e irradiar resplandeciendo como hijos de Dios felices, amados, plenos, santos, consagrados, elegidos, llamados… haciendo vida con amistad viva, oración viva y self-giving vivo la creatividad viva, la entrega fiel y la fecundidad gozosa de la Trinidad que nos llama a donarnos a imagen y semejanza de Su comunión, a imagen y semejanza de Tu amistad, ayudando absolutamente a todos a resplandecer como hermanos, como familia de Dios, como familia humana que resplandece en comunión… creciendo juntos en más y en más amistad a la usanza de Tu amistad, creciendo juntos en más y más santidad, creciendo juntos en Tu fraternidad sacramental, dejándonos convertir en los santos que Tú nos llamas a ser y en los hermanos que Tú nos llamas a ser para conducir a Tu pueblo a la santidad, a la felicidad y a la plenitud al dejarnos convertir en los ministros de crecimiento en comunión, de crecimiento en santidad y de crecimiento en fraternidad que Tú nos llamas a ser dando ofrenda viva de intercesión con donación viva y amistad viva que hace vida Tu plegaria eucarística siguiéndote día a día con más humildad, sencillez y fidelidad al ayudar a los hermanos a crecer en comunión amando como Tú amas, sirviendo como Tú sirves, iluminando como Tú iluminas, caminando como Tú caminas, viviendo como Tú vives, enseñando como Tú enseñas, profetizando como Tú profetizas, formando como Tú formas, ayudando a resplandecer como Tú lo haces, plasmando Tu obra viva de Amor más y más colmados de fe, esperanza y caridad, dejándonos transformar en signos vivos de Tu Amor, en sacramento vivo de Tu comunión, en morada de la Palabra, en morada del mandatum novum, en templo vivo del Espíritu Santo, en santuario vivo del Divino Amor, en faro vivo del Santísmo Sacramento al que adoramos con adoración viva, guardando Tu mandato nuevo haciendo más y más vida Tu carisma sacramental, Tu fraternidad sacramental, tu bendición viva que nos conduce más y más hacia un nuevo horizonte colmado de nueva fraternidad, de bendición ascendente y descendente… dando juntos fruto que permanece permaneciendo más y más unidos en Tu comunión, creciendo juntos más y más como hermanos, haciendo vida Tu paz y en Tu fidelidad creciendo en santidad, haciéndonos pan consagrado compartido —corazón consagrado compartiro— en lo cotidiano, siguiendo el ejemplo de nuestra Madre del Cielo que nos cubre con Su dulce manto de la misma forma que Tú nos arropas el corazón de Tu ternura y misericordia entrañables, siguiendo su ejemplo juntos al hacer vida la victoria del Amor: dar a luz a la Palabra, dar a luz a Dios Amor-con-nosotros, dar a luz a Tu nueva familia del Amor, a Tu pueblo del nuevo albor, a Tu nueva civilización de Amor que resplandece en comunión… permaneciendo en el Amor, permaneciendo en Tu amistad, eligiendo acoger Tu gracia incondional —eres Tú Quien nos elige, eres Tú Quien nos promete el Espíritu, eres Tú quien nos ofrece Su amistad y Quien nos enseña a dar vida nueva en el Espíritu— y ser los santos que Tú nos llamas a ser, haciendo vida la paz que viene de Dios como discípulos del Amor y apóstoles de la luz que emprenden Tu misión animando en la fe con predicación de luz, con ofrendazgo de luz, con amistad de luz, compartiendo el corazón en lo cotidiano donándonos por todos los hermanos haciendo vida Tu entrega, siendo altares vivos que sirven con ministerio de crecimiento en comunión y ministerio de crecimiento en caridad, ayudando a todos a crecer como los hermanos que somos llamados a ser, como los santos que somos llamados a ser, como las estrellas del Cielo que somos llamados a ser, como el pueblo del nuevo albor que somos llamados a ser… transformando todo, absolutamente todo —también todo cuanto nos impida caminar juntos resplandeciendo como los hermanos que somos llamados a ser, todo pecado, todo egoísmo, toda soberbia, toda mundanidad, toda infidelidad a la llamada y al designio de Dios, toda corrupción, también la corrupción social, toda ideologización, toda violación de derechos humanos, todo aborto social, todo odio, toda violencia, toda deshumanización, toda inequidad