Carta pública a narcotraficantes, personas que usan drogas, personas de vida criminal y personas que están en la cárcel…

Queridos hermanos:

Esta vez al hablar de hermanos hablo de narcotraficantes, de personas que usan drogas o colaboran con su distribución, personas que viven de crímen y también me dirijo a personas que estén en la cárcel por cualquier tipo de delito…

Sí, ustedes también son hermanos, ustedes también son llamados a la luz y a la conversión. Ustedes también son llamados a una vida nueva en el Amor.

No voy a juzgar las razones por las cuales han llegado al punto que han llegado a donde han llegado, sean las que sean. Me limito a decir que en Puerto Rico hay un gran problema de falta de oportunidades lícitas y honorables para salir adelante, y hemos de luchar por ese problema para poder convertirnos juntos en la Patria Luz y en el pueblo luz que somos llamados a ser. No es justo que haya personas que no tengan más remedio que vivir del narcotráfico para sobrevivir, porque nunca tuvo la oportunidad de vivir de forma honorable. No es justo que haya personas que no tengan más remedio que vivir una vida delictiva para vivir, porque nadie les brindó la oportunidad de una forma honorable de vivir como ciudadanos luz. Hay muchos de ustedes que están donde están porque no se les brindaron oportunidades a las que tenían derecho como ciudadanos, y hemos de asumir como nuevo pueblo la responsabilidad de hacer posible un pueblo luz y una Patria Luz donde todos puedan subsistir de manera honrosa y luminosa, dando lo mejor de sí mismos, siendo la mejor persona que puedan ser.

