Oración Contemplativa: Miércoles, 22 de abril de 2020

Amado Jesús Caridad, gracias por enseñarnos y ayudarnos a hacer vida la libertad de elegir predicar Tu luz, obedecerte y adorarte como deseas ser adorado, con todo el crecimiento, como Dios Amor vivo en el hermano al que ayudamos a crecer incondicionalmente en comunión, irradiando el Amor de ese Dios que no viene para juzgar a nadie sino para amar a todos, para irriadiar luz absolutamente a todos al hacerse más y más visible como Dios Amor-con-nosotros. Gracias por enseñarnos a plasmar con obras de luz —con obras de verdad, con obras hechas según Dios Amor vivo— Tu obra viva de Amor, Tu plan —plasmar familia humana, eclesial y civil según Tu ministerio de crecimiento en comunióm, plasmando Tu ícono vivo de la Trinidad—, Tu proyecto de evagelizacióm familiar —plasmando Tu nueva humanización, Tu nueva eclesialización, Tu nueva fraternización, Tu nueva evangelización, plasmando Tu ícono vivo del Amor de Dios encarnado—, Tu revolución de Amor —plasmar a toda la persona y a toda persona a imagen y semejanza de la Trinidad; plasmar familia que ayuda incondicionalmente a ser, hacer, crecer e irradiar resplandeciendo en comunión; plasmar cultura de nueva vida; plasmar estado del nuevo albor, estado de nueva fraternidad, estado de justicia y de derecho, estado de comunión; plasmar nación de Amor que resplandece en comunión; plasmar humanidad fraterna y unida, colmada de la prosperidad, la fe, la esperanza, la caridad y la paz que vienen de Dios Amor vivo, de Su nuevo horizonte, de cumplir Su voluntad y ayudar a resplandecer a todos tal cual son llamados a ser, siendo santuarios de vida que edifican Su santuario del Divino Amor—… dando gracias a Dios por todo cuanto se nos conceda sobrellevar y sufrir por causa del Evangelio haciendo vida Tu martirio de la caridad, porque Tú lo transformas todo en bien, Tú das la gracia incondicional para transformarlo absolutamente todo —también toda injusticia, todo odio, toda violencia, toda persecución, todo aborto social, toda deshumanización, toda violación de derechos humanos, todo plan criminal, todo culto a la muerte… toda pandemia… todo pecado, toda corrupción— en irradiación de la luz de Tu Amor, en irradiación que crea hogar, Iglesia y humanidad que crea Cielo —¡que crea Eucaristía!—, que crea comunión, que crea caridad… ayudando absolutamente a todos a crecer en comunión, a resplandecer como somos llamados a resplandecer, a resplandecer como hermanos, a reslandecer como la mejor persona que somos llamados a ser, a resplandecer como luz, a resplandecer cumpliendo con obras de luz esa misión única que cada cual es llamado a irradiar… adorándote juntos con todo el crecimiento, como deseas ser adorado, dejándonos arropar por Tu manto de misericordia y ternura entrañable, adorádote dejándonos mover más y más por el Espíritu… dejándonos convertir en estrellas del Cielo, cuya irradiación te adora haciendo vida la victoria del Amor, siguiendo el ejemplo de nuestra Madre del Cielo que nos cubre con su dulce manto: dar a luz a la Palabra, dar a luz a Dios Amor-con-nosotros, dar a luz a Tu nueva familia del Amor-con-nosotros, a Tu pueblo del nuevo albor, a Tu nueva civilización del Amor que resplandece en comunión… eligiendo una y otra vez aprender de Ti, Maestro del Corazón, a amar como Tú amas, a servir como Tú sirves, a enseñar como Tú enseñas, a iluminar como Tú iluminas, a perdonar como Tú perdonas, a profetizar como Tú profetizas, a vivir como Tú vives, incluso si los perseguidores se ensañan con nosotros… ayudando absolutamente a todos —incluso a quienes nos persigan— a vivir como hijos plenos, santos, amados, felices, elegidos, llamados a irradiar una luz que nadie más irradiará… dejándonos convertir en el sacramento vivo de Tu Amor que nos llamas a ser, en el pueblo del nuevo albor que nos llamas a ser como corazones descalzos, humildes y servidores, abiertos a Tu gracia incondicional —todo es don, todo es gracia, todo es luz para ayudar a crecer en más y más comunión— aue siguen a su Maestro del corazón más y más duc in altum, más y más Divina Misericordia adentro, más y más Divina Providencia adentro, más y más correspondencia adentro, más y más santidad adentro, más y más misterio adentro, más y más comunión adentro, más y más nueva fraternidad adentro… haciendo más y más vida Tu envío, Tu misión, Tu ministerio de crecimiento en comunión, tal cual Tú nos llamas a hacerlo, haciendo más y más vida la creatividad viva del Padre, la entrega fiel del Hijo y la fecundidad gozosa del Espíritu como Tú nos llamas a hacerlo, haciendo más y más vida Tu visión, Tu sueño, como Tú nos llamas a hacerlo, haciendo más y más vida Tu alianza, Tu consagración, como Tú nos llamas a hacerlo, haciendo más y más vida Tu mandatum novum como Tú nos llamas a hacerlo, haciendo reino de Dios, reino de comunión, como Tú nos llamas a hacerlo, haciendo vida Tu solidaridad fraterna y Tu fraternidad sacramental como Tú nos llamas a hacerlo, haciendo vida Tu alegría y Tu santidad como Tú nos llamas a hacerlo, compartiendo Tu alianza de la caridad como Tú nos llamas a hacerlo, haciendo vida Tu creatividad viva cuidando a toda la creación, a toda la naturaleza y a todo el planeta como Tú nos llamas a hacerlo, con nueva fraternidad que abarca toda la creación y a todas las criaturas como Tú nos llamas a hacerlo, irradiando más y más nueva vida que resplandece en comunión tal cual Tú nos llamas a hacerlo: fiat lux, fiat Amor, fiat pax, fiat unitas… fiat Caritas, hágase en nosotros según Tu caridad.