y desigualdad de oportunidades, todo culto a la muerte, toda injusticia, toda persecución por vivir la fe… toda crisis, toda pandemia… todo atentado contra la paz, la verdad, la libertad, la justicia, la democracia, la fraternidad, la fe, la esperanza, la caridad, la vida, la familia…— en irradiación de Tu luz, en irradiación de Tu comunión, en irradiación de Tu paz, en irradiación de Tu santidad, en irradiación de Tu Sí Dar, en irradiación de Tu fraternidad sacramental, en irradiación de Tu plegaria eucarística, en irradiación de la luz de Tu faro vivo, en irradiación de Tu obra viva de Amor que hace visible al Padre, en irradiación de la nueva vida que da el Amor, en irradiación que anuncia la buena nueva del Amor haciendo más y más vida Tu consagración familiar, en irradiación de Tu amistad… acogiendo juntos Tu misión de luz, Tu misión doméstica, permaneciendo más y más en Ti, permaneciendo más y más en Tu corazón, unidos más y más en un mismo palpitar, unidos en una misma comunión, acogiendo más y más Tu llamada a la conversión, acogiendo más y más Tu llamada a la santidad, Tu llamada a dejarnos convertir en Tu faro vivo, en custodia viva de Tu sueño, anunciando Tu Buena Nueva permaneciendo más y más en Tu comunión, en Tu caridad, en Tu amistad, con corazones humildes y servidores que sirven al Padre y a los hermanos haciendo más y más vida el mandatum novum, ayudando a crecer a la palabra al ayudar a crecer a los hermanos acogiendo Tu luz, Tu envío, Tu misión, Tu ministerio de crecimiento en comunión, Tu ministerio de crecimiento en fraternidad, Tu discite a me, Tu duc in altum… navegando juntos más y más mar adentro, brillando en más y más solidaridad fraterna que hace vida Tu fraternidad sacramental y Tu orden de la caridad, ordenando todo el corazón a vivir más y más la caridad a la usanza de Tu Corazón, a la usanza de Tu Palabra… navegando juntos más y más Divina Misericordia adentro, Divina Providencia adentro, santidad adentro, misterio adentro, comunión adentro, nueva fraternidad adentro, bendición adentro… compartiendo Tu alianza de la caridad como nos corresponde hacerlo… haciendo iglesia doméstica como nos correponde hacerlo… haciendo misión doméstica haciendo vida Tu alianza como Tú nos llamas a hacerlo, dando fruto que permanece haciendo vida Tu consagración a vivir la caridad como nos corresponde hacerlo, viviendo más y más la caridad como irradiación cristiana de Tu danza de luz que hace vida Tu consagración familiar plasmando más y más faro vivo, tan luminoso como Tu mirada, como Tu comunión, como Tu llamada a la conversión… haciendo vida Tu visión, Tu sueño, Tu memorial, Tu mandatum novum como Tú nos llamas a hacerlo: fiat lux, fiat Amor, fiat unitas… fiat caritas, hágase en nosotros según Tu caridad… Somos familia, somos Iglesia, somos misión, somos luz… Somos hermanos, somos humanidad, somos misión, somos luz… somos llamados a acoger la relación de amistad que nos invitas a vivir gratuitamente, aceptándonos tal cual somos sin tener que impostar o inventar para ser amados, y también aceptándote a Ti tal cual eres, como Dios Amor, sin necesidad alguna de impostarte o de “inventarte” para ser amados… adorándote con culto auténtico, libre de toda ideolatría, confesando y dando testimonio humilde y valiente de la verdad: eres Dios Amor que hace todo nuevo, que nos envía a Su Espíritu para seguie creciendo en más y más amistad y unidad sacramental, haciendo vida Tu elección acogiendo nuestra vocación bautismal creciendo en amistad más y más perfecta y profunda Contigo, como miembros de Tu cuerpo liberados del pecado y de la muerte, destinados a la vida de alegría de los redimidos, sumergiendo la historia personal en el mar de Tu Amor, de Tu santidad, de Tu amistad, de Tu bendición, de Tu vida nueva que crece en más y más comunión, haciendo posible la paz viva y la nueva fraternidad que vienen de Dios Amor-con-nosotros, de caminar juntos como Tú caminas, como familia humana que contempla a todos como llamados a resplandecer como hermanos iguales, libres, dignos, santos, llamados, elegidos, felices…