Antes de decir cualquier cosa se podrán preguntar en qué me afecta el narcotráfico a mí. Verán, hermanos todos, para hacer posible el sistema de dehumanización que se ha ejercido a mi alrededor a lo largo de los años ha hecho falta MUCHO dinero. Por hablar de las circunstancias en estos momentos, hablamos de casas enteras construídas para hacer ruidos por las mañanas de falsos gallos, hablamos de al menos entre quince a veinte vecinos que tienen sistemas de sonidos lo suficientemente potentes como para hacer falsos ruidos de gallo en las mañanas, hablamos de vecinos con todo tipo de maquinaria costosa y hasta posiblemente adaptada para hacer el máximo ruido posible, hablamos de vecinos con carros con unas bocinas mounstruosas para hacer el máximo ruido posible al pasar por los alrededores… todo esto cuesta dinero, mucho dinero, hermanos todos. A mi alrededor hay un problema de lavado de dinero que pronto ha de ser atajado como corresponde. Eso sin contar las personas a las que he visto viviendo vidas incompatibles con sus ingresos, que no han sido pocas. Una y otra vez a lo largo de los años se ha pagado a mi alrededor para sostener el sistema de explotación y deshumanización. Incluso uno de mis doctores dijo en su momento en una de las citas que lo que le pagaban no era suficiente para sobrevivir, justificando implícitamente el esquema de falsos diagnósticos. A lo largo de los años el sistema de lavado de dinero a mi alrededor ha sido ENORME. El dinero invertido en todas las gestiones para explotarme, desde sistemas de intoxicación de aires hasta sistemas de sonido, no es menor. Hablo de probablemente ya miles de personas que han sido sobornadas para participar en el sistema de explotación. —Los hermanos vecinos están haciendo sonar falsos gallos mientras escribo esto— También hubo un enfermero que dio a entender que se “contrataban a ellos mismos”, dando a entender que en ese lugar solo contrataban personas que colaboraban en el sistema de explotación. Es decir: el sistema de lavado de dinero no se trata solo de dinero, sino de empleos, de recursos en el gobierno, de conecciones, de contratos profesionales… hablamos de un sistema de lavado de dinero amplio y extenso develado a lo largo de los años en incontables lugares, tanto privados como gubernamentales, y sobre todo en este barrio, donde de ninguna forma puede haber recursos propios para que haya personas que se dediquen todo el día a explotar a esta servidora con todo tipo de ruidos… esas personas viven del lavado de dinero. No hay forma de que una persona pueda dedicarse todo el día a explotar a otra —a hacer ruidos de reguetón, de maquinaria, de construcción, de gritos, de falsos perros, por mencionar algunos de los ruidos que se provocan a lo largo del día— teniendo una fuente de ingreso honorable para pagar todos los recursos que implica explotar a una persona, y sobre todo para comprar el silencio de todo un barrio que escuchando los falsos gallos —gallos que son evidentemente falsos a cualquiera que los escuche— ninguno levanta bandera de alarma ante lo que pueda estar causando esos ruidos. Hay cierto tipo de ruidos de falsos gallos que hacen los hermanos vecinos que pueden pasar por gallos verdaderos, salvo por un detalle: cuando analizas la acústica y los lugares de donde provienen los ruidos resulta que nada cuadra, a veces surgen sonidos de gallos de lugares donde no hay gallos —lo mismo sucede con los ruidos de perros— o a veces hay ruidos de gallos que son demasiado altos para ser gallos que están en una localización real… Al hablar de “falso gallo evidente” no me refiero a esos gallos que a una persona despistada le pudieran parecer reales, de esos que hacen sonar desde las 4 de la mañana a mi alrededor… Nope, hablo de un falso gallo que suena con el mismo volumen de la sirena del lago la Plata en el barrio, un volumen tan exageradamente alto que cualquiera, absolutamente cualquiera que lo escuche, sabe que es falso. Todos lo saben, nadie habla. Ese silencio tiene precio. Cómo se paga no lo sé, pero ese silencio tiene precio. Eso por no hablar de cuando los hermanos vecinos suben el volumen de supermercados aledaños al barrio —en concreto, FamCoop y Supermercados Selectos— para después de jugar a subir y bajar los anuncios hacer pasar altavoces con los mismos anuncios… como logran la colaboración de negocios en el esquema, no lo sé. Otro posible esquema de lavado de dinero es la aparición de vecinos con camionetas que tienen el volumen de sonido en reversa demasiado alto para ser ordinario, dando a lugar a otro ruido que puede provocar interrupción de vida —de hecho, casualmente hay un hermano vecino haciendo ese falso ruido en estos momentos, mientras alguien tose artificialmente en la cocina del primer piso de mi casa de torturas— porque saben que las ambulancias en reversa suenan exactamente igual a ese ruido, y por eso lo hacen. ¿Cómo ese hermano vecino paga el sistema de sonido necesario para hacer falsos ruidos de camión en reversa? ¿Cómo el hermano vecino paga la adaptación que hay que hacerle a la camioneta para que el ruido de la alarma de reversa suene más alto de la media? ¿cómo se explica que esa camioneta apareciera tras una retahila de hermanos vecinos jugando con los ruidos de camión en reversa? Aquí hay lavado de dinero y de múltiples formas, aunque no se sepa donde está el punto de drogas. Por qué las autoridades permiten lo que permiten, no lo sé, porque lo que estoy diciendo es sabido por todos… pero una cosa está clara: el narcotráfico, las drogas y la vida criminal nos afecta absolutamente a todos. Puerto Rico es de todos, y lo que hacen algunos con sus crímenes y adicciones afecta a todos.

Ayer Puerto Rico vivió una dolorosa experiencia, hermanos todos: tres policías muertos en el cumplimiento del deber. Más doloroso fue saber esta mañana el desenlace del criminal que cometió la fechoría: apareció muerto en un vertedero clandestino de Santurce.

Me podrán decir porqué es doloroso que un criminal aparezca muerto, “se lo merece”… verán, hermanos narcotraficantes, hermanos que practican el lavado de dinero en sus múltiples formas, hermanos que están en la cárcel… creo todos merecemos la oportunidad de rehabilitación. Yo también he cometido pecados en mi vida, y tuve la oportunidad de enmendar mi vida. Todos hemos de tener esa oportunidad. Absolutamente todos, también ustedes. No pienso que sea motivo de celebración que el responsable de la muerte de tres policías apareciera muerto… debió tener su tiempo en cárcel, debió tener su oportunidad para rehabilitarse…

Y he aquí la razón por la cual les escribo esta carta, hermanos narcotraficantes, hermanos de vida criminal, hermanos que usan drogas y hermanos que están en la cárcel. Esto lo he escrito en otras ocasiones en mi Facebook privado que lee todo el mundo. Ahora lo escribiré de forma pública.

