Mi Primera Cana

El 9 de febrero de 2021, hace dos días, mientras hacía mi oración contemplativa, descubrí un regalo de Dios que me llenó de júbilo: mi primera cana. Mientras me veia en el espejo vi un pelito blanco en mi ceja izquierda, sin duda alguna mi primera cana, a los 35 años.

Para muchas personas descubrir algo como esto sería una tragedia. No para mí. He pensado en este momento desde niña, soñando que cuando tuviera mi primera cana finalmente estaría viviendo una vida plena… 

Verán, yo desde muy niña sentía que no encajaba en la familia. No era como ellos, y no me apetecía crecer como ellos. No me apetecía vivir para pagar deudas, vivir por apariencias, vivir una vida que me parecía —a mis ocho o nueve años, una vida vacía y sin sentido, como la vivían quienes me rodeaban. No me apetecía vivir para trabajar ni vivir en el trabajo, sino tener un hogar para vivir, tener personas con quien compartir, vivir una auténtica vida de familia —cosa que jamás he conocido—.

En cierto sentido aún no he logrado lo que sueño. En estos momento vivo en medio de un esquema de tráfico humano que las autoridades se niegan a atajar. Toda mi vida es seguida las 24 horas del día con propósitos de explotación psicológica, esté donde esté… incluso en oficinas médicas, tal cual estoy en estos momentos mientras comienzo a escribir este blog post. En estos momentos ha habido días en los que me despierto escuchando ruidos de falsos gallos y me duermo escuchando ruidos de reguetón, cortesía de mis hermanos vecinos, sin contar los innumerables ruidos falsos que se hacen durante mi oración contemplativa —sirenas falsas de ambulancias, falsos perros, falsos camiones en reversa, falsas bocinas de camiones—… Mis hermanos progenitores siguen su esquema de abuso con toda la crueldad del mundo, inlcuso cuando es evidente que mienten y que serán arrestados en cualquier momento. Dudo mucho que ellos sean los únicos arrestados. El abuso, la tortura, el acecho y las violaciones de derechos humanos que han sucedido a mi alrededor han pasado por años, con colaboración de muchos flying monkeys que han cometido acciones claramente ilegales. No me refiero a los hermanos vecinos solamente… ellos saben a quién me refiero… 

En ese sentido no estoy viviendo la vida aue soñé de niña, cuando ya era abusada psicológicamente… pero hay otro sentido en que sí, estoy viendo el sueño…

Verán, yo de niña leía mucho la Biblia, el único libro que había disponible en las casas de mis hermanos familiares de sangre y de mi hermana abuela biológica… siempre la leía, tanto en casa como en las visitas a las casas de familiares…

La vida que yo soñaba de niña era una aventura de santidad, dándolo todo por vivir mi fe, dándolo todo por ser santa, dándolo todo por agradar a Dios, dándolo todo por agradar a Dios, al que conocería como Dios Amor mucho tiempo después… viviendo una vida entregada, una vida con sentido, una vida que es don, no transacción social… en mi familia biológica el tema del dinero siempre es el tema principal, todo siempre ha girado alrededor del dinero… todo, incluso la afectividad, en mi casa de torturas era una especie de transacción social, el modelo a seguir en todo era el de transacción económica. A eso me refiero con “transacción social”.

Cuando vi esa primera cana me alegré a sobremanera: sí que estoy viviendo la vida que soñaba de niña al tener mi primera cana. Sí que estoy entregando toda mi vida por Dios. Sí que estoy viviendo una vida con sentido, entregándome tal cual Dios me llama a entregarme. Sí que estoy viviendo una vida plena en el sentido que no vivo para dar imagen, no vivo para ganar más dinero, no vivo una vida vacía y egoísta de apariencias… Vivo una vida para dar vida a Mi Iglesia y a Mi Patria, vivo una vida para plasmar un mundo mejor, para vivir la compasión, para convertirme progresivamente en la persona que Dios Amor me llama a ser, madurando más y más en el Amor, alcanzando poco a poco mi mejor potencial, viviendo una vida para darla por ideales grandes, por sueños grandes y hermosos… vivo una vida por Amor, en todo el sentido de la palabra, hasta el extremo de derramar la sangre por Mi Dios… vivo una vida colmada de gracias innumerables y sobre todo colmada de mucha conversión tras mis innumerables errores y pecados, que son muchos… pero más grande es la misericordia del Amor de Dios… y heme aquí, viviendo una vida para dar testimonio de ese Amor que ilumina, que sana, que renueva, que colma, que restaura, que reconstruye, que nos plasma como Sus obras vivas de Amor, como Sus íconos vivos del Amor encarnado, como Sus íconos vivos de la Trinidad, como Sus íconos vivos de la Eucaristía…

Sí, esta sí que es la vida que soñaba tener al tener mi primera cana. Una vida vivida intensamente. Una vida vivida amando como Dios ama. Una vida vivida para dejarnos modelar por nuestro Creador. 

