Oración contemplativa: Lunes, 20 de abril de 2020

Amado Jesús Caridad, gracias por ayudarnos y enseñarnos a vivir como personas de fe, esperanza y caridad que ante toda circunstancia se dejan mover por el Espíritu, convirtiéndolo todo en adoración viva a la Trinidad en la medida en que renacenomos al Espíriru, en la medida en que acogemos incondicionalmente la nueva vida que da Dios Amor vivo, que das Tú con Tu resurrección, convirtiéndolo todo en oportunidad para adorarte más y más como deseas ser adorado: siendo templos vivos del Espíritu Santo, siendo altares vivos, corazones transconsagrados en faro vivo —familia luz, Iglesia Luz, Patria Luz— que irradia Tu Eucaristía viva como haz, Tu caridad viva como haz, Tu comunión viva como haz… dejándonos arropar más y más por Tu manto de misericordia y ternura entrañable, creando hogar, Iglesia y humanidad que crea Cielo —¡que crea Eucaristía!—, que crea caridad, que crea comunión… dejándose mover más y más por el Espíritu al hacer posible que todos resplandezcan como son llamados a resplandecer, que todos irradien la luz que son llamados a ser, que todos resplandezcan como hermanos, como la misión única que son llamados a cumplir irradiando una luz que nadie más irradiará… haciendo más y más vida la victoria del Amor, siguiendo el amoroso ejemplo de nuestra Madre del Cielo, que nos enseña a ser altar vivo y sagrario vivo del Amor de Dios al cubrirmos con su manto: dar a luz a la Palabra, dar a luz a Dios Amor-con-nosotros, dar a luz a Tu nueva familia del Amor-con-nosotros, a Tu nuevo pueblo del nuevo albor, a Tu nueva civilización del Amor que resplandece en más y más comunión, brillando en más y más nueva fraternidad… plasmando no proyectos mundanos, sino Tu obra viva de Amor, Tu plan —plasmar familia humana, eclesial y civil según Tu ministerio de crecimiento en comunión—, Tu proyecto de evangelización familiar—plasmar nueva humanización, nueva eclesialización, nueva fraternización, nueva evangelización—, Tu revolución de Amor… —plasmar a toda la persona y a toda persona a imagen y semejanza de Tu comunión trinitaria; plasmar familia que ayuda a crecer incondicionalmente en comunión; plasmar cultura de nueva vida; plasmar estado del nuevo albor, estado de justicia y derecho, estado de nueva fraternidad, estado de comunión; plasmar nación de Amor que resplandece en comunión; plasmar humanidad unida y fraterna, más y más colmada de la paz que da Dios Amor, hacer vida Su voluntad ayudando a todos a resplandecer en comunión— transformando absolutamente todo —todo cuando impida resplandecer como somos llamados a resplandecer: toda violencia, todo plan criminal, toda guerra, toda persecución, todo aborto social, toda deshumanización, toda violación de derechos humanos… todo pecado, toda corrupción… toda pandemia— en oportunidad de dar testimonio de que eres Dios Amor vivo que hace todo nuevo, que hace volver a nacer en el Espíritu… en oportunidad de adoración, de crecimiento en comunión, de irradiación de luz, a la usanza de una comunión de luz que lo arropa todo de nueva fraternidad, de nueva adoración, de nueva visión, de nueva historia, de nuevo caminar, de nuevo palpitar… de nuevo corazón, plasmado como ícono vivo de la Trinidad, como ícono vivo del Amor de Dios encarnado, como santuario vivo del Divino Amor que es santuario de vida ayuda a todos a resplandecer como hijos de Dios santos, felices, amados, plenos, llamados, elegidos a ser cristianos que adoran a Dios con todo el crecimiento, dejándose mover más y más por el Espíritu, más y más duc in altum, emprendiendo Tu misión y Tu envío más y más mar adento, más y más santidad adentro, más y más Divina Providencia adentro, más y más Divina Misericordia adentro, más y más correspondencia adentro, más y más misterio adentro, más y más nueva fraternidad adentro… haciendo vida Tu alegría y Tu gracia incondicional rebosante pada hacer vida Tu mandatum novum tal cual nos llamas a hacerlo día a día en lo cotidiano: fiat lux, fiat Amor, fiat pax, fiat unitas… fiat caritas, hágase en nosotros según Tu caridad.