En algún momento todo el sistema que se ha construído para explotar a esta servidora se derrumbará. Me consta que las autoridades estatales y federales saben de lo que pasa aquí y de lo que ha pasado a mi alrededor en las diversos lugares en los que he sido explotada. No sé porqué no han actuado aún pero lo saben y actuarán…

Hermanos narcotraficantes, hermanos usuarios de drogas y hermanos de una vida criminal que han colaborado en la explotación de esta servidora: entrégense pacíficamente a las autoridades. No se expongan a que les pase lo que le pasó al hermano que mató a los policías, que fue asesinado por el bajo mundo. Déjense arrestar por las buenas antes de haya consecuencias en la calle. Todos saben lo que está pasando aquí, incluyendo otros criminales y narcotraficantes. No esperen que funcione la “ley de la calle” para ajustar cuentas. Entréguense pacíficamente a las autoridades de ley y orden y acojan la oportunidad de rehabilitarse que la cárcel les ofrece…

Ojalá, rezo por ello, no haya derramamiento de sangre cuando sucedan los arrestos de mis hermanos vecinos y demás personas —especialmente personal médico y personal de gobierno— involucradas en mi explotación. No me cabe duda de que habrá arrestos porque crímenes han sido cometidos y siguen siendo cometidos… pero por favor, hermanos todos, eviten el derramamiento de sangre, especialmente de niños —un hermano vecino hizo sonar el falso gallo al escribir esta oración—… todos sabemos como se ha insistido en explotar a niños inocentes una y otra vez, incluyendo a niños discapacitados… evitemos el derramamiento de sangre y el sufrimiento de inocentes… evitemos todo tipo de derramamiento de sangre… acojan la oportunidad de rehabilitación que ir a la cárcel les puede ofrecer si viven ese tiempo de manera correcta y se le brindan los recursos necesarios para una sana reinserción a la sociedad…

Hermanos narcotraficantes, hermano con problemas de adicción y especialmente hermanos que están en la cárcel: no devolvamos violencia con violencia. Cuando las personas arrestadas por mi caso lleguen a la cárcel, trátenlas humanamente, no como me han tratado a mí hasta los últimos días, cada vez con más y más crueldad evidente. No hagan ruidos de toses falsas, no jueguen con ellos mind games ni hagan ruidos de gallos ni de perros como lo han hecho conmigo, pero sobre todo, no atenten contra sus vidas. Dejen que tengan su tiempo de cárcel como tiempo de rehabilitación si así lo eligen. Denles la oportunidad de una nueva vida como ciudadanos luz…

Por que verán, hermanos narcotraficantes, hermanos con problemas de adicción, hermanos de una vida criminal, hermanos en la cárcel… todos, absolutmente todos hemos de tener la oportunidad de un cambio de vida. Todos, absolutamente todos, hemos de tener la oportunidad de una vida nueva en comunión y fraternidad. Todos, absolutamente todos, también ustedes, hemos de tener la oportunidad de llevar una vida honrada como ciudadanos luz, de tal forma que si nos equivocamos podamos corregirnos y llevar una vida de ciudadanos de bien.

Les suplico, hermanos todos, que en mi caso las personas que han sido responsables de mi explotación no sufran derramamiento de sangre ni daño alguno a su integridad una vez ingresen en la cárcel… ustedes también son llamados a ser ciudadanos luz. No devuelvan mal con mal, sino que hemos de obrar el bien en todo lo que hacemos, ayudándonos a crecer como hermanos, ayudándonos a resplandecer en paz como estado de justicia y de derecho que somos. No necesito venganza alguna, sencillamente confío en el estado de justicia y de derecho, en que aunque sea bastante tarde se actuará como corresponde —saludos, hermano vecino que subes el reguetón mientras escribo estas palabras— porque somos pueblo luz, porque somos pueblo de nuevo albor donde ha de imperar el estado de justicia y de derecho, donde ha de imperar el servicio al bien común, donde ha de imperar la fraternidad y la solidaridad.