Sí, Amado Jesús Caridad, Tú me llamas a vivir una vida para adorarte y a orar con más y más puro corazón, acogiendo más y más Tu aliento de nueva vida, dejándome modelar por Tu aliento de nueva vida como nuevo corazón, dejando toda vida de pecado atrás para ser informada, conformada, transformada y reformada según Tu imagen y semejanza, haciendo familia humana, eclesial y civil según Tu plan, ayudando a ser, ayudando a hacer, ayudando a crecer y ayudando a irradiar en más y en más comunión, haciendo más y más vida Tu integración, Tu conformación, Tu transformación y Tu reformación de toda la formación personal que me convierte en nuevo corazón que es ícono vivos de Tu caridad, ícono vivo de la Trinidad-con-nosotros, ícono vivo de la Eucaristía, santuario vivo del Divino Amor… creando corazón vivo en el Amor, creando hogar, Iglesia y humanidad que crea Cielo, que crea Eucaristía, que crea comunión, que crea alegría, que crea paz, que crea misericordia, que crea nueva fraternidad… 

Heme aquí, Jesús Caridad, dando profunda acción de gracias viva por todo lo que me ha traído a esta entrega a Dios, a nuestra Iglesia y a nuestra Patria, dando gracias porque todo me ha traído a hacer vida Tu sueño, Tu visión, Tu envío, Tu misión, Tu ministerio de crecimiento en comunión de la forma que más corresponde a Tu voluntad, a Tu designio, consumando Tu pasión, consumando Tu alianza, consumando Tu memorial, consumando Tu consagración, consumando Tu voto de la caridad, consumando Tu orden de la caridad, consumando Tu llamada a la santidad, consumando Tu memoria tal cual Tú nos llamas a hacerlo, conduciendo a Tu pueblo a la santidad, a la alegría, a la plenitud, conduciendo a los corazones a consumar Tu entrega a Tu Iglesia, amando como Tú amas a la Iglesia…

Aquí estoy, Amado Jesús Caridad, agradeciendo todo lo que me ha enseñado a amar de esta forma, agradeciendo encontrarme día a día Contigo, hoy a hoy, y también para siempre, agradeciendo todo lo que me trae a resplandecer no solo acogiendo más y más Tu aliento de nueva vida sino irradiándolo absolutamente a todos, dando más y más acción de gracias viva por como abrimos juntos nuevos caminos de encuentro y de comunión, por como abrimos nuevos caminos de nueva fraternidad, de la misma forma que Tú, Jesús Caridad, abriste nuevos caminos de sanación y de nueva vida, nuevos caminos de esperanza y de alegría, nuevos caminos de plenitud y de luz… gracias, Jesús Caridad, por todo cuanto me ha traído a esta entrega, a este don, a esta vocación, a esta alianza, a esta consagración, a esta alianza de la caridad que me ha cambiado la vida, que me ha cambiado la historia, haciendo más y más vida Tu Fiat Amor, haciendo más y más vida Tu historia de la salvación encarnando Tu historia de Amor que hace vida Tu tiempo del nuevo albor, Tu tiempo de alianza consumada, Tu tiempo de comunión, Tu tiempo de gracia… te agradezco todo lo que me ha traído a ofrendarme de esta forma por Tu pueblo del nuevo albor, por Tu familia luz, por Tu Patria Luz, por Tu Patria Luz, haciendo más y más vida Tu ofrendar por hacer resplandecer el nuevo horizonte colmado de esperanza y de prosperidad a todo Tu nuevo pueblo del Amor-con-nosotros… 

Te agradezco todos los carisma que he descubierto a lo largo de este camino: el carisma de luz —de irradiar más y más luz en toda oscuridad, desde la formación personal misma—, el carisma de la formación personal —el carisma de plasmar toda la formación personal a imagen y semejanza de Tu Amor—, el carisma de la sanación —el carisma de sanar historias hasta convertirlas en Tu historia de Amor, el carisma de la reconstrucción en el Amor—, el carisma de la nueva fraternidad —el carisma de irradiar más y más luz hasta hacer resplandecer a todos como hermanos—, el carisma de ayudar a crecer en comunión, el carisma de la creatividad, el carisma de irradiar la paz de corazón, la paz que viene de Ti… todos estos son dones para servir, dones que Tú nos das para Tu gloria, talentos que Tú nos das para servir lavando los pies del hermano como Tú lavas los nuestros… dones para usar siendo ipse Christus, dejando que Tú vivas en nosotros, dejando que el Espíritu Santo nos convierta en otros Cristos…

Te agradezco, Amado Jesús Caridad, con profunda alegría y regocijo por todo lo que nos ha traído a plasmar esta gran obra viva de Amor, este gran Iesu Amor vivo… Aunque se perdiera el Iesu Amor original, el plasmado con la vida es infinitamente más bello, una plasmación que no solo ha transformado mi vida sino la vida de todo un pueblo y la vida de Mi Patria, plasmando pueblo, Patria e Iglesia un poco más luminosa, un poco más noble, un poco más bella, con un poco de más encanto, tal cual nos corresponde resplandecer como Isla del Encanto… Todo está perdonado, incluyendo los hermanos vecinos que hacen ruidos de falsos gallos mientras escribo estas líneas. Todo es transformado en obra viva de Amor que honra Tu nombre: Jesús Caridad, Dios Amor con nosotros… todo es lección viva aprendida de nuestra Señora del Nuevo Albor, que al cubrirnos con Su dulce manto cada noche me ha enseñado a darte a luz como Dios Amor vivo y encarnado cada vez con un poco más de humildad, sencillez, transparencia y gracia, encarnando más y más la Palabra como solo se puede aprender de ella…

Gracias, Amado Jesús Caridad, por esta gran obra viva de Amor, por este plan, por este ministerio de crecimiento en comunión, por esta castidad consagrada… por este proyecto de evangelización familiar, por esta revolución de Amor que hace posible que más y más resplandezcan como los hermanos que somos llamados a ser… Gracias, Jesús Caridad, por convertirnos en altar vivo de la Patria, en ofrenda viva por nuestra familia, por nuestra cultura luz, por nuestro estado luz, por nuestra nación luz, por nuestra humanidad luz, por nuestra sociedad luz… [los hermanos vecinos suben el reguetón con voceteo al escribir esto… ellos también son llamados a resplandecer como luz si eligen dejar a un lado la vida de corrupción… todos, absolutamente todos somos llamados a ser luz…] Gracias, Jesús Caridad, por convertirnos en altar doméstico vivo, haciendo en el corazón casa viva de oración que hace vida Tu consagración doméstica y nacional a vivir la caridad en más y más correspondencia al Cielo, haciendo más y más vida Tu deseo: ser adorado con todo el crecimiento, ser adorado haciendo posible que absolutamente todos resplandezcamos como hermanos, como familia del Amor-con-nosotros…

Aquí tienes mi primera cana, Dios Amor-con-nosotros. Hágase en mí, Amado Jesús Caridad, según Tu Palabra. Hágase en mí según Tu caridad, como lo dice la aureola de nuestra Señora del Nuevo Albor. Hágase en mí según Tu llamada a resplandecer como Princesa del Cielo… hágase en mí según Tu llamada a levantarnos y resplandecer… hágase en mí según Tu llamada a ser revestida de Tu alianza consumada, de Tu ternura entrañable, de Tu plenitud, de Tu santidad, de Tu justicia, de Tu comunión, de Tu sabiduría, de Tu Don… y sobre todo de Tu alegría, porque no hay nada que me haga más feliz que hacerte feliz, y en ese sentido, he sido tan feliz Contigo, como canta Alejandro Sanz! Podría cantarte esa canción ahora, llena de memorias de encuentro cotidiano con el Amor de Dios vivo y presente, en sueños y también contemplativamente en lo cotidiano del día a día, transformando toda oscuridad en luz, viendo en todo lados oportunidades de crecimiento en comunión, oportunidades de adoración, oportunidades de convertir la fragilidad en oración, haciendo más y más vida la dignidad de hijos de Dios, convirtiéndonos más y más, juntos, en sacramento vivo del Amor de Dios…

¡Hágase en mí según Tu luz, según Tu Amor, según Tu paz, según Tu fraternidad! Fiat Lux, fiat Amor, fiat pax, fiat fraternitas…

Creo firmemente en las palabras de Martin Luther King Jr: only goodness can drive out evil and only love can conquer hate… [esta cita está en su ensayo “Love In Action”] Aquí estoy para irradiar más y más luz ayudando a crecer a Mi Patria y a Mi Iglesia en más y en más comunión, ayudando a crecer a todos como más y más hermanos al hacer más y más visible el Amor de Dios encarnado… hasta que la bondad expulse todo mal y el Amor conquiste todo odio… Aquí estamos juntos para irradiar luz ayudando a erradicar todo cuanto lacere nuestra fraternidad y toda violación de derechos humanos, incluyendo el colonialismo y el aborto social… Aquí estamos para encender a nuestro Pueblo, a nuestra Patria y al mundo entero en el Amor de Dios… 

En palabras de Santa Catalina de Siena: “Be who God meant you to be and you will”.

¡Gracias, Jesús Caridad, por esta primera cana! ¡Gracias por todo! 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s