Hermanos todos, dejemos que el bien triunfe. Dejemos que el estado de justicia y de derecho triunfe. No hay necesidad de derramamiento de sangre. No hay necesidad de venganza de la calle. No hay necesidad de tomarse la justicia por las manos.

Ojalá tenga la oportunidad, al abrir la escuela de cultura puertorriqueña, de hacer posible que se den clases de cultura puertorriqueña en cárceles y residenciales públicos, lugares donde hacen falta más oportunidades para plasmar Patria Luz de manera honorable y lícita. Nuestros niños y jóvenes de residenciales públicos necesitan aprender formas honorables de resplandecer como ciudadanos de bien, sin tener que andar en malos pasos… hagámoslo posible. Hagamos posible un Puerto Rico donde cada niño y cada joven tenga oportunidades de crecimiento honorables donde no haga falta el narcotráfico, la violencia, el reguetón o el trap para identificarse como puertorriqueño, porque lo que nos identifica como puertorriqueños es resplandecer como ciudadanos luz, como Pueblo luz, como pueblo de nuevo albor…

La llamada de Jesús Caridad a profetizar Su llamada a la conversión es para todos, hermanos, absolutamente todos… también para ustedes, hermanos narcotraficantes, hermanos con problemas de adicción, hermanos con vida criminal, hermanos en la cárcel… ustedes también están llamados a convertirse, ustedes también son llamados a dejarse encontrar por el Amor de Dios encarnado y convertirse en las estrellas del Cielo que somos llamados todos a ser… no dejen que nadie les robe la dignidad de hijos de Dios. No dejen que nadie les robe la oportunidad de una nueva vida en el Amor de Dios. No dejen que nadie les robe la identidad de puertorriqueños que les corresponde llevar con orgullo: ciudadanos luz, ciudadanos iguales de nuestra nación —saludos, hermanos vecinos que hacen ruidos de falso camión en reversa—

Como dice el Papa Francisco hoy: somos portadores de una gran riqueza, que depende de lo que somos: de la vida recibida, del bien que hay en nosotros, de la belleza insuprimible que Dios nos ha dado porque estamos hechos a su imagen, cada uno de nosotros precioso a sus ojos, único e insustituible en la historia… También ustedes, hermanos, son llamados a hacer un gran bien, a compartir una gran riqueza, a reflejar una gran belleza… son insustituibles y únicos en la historia de nuestra Patria y de nuestro pueblo… que esto no se les olvide jamás. Nunca olviden cuanto Dios les ama y la gran capacidad que les da para irradiar luz si eligen irradiar el bien que está en ustedes…

De mi parte, he perdonado y sigo perdonando a los que me han acechado, torturado, abusado y violado mis derechos humanos —saludos, hermanos vecinos que hacen falsos ruidos de gallo al escribir esto— y confío que en la cárcel recibirán las oportunidades de rehabilitación necesarias para emprender una vida nueva en el Amor de Dios, resplandeciendo como ciudadanos luz…

Todos somos llamados a resplandecer como hermanos y como ciudadanos luz, también ustedes, hermanos… No tomen la justicia en sus manos, no derramen sangre… —saludos, hermano vecino que toses exagerada y artificialmente al tomarme una pausa para tallar a San José obrero en madera— Hagamos posible un Puerto Rico de paz donde todos resplandecemos como ciudadanos luz, como ciudadanos iguales de nuestra nación…

Hasta aquí mi carta, hermanos narcotraficantes, hermanos que usan drogas, hermanos que eligen cometer crímenes, hermanos que están en la cárcel…

Recuerden: Dios los ama y les ayudará a emprender el cambio a una nueva vida… Dios siempre les ayudará a poner fin a todo camino de autodestrucción para emprender un camino de reconstrucción, de renovación, de Amor, de gracia, de paz, de comunión… Aspiremos a cambiar nuestra Patria como lo hizo Martin Luther King, haciendo posible que resplandezcan la paz, el servicio, la fraternidad y la igualdad…

¡Recen por esta servidora!

Fraternalmente de ustedes,

Damaris

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s